Ex vocero presidencial mexicano pide apoyo al plan de Soros para legalizar las drogas como solución a la guerra contra el narco | LaRouche Political Action Committee

Ex vocero presidencial mexicano pide apoyo al plan de Soros para legalizar las drogas como solución a la guerra contra el narco



Ex vocero presidencial mexicano pide apoyo al plan de Soros para legalizar las drogas como solución a la guerra contra el narcotráfico.

23 de diciembre del 2008 (LPAC).— Mientras la población mexicana vive sometida al horror de las noticias de los asesinatos diarios cometidos por los carteles de la droga —uno de los últimos, la muerte y decapitación de ocho soldados del Ejército mexicano en Chilpancingo, Guerrero— Rubén Aguilar, quien fungiera como vocero de prensa del ex presidente Vicente Fox, llamó al presidente actual Felipe Calderón a que deje de tratar de derrotar a los carteles militarmente y, en cambio, negocíe con ellos y legalice el narcotráfico. En una entrevista con el diario Frontera de Tijuana, publicada el 18 de diciembre, Aguilar, educado por los jesuitas durante 14 años para el sacerdocio, afirmó que "la única manera de ganar la guerra es negociando, no derrotando al enemigo". Lo que debiera hacer el gobierno de Calderón, dijo, son tratos con los capos de la droga —nada formal— para alcanzar una "paz" con base en el respeto de sus rutas, mercados, áreas en las que se realice el narcotráfico y sus zonas de influencia, incluyendo los cruces fronterizos hacia los Estados Unidos.

Un día después, el presidente Calderón le respondió con enojo. Sin mencionar por nombre a él o a Fox, Calderón afirmó que "mi gobierno no negocia ni negociará jamás con las organizaciones criminales". Al agregar que desplegaría toda la fuerza del Estado contra "los enemigos de México", Calderón hizo una velada referencia al ex presidente Fox diciendo que México está pagando ahora el precio de la inacción de gobiernos anteriores que pensaban que podrían "manejar" el problema de la droga en vez de combatirlo.

Vicente Fox ha propuesto abiertamente la despenilización de las drogas, al igual que el presidente Calderón hace unos meses, si bien sus últimas declaraciones reflejan una actitud mucho más firme. Pero el pedigrí de Aguilar es típico de aquellos que se autoproclaman "revolucionarios" por toda Iberoamérica —en realidad sicarios— que saltan a la cama con Soros y los carteles del narcotráfico bajo la cubierta de impulsar una política más "humana".

A principios de los 1980, cuando varias naciones centroamericanas se vieron convulsionadas por la guerra civil, Aguilar, de nacionalidad mexicana y sociólogo por educación, se unió al ala más radical del Frente de Liberación Nacional Farabundo Martí del Salvador (FMLN), sirviendo incluso en un momento dado como su vocero de prensa. Además se pasó un tiempo en Nicaragua al lado de los líderes sandinistas, educados por los jesuitas, antes de regresar a México.

El diputado Jorge Manuel del Río Virgen, secretario del comité ejecutivo de la Cámara de Diputados, respondió a las declaraciones de Aguilar exigiendo que el Procurador General de la República inicie de inmediato una investigación tanto de Fox como de Aguilar, para determinar si realizaron acuerdos o negociaron con los carteles del narcotráfico. De ser éste el caso, dijo, "ya que eso, más que una forma de gobernar es un delito".