¿Qué tan lejos está dispuesto a llegar Obama para tratar de imponer su plan de salud nazi, modelado en el de Gran Bretaña? | LaRouche Political Action Committee

¿Qué tan lejos está dispuesto a llegar Obama para tratar de imponer su plan de salud nazi, modelado en el de Gran Bretaña?



19 de enero de 2010 (LPAC).- Cuando el Presidente Obama suspendió sus reuniones sobre servicios de salud "quema sesos" en Washington el viernes, 8 de enero, y decidió viajar a Massachusetts el sábado para quemar el último cartucho en su intento por elegir a Martha Coakley como senadora federal, aparentemente se dio cuenta de que lo que estaba en juego era su Presidencial. Sin embargo, parecería que solo empeoró la situación.

Los verdaderos demócratas en todo el país están rompiendo con el Presidente a un paso acelerado, porque está siguiendo claramente una agenda que los destruiría y destruiría a la nación. Hoy Robert Kuttner en un artículo en American Prospect hace un buen resumen de lo que está sucediendo, atacando al Presidente por haberse aliado con las aseguradoras y las compañías farmacéuticas, en contra de la población, en la pelea por los servicios de salud. Al tomar ese partido, Obama garantizó enajenarse la base más leal del Partido Demócrata, Kuttner dice, los ciudadanos de la tercera edad y los sindicalistas. Y sin embargo Obama sigue en esta posición, y ha dedicado casi toda su energía a tratar de forzar a que se alineen todos los que están legítimamente alarmados de que van a perder todo lo que tienen.

"Si los votantes tienen sus dudas sobre de qué lado está este tipo" escribe Kuttner, " él les ha dado buenos motivos".

Mientras tanto, la Casa Blanca ha filtrado escenarios para que se apruebe el proyecto de ley sobre salud sin la mayoría de 60 votos en el Senado. Voceros como ABC y AP están dejando flotar la idea de que, si Coakley pierde en Massachusetts, la Casa Blanca podría demandar que los Demócratas en la Cámara de Representantes aprueben un proyecto de ley nazi idéntico al que aprobó el Senado la Noche Buena - a pesar de las virulentas objeciones de muchos miembros de la Cámara de Representantes. Supuestamente, el Senado podría acordar hacer cambios después bajo un plan complejo que les permitiría votar sin una mayoría simple. (Y si se creen esto...)

Hasta ahora, la presidenta de la Cámara de Representantes Nancy Pelosi se ha aferrado a su argumento de que no tiene los votos necesarios para hacer que se apruebe el proyecto de ley del Senado, pero que de alguna forma, aunque pierda Coakley, "vamos a sacar el proyecto de salud de una forma u otra". Lo que lo lleva a uno a la pregunta de ¿qué tan lejos está dispuesto a llegar el Presidente para "salvar" su proyecto de ley sobre salud?. Para poder obtener el proyecto de ley de rescate por $700 mil millones y que se aprobara en la Cámara de Representantes, Bush estuvo dispuesto a amenazar a los miembros de la cámara de Representantes con el espectro de la ley marcial. ¿Llegará Obama a esos extremos?