LaRouche apoda a la Pelosi "jefa de los marihuaneros" en la Camara de Representantes | LaRouche Political Action Committee

LaRouche apoda a la Pelosi "jefa de los marihuaneros" en la Camara de Representantes



5 de febrero de 2009 (LPAC).— Luego de recibir el informe sobre los antecedentes de la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, quien tiene más de una década de abogar por la legalización de la marihuana, el estadista Lyndon LaRouche resumió la situación: Pelosi es la jefa de los marihuaneros en la Cámara de Representantes.

Ayer mismo, el máximo sicario de George Soros para la legalización de las drogas, Ethan Nadelmann, aseguró de nuevo, como ya lo había hecho antes, que Pelosi era la persona clave en la campaña para legalizar las drogas. El hombre de Soros dijo en un simposio en pro de la legalización de las drogas en la Universidad Estatal Central de Connecticut en Nueva Britania, que Nancy Pelosi es uno de los motivos para tener esperanzas de que se revoquen las leyes antidrogas en Estados Unidos. Los senadores Diane Feinstein de California y Chuck Schumer de Nueva York son "dos de los peores demócratas en el Senado de Estados Unidos en lo que se refiere a la justicia penal. Son una pesadilla. No han despertado" dijo. "Pero Nancy Pelosi, ella sí comprende, y Henry Waxman y Barney Frank tambien" agregó.

NORML, otra de las asociaciones marihuaneras de Soros, está usando la entrevista que Pelosi le dió a CNN el 27 de agosto pasado, durante la convención del Partido Demócrata en 2008, para movilizar las bases en contra del Congreso. en esa entrevista, le preguntaron "como una fuente gravable, ¿que impide que la marihuana se legalice, para propósitos medicinales o recreativos, en todo el país?". Pelosi respondió: "Yo personalmente he apoyado el uso medicinal de la marihuana una y otra vez, en varios lugares, ya sea una iniciativa o una ley en Estados Unidos... Año con año hemos estado tratando de aumentar en número, pero es una lucha", se quejó. El Congreso "simplemente todavia no ha llegado ahí". En particular, se quejó de que "prestigiados miembros de la Junta de Legisladores Negros" son un obstáculo para el plan de Soros. "Necesitamos ayuda de la población, para que que estén en contacto con sus representantes en el Congreso para que les digan por qué esto [la reforma a las leyes sobre la marihuana] debe ser así".

Pelosi ha sido, en verdad, una adalid en la legalización de la marihuana "medicinal", desde que los millones de George Soros ayudaron a que se aprobara el referendum de 1996 en California, que marcó un hito y que llevó a California a convertirse hoy en el productor de la mitad de toda la marihuana que se vende en Estados Unidos. El objetivo del subterfugio de Soros y Pelosi era expandir la producción y consumo de marihuana, y eso es lo que ha resultado, como se puede ver de la manera más gráfica en la impactante denuncia de como se apoderó el narco de California con el pretexto de la "marihuana medicinal", en el documental el especial de una hora de CNBC del 25 de enero de 2009, "Marijuana, Inc.".

Los puntos sobresalientes de los antecedentes de Pelosi como narcopromotora son:

En junio de 1997, ella y su secuaz en el salvataje bancario Barney Frank, copatrocinaron la "Ley de Usos Medicinales de la Marihuana" para legalizar la llamada marihuana "medicinal" a nivel nacional.

En septiembre de 1998, ella votó en contra de una enmienda a la Ley de Reducción de la Demanda de Drogas, la cual se exigiría que cualquier persona contratada por el Gobierno Federal pudiera verse sujeto a pruebas antidrogas, sin previo aviso y escogido al azar.

En octubre de 1999, votó en contra de un proyecto de ley que prohibía la legalización de la marihuana "medicinal" y los programas de entrega gratuita de agujas en la capital de la nación.

En julio de 2001, ella copatrocinó la "Ley de los Derechos Estatales para la Marihuana Medicinal", a fin de derogar la jurisdicción federal sobre las leyes antidrogas.

En junio de 2005, ella volvió a la carga, al hablar en la plenaria de la Cámara de Representantes a favor de una enmienda que iba a "cambiar la ley federal para permitir la marihuana medicinal" y prohibiría que las autoridades federales aplicasen las leyes en contra de la marihuana a nivel nacional, con el arjumento de que la legalización de la marihuana "medicinal" era un "asunto del derecho de los estados".