Dictamen de la Corte de Alemania tiene un sabor amargo para la camarilla pro Tratado de Lisboa | LaRouche Political Action Committee

Dictamen de la Corte de Alemania tiene un sabor amargo para la camarilla pro Tratado de Lisboa



2 de julio de 2009 (LPAC).— Después de la primera ronda de euforia que expresaron los eurocratas porque la Corte Suprema de Justicia de Alemania no había desechado totalmente el Tratado de Lisboa, se ha dejado sentir un tono grave, en donde varios medios han manifestado su preocupación de que, las condiciones que puso la Corte para que el Tratado sea válido en territorio alemán, son de tal naturaleza que paraliza aspectos sustanciales del Tratado. Indicativo del tono grave de los medios es el servicio por internet de Der Spiegel en donde advierte que para Bruselas y los eurócratas, no hay razón para estar eufóricos, sino todo lo contrario, hay muchos obstáculos nuevos a despejarse con este decreto de la Corte. Lo que es más, si se atrasa la legislación revisada que tiene que elaborar el parlamento alemán para que se ajuste a las condiciones de la Corte, los demandantes en este caso judicial pueden llevar el caso a la Corte de nuevo.

Entre las condiciones que impuso la Corte, están las restricciones a las clausulas de flexibilidad del Tratado de Lisboa que contemplan una aplicación automática de los decretos, sin que influya ningún procedimiento parlamentario o democrático de los Estados nacionales de Europa. La Corte decretó que los cambios sustanciales en las políticas europeas que afectan claúsulas centrales de la Constitución Alemana, requerirán siempre el consentimiento explícito de los cuerpos del Estado alemán. En cuanto a la condición del Estado, la soberanía de Alemania como tal, no se permite ninguna transferencia a ningún otro cuerpo o institución, si no es aprobada explícitamente por los alemanes, y eso requeriría un referendum, de acuerdo con el Artículo 146 de la Constitución, por ejemplo.

Sin embargo, la efectividad de la defensa de Alemania, depende de la calidad de los políticos y miembros del parlamento, y para poder garantizar que el nuevo parlamento alemán que se estrena después de las elecciones nacionales de septiembre, esté a la altura de las circunstancias, el Movimiento de Derechos Civiles 'Solidaridad' (BueSo, por sus siglas en alemán) está haciendo un llamado al electorado para que vote por sus candidatos al nuevo Bundestag (parlamento alemán), dado que el BueSo desde un inicio, siempre se opuso a todo el proyecto del Tratado de Lisboa. La presidenta nacional del BueSo, Helga Zepp-LaRouche anunció una declaración de campaña para tratar estos temas.