Traficante de Soros: la guerra a las drogas amenaza al sistema financiero | LaRouche Political Action Committee

Traficante de Soros: la guerra a las drogas amenaza al sistema financiero



4 de febrero de 2009 (LPAC).— David Borden, un destacado vocero del movimiento en pro de la legalización de las drogas, dirigido por George Soros, respondió a la declaración del jefe antidrogas de la ONU, Antonio Maria Costa —quien había declarado que el lavado de narcodinero está apuntalando al actual sistema financiero— para exigir que se paren los ataques judiciales en contra del narcotráfico, para salvar al sistema financiero.

Borden es director ejecutivo de Stop The Drug War (Paremos la Guerra a las Drogas; drcnet.org) financiada por Soros, un nexo organizativo para los narcotraficantes y los usuarios. Borden escribió el 30 de enero en su Cronica de Guerra a las Drogas: "Estamos acostumbrados a considerar a las drogas y la venta de drogas como algo malo, pero como todas las cosas tienen su lado contrario. Supongamos que la guerra a las drogas empieza a funcionar mágicamente y se acaba con el tráfico, o que la gente súbitamente deja de consumir drogas. ¿Qué pasaría con la economía? ¿Qué pasaría con países como Afganistán o Colombia o México en donde buena parte del dinero que se hace es de las drogas y mucha gente depende de ese dinero? ¿O en algunos sectores de la sociedad estadounidense, de hecho? Sería catastrófico... La súbita implosión de un gran sector de la economía causaría estragos...".

Borden se lanza con la propuesta de Soros: "Por lo tanto, los usuarios de drogas e incluso los vendedores, forman parte integral de la sociedad humana; la prosperidad económica generalizado depende en parte de ellos... Necesitamos a nuestros usuarios de drogas, e incluso a nuestros vendedores de drogas, en buena medida, no porque usen o vendan drogas, sino porque están aquí y nosotros estamos conectados con ellos, para bien o para mal. Y si... aunque de cierta forma defectuosa ellos contribuyen con la economía de la que todos nosotros dependemos, entonces ellos tampoco merecen ser perseguidos, encarcelados, ni que les quiten sus derechos y marquen sus vidas... Debemos trazar una senda... hacia alguna forma de legalización global...".