LaRouche devela operación británica para derrocar al Gobierno de Cristina Fernández de Kirchner en Argentina | LaRouche Political Action Committee

LaRouche devela operación británica para derrocar al Gobierno de Cristina Fernández de Kirchner en Argentina



21 de junio de 2008 (LPAC)—El estadista norteamericano Lyndon LaRouche culpó hoy de lleno a los intereses imperiales británicos de tratar de desestabilizar el Gobierno de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner en Argentina.

"Ésta es una interferencia británica en las Américas que, según la llamada Doctrina Monroe, es algo que Estados Unidos, en sus momentos de honorabilidad, no toleraría. Los británicos pretenden tumbar al Gobierno de Argentina. Si tuviéramos un presidente moral y con agallas, haría algo al respecto: ¡patearía a los británicos en el trasero y les diría que se vayan mucho al infierno!", exigió LaRouche.

"El asunto es que es una operación británica, y debe verse en el marco de la guerra de las Malvinas de 1982 que montaron los británicos para provocar la reacción de Argentina, la cual entonces estalló con ayuda de algunas redes corruptas de EU al seno del Gobierno de [Ronald] Reagan, quien en otras condiciones probablemente se hubiera negado a participar en ese desastre, de no ser por esa manipulación.

"El entonces secretario de Defensa Caspar Weinberger metió al Presidente en esto, algo con lo que —creo yo— no hubiera contemporizado de no haberlo tramado su secretario de Defensa. Luego, en 1988, Weinberger fue armado Caballero Honorario de la Gran Cruz del Imperio Británico por la reina Isabel, en reconocimiento por el servicio que prestó durante la guerra de las Malvinas a favor de los británicos, en contra de Argentina, y también de EU", recordó LaRouche.

Es bien sabido que LaRouche fue el único político estadounidense importante que atacó a los británicos durante la guerra de las Malvinas, y que defendió la soberanía argentina sobre esas islas al citar la Doctrina Monroe como principio rector.

Hoy los canales de difusión y los actores financieros británicos, tales como el narcolegalizador y megaespeculador George Soros, usan la decisión que tomó el Gobierno de Fernández el 11 de marzo de 2008, de aumentar el impuesto a la exportación de la soja, como el pretexto para armar una insurgencia interna en su contra. Su objetivo es desatar la violencia y tumbar el gobierno, muy al estilo al que los británicos lo hacen en numerosos países y regiones de todo el planeta como parte de su estrategia de mantener el dominio político en las condiciones actuales de desintegración financiera global. Muchos de los órganos de difusión británicos, tales como el Economist, el Financial Times y el Guardian, están llenos de advertencias estridentes de que Argentina "cae en la anarquía... aun más violencia en las calles, y la posiblidad real de que haya una desintegración social y un desplome político", como pintó la cosa el Guardian el 17 de junio.

En cuanto a George Soros —a quien acaba de desenmascarar el informe del Comité de Acción Política Lyndon LaRouche, "Your Enemy, George Soros" (George Soros, tu enemigo; en www.larouchepac.com)—, es dueño de Adecoagro, una multinacional que organizó uno de los "pooles de siembra" más grandes de esos especuladores financieros que se han apoderado del muy lucrativo negocio de la exportación de soja en Argentina, "pool" que están usando para destruir la capacidad de Argentina para producir alimentos, al mismo tiempo que desestabilizan al gobierno.

"Soros es parte de la operación británica en contra de Argentina", indicó LaRouche. "Soros es un agente británico, así que no es ningún misterio por qué pasa esto. Se sabe que es un agente británico; no creemos que el dinero que usa sea en realidad el suyo. Sólo es parte de la operación, uno de los matones".