Nuevo Patrón de Gripe Porcina: ¿Se volverá mortal? | LaRouche Political Action Committee

Nuevo Patrón de Gripe Porcina: ¿Se volverá mortal?


Por Laurence Hecht, Director Ejecutivo de la revista 21st Century Science & Technology

18 de Junio de 2009 (LPAC).— Algo entre lo vivo y lo muerto, y tan pequeño que 500 millones de esos podrían caber en la cabeza de un alfiler, puede estar a punto de cambiar la historia del mundo, para siempre. (Y, no; no nos referimos a los cerebros del actual Congreso y Gobierno de USA.)

En diferentes anuncios, en las últimas dos semanas, dos de las principales autoridades mundiales sobre influenza pandémica observaron que el virus H1N1 (gripe porcina) ya no corresponde a un patrón estacional. Los casos humanos del virus, que deberían haber desaparecido del hemisferio norte conforme entró el verano, al contrario, se incrementaron.

En una entrevista publicada en el New York Times del 12 de junio, el Dr. Michael T. Osterholm, un especialista en enfermedades infecciosas de renombre mundial, y ex asesor especial sobre bioterrorismo para el Departamento de Salud y Servicios Humanos, señaló la persistencia, o el incremento de los casos en Minnesota, Nueva York, y Nueva Inglaterra.

Tal persistencia es una de las señales de alarma de que un virus, una entidad en constante cambio, pueda volverse más mortífera. Un patrón similar se vio también en pandemias anteriores, tales como la de 1957, y la gripe de 1918, que pudo haber matado a casi 100 millones a nivel mundial, en menos de un año. No hay dudas ahora de que estamos en medio de una pandemia de influenza, como lo declaró de manera oficial la Organización Mundial de la Salud el 11 de junio. La gran interrogante es, si va a mutar esta nueva cepa de virus y cuándo, o si se va a recombinar en una nueva versión mortal, que podría hacer estragos en las poblaciones desprotegidas.

- Una Advertencia del Instituto Pasteur -

Una semana antes de la advertencia de Osterholm, la doctora Sylvie van der Werf, directora de una unidad de investigación del Instituto Pasteur de Francia, caracterizó el comportamiento no estacional del nuevo virus H1N1 como una seria amenaza, y exhortó a la vacunación universal. (Francia está preparada para vacunar a su población entera). Usualmente, la influenza prolifera en otoño e invierno, observó la Dra. van der Werf, mientras que el nuevo virus está proliferando en Estados Unidos y Canadá cuando estos países están en primavera y comienzos del verano. No estamos en condiciones normales de transmisión del virus, dijo ella.

Otra anomalía que destacó van der Werf: Normalmente, un nuevo virus de influenza se sustituye a si mismo por el virus de la gripe estacional. Esto no está sucediendo ahora. Estamos ante una situación completamente diferente. No sabemos si tendremos uno o dos virus en Francia el próximo otoño. Todo indica que el virus se va a diseminar masivamente en el hemisferio norte. ¿Cuándo? ¿A fines de Junio? ¿A fines de Agosto? ¿A fines de Septiembre? Uno no puede descartar que el virus vaya a comenzar a circular en un período inusual. Por lo tanto, la vacunación de todas las personas tiene que llevarse a cabo, en el norte tanto como en el sur, en los países ricos como en los países en desarrollo. Y en su opinión, viendo la evolución actual de la enfermedad, cuanto antes se haga, mejor.

Los nuevos brotes de gripe del virus H1N1 esta semana, en siete estados mexicanos, ponen de relieve su advertencia. Las autoridades reactivaron el estatus de alerta de salud, y cerraron algunas escuelas primarias en los estados de Chiapas y San Luis Potosí. Estas son regiones de clima subtropical. El Secretario de Salud Publica, José Ángel Córdova se refirió a la discrepancia, destacando que normalmente, no se esperaría que sucediera un resurgimiento de la gripe hasta el invierno. México había declarado la emergencia de gripe el 23 de abril luego de que varios casos de la nueva gripe comenzaron a aparecer en diferentes partes del país. México volvió al estatus "normal" el 21 de mayo, luego de que pasara una semana sin aparecer ningún caso nuevo.

- CCE lo confirma -

Luego, el 18 de junio, el Centro de Control de Enfermedades de Estados Unidos (CCE) anunció que la gripe estacional que debería haberse acabado para esa fecha, continúa en los Estados Unidos. "Estamos anticipando que veremos el nuevo H1N1 continuar en actividad probablemente todo el período hasta volver a entrar en nuestro período de gripe del otoño e invierno", dijo el epidemiólogo del CEE Dan Jernigan, en una conferencia de prensa. Una de las áreas de mayor preocupación ahora son los campamentos de verano de los niños.

Las pruebas del CEE muestran ahora que el 89% del virus de influenza que aún circula en Estados Unidos es la nueva cepa, ahora oficialmente conocida como H1N1. Jernigan dijo que la gripe parece infectar aproximadamente al 7% de la población en las zonas más golpeadas del noreste de Estados Unidos.

"Claramente, hay cientos de miles de casos que han ocurrido en Estados Unidos", dijo. El número de casos oficialmente confirmados es mucho más bajo, porque requiere la confirmación adquisición y examen de los especímenes. Para el 12 de junio el CEE informó que había 17855 casos confirmados y probables y 45 muertes en Estados Unidos. Mundialmente, los expertos estiman que probablemente millones han sido infectados. Pero, el número de muertes atribuibles al virus esta bajo las 200.

- La causa de la preocupación -

La causa de la preocupación se resume en una serie de nuevos escritos publicados en el órgano de médicina de Nueva Inglaterra (New England Journal of Medicine) durante las últimas semanas. El argumento se basa en la observación del desarrollo de previas epidemias de influenza, de las cuales las más serias del siglo pasado fueron los brotes mortales de 1918 y de 1957.

Un virus de influenza es un organismo constantemente cambiante. Un tipo de cambio es una mutación dentro del genoma que causa cambios en las proteínas producidas por el virus. Esto podría causar, por ejemplo, un cambio en la coraza externa que haría más difícil que el sistema inmunológico humano o animal detecten o derroten al virus. En otro tipo de cambio, conocido como recombinación, elementos de otros virus pueden unirse con elementos del virus existente, creando una nueva entidad.

El reservorio natural más grande de virus que terminan infectando a los humanos es la población de aves. El ganado, especialmente los cerdos, proveen otro reservorio importante. La interacción entre las aves migratorias, el ganado y los humanos parece ser la ruta usual para el desarrollo de nuevos virus. Varias cepas de estos virus conocidos como virus de triple recombinación han sido identificadas recientemente, utilizando técnicas de genoma avanzadas que antes no eran tan asequibles.

El análisis de la cepa del virus H1N1 responsable de la actual pandemia, indica que está hecho de componentes de virus aviar, porcino y humano que se pueden rastrear desde el año 1990. Estos se combinaron, alrededor del año 2000, con dos cepas de gripe porcina de Norteamérica. Probablemente también está involucrada una cepa de gripe porcina eurasiática.

La capacidad de un virus para incorporar tantas variantes de diferentes poblaciones animales y humanas de todo el mundo es la causa real de preocupación. En este sentido, el virus es un indicador del estado de la condición humana, y lleva dentro de si, el legado de todos los estados previos de la condición humana. Cuando se mantienen la salubridad y las medidas de prevención, y los niveles de inmunidad de humanos y animales están altos, la probabilidad de que surjan pandemias mortales, de virus o bacterias, es baja. En períodos de colapso económico y social, la probabilidad de que surja una pandemia mortal se incrementa ampliamente.

Condiciones de este tipo se vieron como resultado de la primera Guerra Mundial, cuando la pandemia de influenza de 1918 desató su furia sobre el mundo. Nuevas condiciones de este tipo se ven ahora. El repentino cambio de fortuna de las amplias poblaciones concentradas en Eurasia y el hemisferio sur, que ya viven en el límite de la desnutrición y con estados inmunológicos comprometidos, proporcionan justo el tipo de suelo fértil donde los virus y bacterias prosperan. (La Organización de Agricultura y Alimentos de las Naciones Unidas anunció esta semana que la cantidad de gente hambrienta en el mundo, debido al desplome financiero global, ahora excede los mil millones.) El acceso reducido al cuidado de la salud en las naciones en desarrollo, el desempleo y la reducción en los niveles de vida, agregan combustible al fuego. La migración de poblaciones desesperadas por las condiciones económicas, la agricultura globalizada, que agrega oportunidades para la fácil transmisión de enfermedades animales a través de las fronteras, el movimiento natural de las poblaciones de aves que traen nuevas infecciones, proveen caminos para diseminar la infección.

Las enfermedades son el verdadero indicador del estado de la economía física global. Al virus o bacteria le importa poco los activos en el mercado. El verdadero estado de la capacidad mundial para producir salud, y la condición resultante de sus participantes humanos, es el único interés del virus. La historia de los éxitos económicos y los errores de la población humana globalmente extendida está escrita en el genoma del virus.

Para una presidencia cuerda de Estados Unidos, estas serias consideraciones, y las advertencias ominosas de los principales expertos en el mundo, sería una causa de preocupación.