Tenemos la oportunidad más grande para mejorar las condiciones de la humanidad a nivel mundial | LaRouche Political Action Committee

Tenemos la oportunidad más grande para mejorar las condiciones de la humanidad a nivel mundial



Lyndon LaRouche transmitió el siguiente mensaje a la celebración del décimo aniversario de la Universidad Tecnológica de Perú, el viernes 7 de septiembre de 2007. La reunión escuchó una grabación de audio, doblado al español, del discurso de LaRouche, y recibió una versión impresa de sus palabras.

Les habla Lyndon LaRouche, desde Alemania de hecho, y quiero enviar mis saludos a la Universidad Tecnológica de Perú y a nuestro anfitrión, el ingeniero Amuruz, con ocasión del décimo aniversario de la Universidad Tecnológica.

Estos son tiempos interesantes, porque vamos a tener una conferencia la próxima semana, aquí en Alemania, que va a ser una conferencia internacional con asistencia de varios cientos de personas de diferentes partes del mundo: el tema será el crac actual del sistema monetario financiero internacional, y al mismo tiempo sobre las medidas para la recuperación económica en todo el mundo en estas condiciones. Una de estas condiciones es, claro, y esto es de interés para los profesores y los estudiantes en la Universidad Tecnológica, es que estamos involucrados en algo que he estado promoviendo desde hace mucho tiempo—mi esposa y yo—para desarrollar un Puente Terrestre a través del estrecho de Bering, de Siberia a Alaska, con la idea de extender esa conexión ferroviaria—y yo propondría trenes de levitación magnética—que baje por Canadá, por los Estados Unidos, por Centroamérica, cruzando el Tapón del Darién hasta Sudamérica. Esto uniría en efecto tres continentes: Eurasia, el continente euroasiático en particular; las Américas, Norte y Sur; y por lo tanto, Europa. Y esto significaría que podríamos, fácilmente, prolongar el mismo tipo de líneas por el Sudoeste Asiático y también directamente desde la misma Europa, en donde hay planes de construir líneas desde España hasta el norte de Africa, y así por el estilo.

Esto significaría un cambio, un cambio geopolítico en el planeta. Significaría que ya no dependeríamos del transporte por barco, que es lento, ni tampoco tendríamos que utilizar el transporte aéreo, que es caro y económicamente ineficiente; sino que podríamos movilizar no sólo a personas, sino carga, eficientemente con sistemas modernos que van a más de 300 millas por hora, o cerca de 500 kilómetros por hora. Podríamos movilizar carga desde cualquier parte de estos tres continentes, o mega continentes, por todo el mundo.

Esto quiere decir que áreas enteras en el mundo que están menos desarrolladas, pero que contienen recursos naturales potenciales de valor, se harían accesibles a la humanidad de manera eficiente. Esto significaría una revolución en la economía mundial.

Ahora, como dije, esto viene en un momento en el que enfrentamos la mayor crisis, la mayor crisis financiera monetaria en la historia moderna, desde, al menos, la firma del tratado de Westfalia de 1648, la paz de Westfalia. Así que, llegamos a un punto de choque entre la peor depresión económica, potencialmente el peor desplome financiero de la civilización moderna desde 1648, y al mismo tiempo, la oportunidad más grande para el desarrollo físico de la economía mundial y sus continentes en el mismo período.

Ahora tenemos una lucha dentro de los Estados Unidos, para derrotar lo que es una crisis de desintegración financiera monetaria que embiste actualmente no sólo en los Estados Unidos, sino en Europa. Tal crisis de desintegración de Europa y los Estados Unidos, tendría efectos de reacción en cadena en todo el mundo. Por ejemplo, como resultado de las políticas de deslocalización, China depende enormemente de ventas de exportaciones a los Estados Unidos; la India tiene una situación más o menos similar, aunque no es la misma precisamente. Africa, claro, no aguanta más. Y las condiciones de por si malas en los Estados Unidos son terribles para México y para los países en Sudamérica.

Por lo tanto, lo que estamos haciendo ahora, es que estamos movilizando una medida de emergencia, la primera de una serie de medidas de emergencia propuestas que lancé y que tuvo cierta respuesta favorable entre círculos importantes en los Estados Unidos. Como ustedes saben probablemente, la crisis financiera monetaria mundial se refleja notoriamente en el hecho de que las inversiones de gran escala en bienes raíces—es decir, en hipotecas y el uso de hipotecas como valores para la especulación financiera a gran escala—es el punto de ruptura que está causando esta crisis de desintegración financiera que embiste ahora en el mundo, que es lo que tenemos que considerar. Así que propuse, y hemos recibido mucha aceptación en cuanto a esto, estamos promoviendo la adopción de las reglamentaciones federales pertinentes en los E. U. ya, para el mes de septiembre—debería de ocurrir ya, podría ocurrir ya, pero vamos a tener que pelear para que así sea. Así que mi propuesta, mi propuesta de proyecto de ley, después de promulgado por el congreso de los E.U., garantizaría que no se desalojaría de su casa a ningún propietario por embargo a su hipoteca. También protegeríamos a los bancos con autorización federal de los Estados Unidos, aquéllos que están registrados como bancos federales, bajo leyes federales, o aquéllos registrados como bancos estatales, bajo leyes estatales; son bancos privados, sin embargo, están protegidos por su condición bajo las leyes federales y estatales.

Así que, esto no resolvería la crisis, pero prevendría una crisis de desintegración de los Estados Unidos y potencialmente de Europa. Y el detener esa crisis de desintegración nos daría el espacio para lanzar un programa de recuperación en el espíritu del presidente Franklin Delano Roosevelt que organizó la recuperación de los E.U. de la depresión de 1929-1933. Esa es nuestra perspectiva.

Obviamente, el destino de las naciones de Centro y Sudamérica depende en gran medida de cómo lidiemos con esta crisis. Ahora, existen muchas oportunidades, y hay algo más: como saben, durante un período, especialmente desde 1968-1972, ha habido una desintegración que surgió de la prolongada guerra de los E.U. en Indochina, una desintegración de la política estadounidense, rompiendo con el sistema monetario de tipos de cambio fijos de Roosevelt. Como resultado de esa desintegración, tuvimos una crisis en los sistemas financiero y monetario internacionales en el curso de los 70's. También tuvimos, después de 1972, una serie de cambios de política que nos llevaron a la política actual de la globalización, y así por el estilo. Esto ha sido un desastre, y ha sido la verdadera causa de la crisis actual.

Si nos vamos a recuperar de la gran depresión económica que embiste—la vamos a detener y nos recuperaremos—vamos a tener que crear crédito del estado, que se enfocará en más del 60%, si estamos cuerdos, en la reconstrucción y mejora de la infraestructura económica básica de los Estados Unidos y otras naciones. Lo que haremos es que utilizaremos la capacidad ingenieril y de producción, la cual se potencia con obras de infraestructura de gran escala, como una forma de fortalecer la economía para la producción de bienes y la agricultura. Y así, tendremos una recuperación general que nos recordará en cierta forma de lo que Franklin Roosevelt hizo para vencer la depresión económica que él enfrentó cuando asumió la presidencia en marzo de 1933.

Esto significa que, para los estudiantes en la universidad se abren carreras que constituyen nuevos retos, y hay grandes necesidades—no meramente oportunidades en cuanto a las grandes obras, sino también los grandes requerimientos para esos proyectos—si habremos de garantizar la seguridad de los estados soberanos de las Américas y de otras partes del mundo.

En términos de la cooperación, se realizó recientemente una conferencia en Rusia a la que me invitaron—no asistí en persona, pero sí tuve un representante; y estuve en Rusia para un evento justo después de eso. Se ha llegado a un acuerdo, entre los rusos y otros, para el lanzamiento de uno de los proyectos más grandes que la humanidad jamás haya emprendido, en términos de ingeniería: Que, no sólo la obra del túnel del estrecho de Bering, de la punta de Siberia a Alaska, sino que esto significa la mayor revolución en la gran extensión del norte de Asia y de las Américas hasta la fecha. En esto acordaron los rusos, gente importante en Rusia, por ejemplo, el ex director del instituto de investigación en Novosibirsk, Vladimir Lamin, es el patrocinador principal de este proyecto, su iniciador, y el presidente de uno de los comités. Otros individuos del gobierno ruso lo han apoyado. Hay otros países que han mostrado interés. Hay propuestas de Dinamarca, por ejemplo, de sistemas ferroviarios de levitación magnética para conectar, implícitamente desde Dinamarca pero implícitamente apunta a toda Eurasia. Hay otros países que quieren este proyecto.

Así que estamos al borde del mayor reto ingenieril que el mundo jamás haya conocido; y va a llegar a su puerta. si tenemos éxito, para cuando se hayan graduado de sus estudios universitarios.

Así que esperemos tener éxito. Porque si lo tenemos, crearemos un mundo mejor para todos nosotros. Y las aspiraciones de los peruanos, que han estado ahí desde hace mucho tiempo, ahora se podrán realizar. Y el patriotismo significará, no el pelear guerras—esperamos ya no tener que pelear más guerras; creemos que esto ayudará—pero significa que la soberanía de las naciones en la reconstrucción de sus países, o en su construcción, el resolver los problemas de la pobreza, resolver los problemas de la miseria, las obras hidráulicas, el abastecimiento de energía y el desarrollo de mejores programas de salud, todo eso fluiría.

Así que, de nuevo, ésta es nuestra situación, ésta es su situación. Estamos en una gran encrucijada; la crisis financiera mundial más grande en la historia moderna se viene encima como avalancha, ya. Pero al mismo tiempo, si encaramos este problema todos juntos, tenemos la oportunidad mas grande en la historia de la humanidad para mejorar las condiciones de la humanidad a nivel mundial.

Muchas gracias.