LaRouche: "Esto es fascismo abierto" | LaRouche Political Action Committee

LaRouche: "Esto es fascismo abierto"



23 de septiembre del 2008 (LPAC).— Lyndon LaRouche advirtió hoy al secretario del Tesoro Henry Paulson que su proyecto de rescate, en especial su solicitud, en la sección 8, de facultades de decisión absolutamente dictatoriales sobre todo aspecto del paquete de rescate de billones de dólares, "es fascismo abierto. Y la población de los EU jamás tolerará esto". LaRouche agregó con franqueza que "se está fregando a la población de los EU y no lo van a tomar de modo complaciente, esperaría yo".

En las últimas horas, se han empezado a unir a LaRouche un puñado de personas que califican esta estafa de saqueo por lo que es. La columna de David Brooks hoy en el New York Times cita a tres críticos del proyecto de rescate. William Greider advierte que "si Wall Street se sale con la suya en esto, representará una estafa histórica del público estadounidense; todo dulce para los villanos, dólor y daño duradero para las víctimas". Christopher Whalen, del Institutional Risk Analytics, escribe que "la jubilosa acogida de los demócratas en el Congreso de la última propuesta de rescate generalizada de Paulson apesta mucho como todavía otro festín de amor corporatista entre el gobierno unipartidista de Washington y los bancos de inversión del Bando Ventas". Pero el mismo Brooks agrega que "si se quería idear un nombre para este enfoque, se podría elegir la frase usada por el economista Arnold Kling: corporatismo progresista. No estamos entrando a la fase en la que el gobierno cede el paso y deja que caigan las fichas. No estamos entrando a una era en la que el gobierno aporrea al poderoso en favor de la población. Estamos entrando a una era del establecimiento educado, en la que el gobierno actúa para crear un sistema estable —seguido oligárquico— para el empeño capitalista". El economista Kling comenta en su propio sitio de internet, horas después de la aparición del artículo de Brook, en tono meditativo, que "el corporatismo progresista —creo— se cae más fácil que el fascismo liberal".

En efecto, hace más de 30 años, Lyndon LaRouche advirtió sobre los peligros del "fascismo con cara democrática", y señaló a los intereses de David Rockefeller como el principal arquitecto estadounidense de este fascismo. Hoy, los mismos intereses de Rockefeller están impulsando los proyectos abiertamente corporativistas-fascistas de los símiles de Felix Rohatyn, como sus mentados Public Private Partnership Initiatives (propuestas de asociación mixta público-privadas), que los clones de Rohatyn le han estado ofreciendo a todo el mundo, como la directora de la Fundación Rockekfeller, Judith Rudin, el alcalde de la ciudad de Nueva York Michael Bloomberg y el gobernador de California Arnold Schwarzenegger.

"Todos ellos son fascistas, de la tradición fascista-corporatista clásica", señaló LaRouche, "en especial Felix 'el fascista' Rohatyn. No sé por qué más gente no tiene las agallas de simplemente llamarlo por lo que es: fascismo abierto. Quizá simplemente tienen miedo de que el pueblo estadounidense, tarde o temprano, los salude con horcas".