Agente de Soros encomia la "masa crítica" de Presidentes iberoamericanos a favor de la legalización de las drogas | LaRouche Political Action Committee

Agente de Soros encomia la "masa crítica" de Presidentes iberoamericanos a favor de la legalización de las drogas



15 de noviembre del 2008 (LPAC).— Ethan Nadelmann, director ejecutivo de la Drug Policy Alliance, y vocero destacado del plan del nazi George Soros para la legalización de las drogas, está emocionado por la existencia de lo que él consconsidera una "masa crítica" de Presidentes iberoamericanos que han apoyado abiertamente la legalización de las drogas para uso "personal".

Los Presidentes de México, Argentina, Honduras, Ecuador y Bolivia han declarado todos que el consumo de drogas debiera tratarse como un asunto de salud pública en vez de criminal. Esto es grandioso, dijo Nadelmann, ya que quiere decir que va a ser posible realizar un verdadero cambio en la política contra las drogas, cuando se reúna en abril del 2009 la Sesión Especial sobre Drogas de las Naciones Unidas y evalúe los programas aplicados en los pasados diez años en el combate al narcotráfico internacional. La mafia de Soros alega que en esta década sólo han habido fracasos y que llegó la hora de un "nuevo paradigma" en la política hacia la droga. Es decir, la legalización.

"Latinoamérica tiene un rol decisivo que jugar, y debiera formular una propuesta definitiva [por la legalización], dado que ha pagado un precio tan alto en términos de violencia como consecuencia de la guerra a las drogas", afirma Nadelmann. Un logro importante, dice, fue la creación de la Comisión Latinoamericana sobre las Drogas y la Democracia (CLADD) —otro instrumento de Soros— que presiden César Gaviria, Ernesto Zedillo y Fernando Henrique Cardoso, ex presidentes de Colombia, México y Brasil, respectivamente. "Esta es una prueba más del desarrollo de esta masa crítica de líderes, comprometidos a un cambio en la política de la droga", dijo efusivo Nadelmann.

La CLADD prepara ya un documento a ser ratificado en su reunión de febrero del 2009 en Costa Rica, y firmado por 100 líderes iberoamericanos. Según Nadelmann, este documento será la punta de lanza de la demanda por un cambio radical en la política contra las drogas cuando tenga lugar la sesión especial de la ONU dos meses después. La idea es echar a la basura las políticas "fracasadas" de represión y sustituirlas con un enfoque de salud pública más "humano", que George Soros gusta en llamar "reducción del daño"; es decir, la legalización.