LaRouche responde pregunta sobre los "Cuatro Grandes" y las perspectivas futuras para la deuda de EU con China | LaRouche Political Action Committee

LaRouche responde pregunta sobre los "Cuatro Grandes" y las perspectivas futuras para la deuda de EU con China



1 de noviembre de 2009 (LPAC).— Una gran parte de la deuda estadounidense con China está garantizada en la forma de un pagaré promisorio que no tiene respaldo más que en el precio nominal actual de esa deuda. En este momento, parecería que el valor del activo de China es relativamente inservible en el corto plazo. Si se desploma el precio de esa deuda meramente nominal, por el desplome del valor de mercado del dólar, China pierde.

Sin embargo, si China convierte esa deuda en valores físicos productivos de bienes comprados y producidos, el valor intrínseco (físico) de la deuda se garantizaría relativamente con el valor físico intrínseco de la inversión en productos físicos producidos con la conversión del activo en papel (la deuda) en valores reales.

Sin embargo, entran en juego complejidades adicionales. Si, como se pretende implícitamente, se producen las reformas económicas relacionadas, producto de un acuerdo y tratado entre el bloque de los "Cuatro Grandes", EU, Rusia, China e India, y también otras naciones participantes, relativamente menores, el valor relativo de los bienes dentro del grupo d los "Cuatro Grandes" se convertiría en el factor dominante en la economía mundial, reemplazando así los valores nominales de cualquier grupo de naciones no participantes que sigan aferrándose al sistema monetarista del Fondo Monetario Internacional (FMI) con centro en Londres, actualmente en desintegración.

Si hubiera de fracasar China en entrar en esta forma de cooperación con Rusia y otras naciones pertinentes del grupo, se desplomaría el valor de la economía física debido a la falta de un mercado lo suficientemente capaz de soportar la escala actual de población y requerimientos relacionados de China.

En resumen, la riqueza de produce, no debido al comercio, sino por el crecimiento y tasas de crecimiento en la productividad mediante inversiones en tasas combinadas relativamente crecientes, tanto en intensidad de capital como en densidad de flujo energético en los modos de producción. Por ejemplo, un "mundo neomaltusiano" es un "mundo auto condenado".

-Lyndon