México recibe mensaje de la mafia del agente británico George Soros: "plata o plomo" | LaRouche Political Action Committee

México recibe mensaje de la mafia del agente británico George Soros: "plata o plomo"



7 de noviembre del 2008 (LPAC).— Es un método muy socorrido por la mafia del narcotráfico que ganara fama en Colombia durante los 1980 y 1990: mensajeros del narco controlados por los británicos que le dan a uno la alternativa de entrarle al juego con ellos y recibir millonadas de dinero; o, al negarse, recibir una bala a cambio. Plata o plomo.

Así es como opera hoy día el agente británico George Soros en México e Iberoamérica, los Estados Unidos y en todo el mundo.

Un día después de que el jet Lear que transportaba al secretario de Gobernación mexicano Juan Camilo Mouriño y al ex subprocurador general de la República para el combate a las drogas, José Luis Santiago Vasconcelos, se estrellara en la Ciudad de México el 5 de noviembre —en lo que muy probablemente sea un asesinato político— el senador René Arce, del Partido de la Revolución Democrática (PRD), presentó una iniciativa de ley "para legalizar el cultivo, producción, transporte, tráfico, trasiego, distribución, suministro, comercialización y consumo de marihuana", según publicara el diario mexicano El Financiero. La iniciativa de Arce también "autoriza el cultivo de hasta cinco plantas de cannabis para consumo personal, terapéutico o de ornamento no comercial en las viviendas particulares, y el gobierno podrá exportar la droga de acuerdo a las leyes nacionales e internacionales", publica el diario.

A principios de este año, el PRD presentó una iniciativa de ley para legalizar las drogas ante la Cámara de Diputados del Congreso mexicano, misma que obtuvo un amplio apoyo de los partidos dentro de un México cada vez más presa del terror, incluyendo del mismo gobierno del presidente Felipe Calderón.

En las elecciones del 4 de noviembre en los Estados Unidos, resultaron aprobadas resoluciones similares en favor de la legalización de las drogas, financiadas por George Soros y sus aliados, en los estados de Michigan y Massachusetts.

En la secuela inmediata de las muertes de Mouriño y Santiago Vasconcelos, el gobierno mexicano se apresuró a insistir —sin convencer— que lo ocurrido no fue otra cosa que un accidente y de ninguna manera un golpe de la mafia del narcotráfico. Las dos cajas negras del avión recuperadas ya fueron enviadas a Washington, D.C., para la evaluación de los expertos. Además, el gobierno mexicano incorporó a expertos británicos y estadounidenses para que ayuden en la investigación.