LaRouche: Putin tuvo razón; actuó para impedir la Tercera Guerra Mundial | LaRouche Political Action Committee

LaRouche: Putin tuvo razón; actuó para impedir la Tercera Guerra Mundial



Para la distribución inmediata

12 de agosto (LPAC).— Al actuar para defender a los ciudadanos rusos de una especie de ataque terrorista de parte del Gobierno de Soros en Georgia, el primer ministro ruso Vladimir Putin asestó una derrota decisiva al Imperio Británico, dijo hoy Lyndon LaRouche. Cualquier capitulación de Rusia ante la agresión criminal del gobierno títere de Mikheil Saakashvili hubiera sido trágico para la civilización.

Objetivamente, la acción de Putin era necesaria, agregó LaRouche. Estuvo absolutamente correcto. Él y el presidente Medvedev pudieron ver que el Imperio Británico, con sus apéndices estadounidenses, y su instrumento George Soros, se dirigía a consolidar su imperio mundial. Los británicos, y Putin, sabían que el único obstáculo a su plan, en este momento, es Rusia con su capacidad termonuclear. Si Rusia se hubiera sometido a los términos que dictan ahora los británicos, el mundo se habría encaminado hacia una Tercera Guerra Mundial.

Por eso, Putin decidió que tenía que fijar un límite. Actuó de manera decisiva, e hizo retroceder a los británicos y a Estados Unidos. Como consecuencia, el gobierno títere de Georgia quedó destruido y el mundo entero ha recibido el mensaje.

Algunos pensadores británicos entendieron el mensaje, dijo LaRouche, al referirse al artículo publicado hoy por el dirirector de la fuente diplomática del Daily Telegraph de Londres, David Blair. Blair escribe que "al aprovechar la oportunidad de darle una paliza a Georgia con ataques aéreos e incursiones militares, Vladimir Putin, el primer ministro de Rusia, está enviando un mensaje enfático de consecuencias globales. Se cierra el telón de la era en que la OTAN se expandía firme hacia Europa oriental y más allá para abarcar las antiguas repúblicas de la Unión Soviética y Rusia podía responder sólo con bravatas... El equilibrio de poder en Europa ha cambiado de manera fundamental..."

Lo que enfrentaba Rusia era un ataque furtivo tipo Pearl Harbor por parte del gobierno de Soros en Georgia, un ataque llevado a cabo por el instrumento del hitleriano Soros, con la mira en una limpieza étnica tipo Hitler, dijo LaRouche. Putin avisoró la amenaza existencial contra Rusia, a dónde se dirigía, y actuó, tal como lo hiciera Franklin Delano Roosevelt contra Pearl Harbor. Sabía que si no lo hacía, el Imperio Británico, enfrentado a la disolución de su sistema financiero mundial, habría avanzado rápido hacia una guerra mundial.

Los gritos enfermizos del Gobierno de Bush sólo atestiguan la efectividad de la acción de Putin, dijo LaRouche. En cuanto a los candidatos presidenciales, el hecho de que Barack Obama sea un títere comprado y pagado por George Soros cancela la esperanza de que pudiera recuperar la cordura. En el caso de McCain, LaRouche dijo que debiera dejar de hacerse tonto y sentarse a pensar antes de hablar.

La acción rusa contra la provocación de Georgia constituye un punto de inflexión crucial, concluyó LaRouche. Da marcha atrás a casi 20 años de historia en donde el Imperio Británico, a través de Soros y otras agencias, maniobraron para aprovecharse del derrumbe de la Unión Soviética, para consolidar un imperio mundial. A lo largo de este período, el pueblo de Estados Unidos, el único otro punto de resistencia significativo, trágicamente capituló, al negociar su propia destrucción y negarse a tomar seriamente la amenaza contra su nación, y el mundo. ¿Cómo pudieron ser tan estúpidos los estadounidenses como para tolerar a Bush? ¿Cómo pudieron permitir a Soros que escogiese al candidato presidencial del Partido Demócrata?

La clave para la victoria contra el enemigo de la humanidad, el Imperio Británico, es negarse a ceder en los principios, y cambiar las reglas del juego, dijo LaRouche. Ésa fue la decisión que tomó el primer ministro Putin, para el provecho de toda la humanidad.

Algunos en Inglaterra entendieron el mensaje, dijo LaRouche. Ahora, le toca al pueblo estadounidense entenderlo también. Es hora de destruir todo lo que se asocie con el Imperio Británico, en especial sus principales agentes, los hitlerianos de Soros y Al Gore. O se hace esto de aquí a la elección de noviembre, o ya no habrá Estados Unidos.