Las naciones en incumplimiento no tienen alternativa: Es el ¡Plan LaRouche o muerte! | LaRouche Political Action Committee

Las naciones en incumplimiento no tienen alternativa: Es el ¡Plan LaRouche o muerte!



3 de diciembre de 2009 (LPAC).— "Vean nomás la cantidad de naciones en incumplimiento, y vean las cifras sobre Dubai", comentó Lyndon LaRouche el martes pasado en una reunión con miembros de su asociación. "No pregunten que tanto dinero se perdió. Ni pregunten, ¡nadie sabe! Digan una cifra, y resulta demasiado pequeña. Digan una cifra mayor. ¡Demasiado pequeña! Porque este Dubai es el nuevo Hong kong. Es el nuevo centro del narcotráfico mundial, desde donde se dirige todo tipo de delincuencia imaginable, ¡y es una operación británica!".

LaRouche planteó de manera directa las opciones que tienen las naciones del mundo, frente a la última fase de la crisis de desintegración económica global, la de los incumplimientos soberanos, que ahora está en plena marcha.

"Ahora bien, dado que el sistema se derrumba, y todo el sistema mundial se derrumba, excepto las partes que se unan a nuestra operación de las Cuatro Potencias plus", dijo LaRouche, "no hay entonces ninguna posibilidad para ningún programa, excepto lo que estamos haciendo nosotros. Si es que el mundo quiere sobrevivir. No tienen alternativa. No es una cuestión de elegir: No tienen elección, más que esa. Nos acompañan, o mueren".

En el mismo momento en que LaRouche hacía sus comentarios, la nación de Grecia estaba siendo intervenida por la Unión Europea controlada por los británicos, debido a su inminente incumplimiento soberano. El comisionado de la UE para asuntos monetarios, Joaquín Almunia, envió a Atenas un equipo especial de investigadores del despacho de contabilidad de la UE, Eurostat, para determinar la dimensión real del déficit presupuestal de Grecia, para dictarles subsecuentemente que tanto deben recortar el gasto.

Hay muchos países en los mismos aprietos que Grecia, o peores, y en cualquier momento los especuladores foráneos con sede en Londres los pueden hundir. Al interior de Europa, las naciones que emitieron deuda pública hasta principios de los 1990, que en su mayor parte era deuda interna, ahora están sometidos a los bancos extranjeros acreedores. Se estima que un 40% de la deuda pública de Alemania y Francia está en manos extranjeras, y la de Italia en un 50%.

Las naciones del sector en desarrollo en Asia y en Iberoamérica están más cerca del abismo del incumplimiento soberano. En los 1990 desapareció cualquier diferencia significativa entre deuda interna y deuda externa, en la medida en que los bancos extranjeros se convirtieron en los principales tenedores de los bonos del gobierno, y en la medida en que las monedas locales se hicieron totalmente convertibles al dólar. Ahora en el transcurso de 2009, han llegado flujos enormes de capitales extranjeros especulativos —capitales golondrinos, o capitales buitres— a los mercados bursátiles de los llamados países "emergentes" —que en la mayoría de los casos creció entre 75% y 125% de marzo a diciembre de este año— y para comprar bonos de los gobiernos. Como resultado de esto, las reservas de divisas en esos países se elevó enormemente, y en muchos casos se duplicaron en el transcurso del año. Países como México y Brasil, que se dicen estar "protegidos" debido a sus grandes reservas en divisas, o mienten o se engañan a si mismos: Hasta cientos de miles de millones de dólares pueden salir de esos mercados, y van a salir, en días u horas, lo cual va a disparar una ola de incumplimientos soberanos.