La pérdida de empleos en la NASA y la industria aeroespacial: la primera prueba | LaRouche Political Action Committee

La pérdida de empleos en la NASA y la industria aeroespacial: la primera prueba



4 de febrero de 2010 (LPAC).— El efecto de la pérdida de empleos por la propuesta de cancelación del programa espacial de vuelos tripulados de la NASA no puede apreciarse en números. El sector aeroespacial es uno de los dos centros de empleos altamente calificados que quedan en los Estados Unidos, el otro es el complejo militar-industrial. De esta manera, lo que está haciendo el Gobierno de Obama es acabar con el cerebro y con el alma de Estados Unidos.

Sin embargo, ya los efectos del deficiente programa Luna-Marte del Presidente Bush, son devastadores.

Cuando George W. Bush introdujo en el 2004 su Visión para la Exploración del Espacio, sin aumentar el presupuesto de la NASA, el trabajo serio en el vehículo para reemplazar al Transbordador y su cohete de lanzamiento no se financiaría hasta que el dinero "fuera liberado" con el retiro del Transbordador Espacial en el 2010. De manera tal que desde el comienzo, y según el plan, habría como mínimo un par de años de desfase en los que los miles de trabajadores altamente calificados del Centro Espacial Kennedy no tendrían nada que lanzar. Debido a que el Gobierno de Bush nunca puso el dinero para sostener el desarrollo de los nuevos vehículos, la NASA estimó que sería como mínimo hasta el 2015 antes de que su próxima nave pudiera volar, tres años más tarde de como se proyectó originalmente.

Los despidos en el programa del Transbordador comenzaron el año pasado, al tiempo en que todos los aditamentos habían sido enviados para los 5 vuelos restantes. A pesar de que ya han sido proyectados miles de despidos durante el período en que "no hay vuelos" —unos 7,000 solo en el centro de lanzamiento del estado de Florida— para mitigar la pérdida de los empleos, la NASA a desplegado a diseñadores e ingenieros del programa del Transbordador a la nueva nave espacial Orión y el cohete Ares. Ahora, con la propuesta de acabar con los programas Orión y Ares, habrán decenas de miles de trabajadores despedidos que no serán "recuperados" en el futuro.

Lockheed Martin declaró hoy que la anulación de la nave espacial Orión eliminará 400 empleos en su compañía. Con todo, va a afectar en total a 4,000 empleos, en más de 500 compañías y cientos de proveedores en todo el país. La delegación bipartidista de Alabama al Congreso prometió pelear contra la anulación, en vista de que hay 2,200 puestos de trabajo en riesgo en el Centro Espacial Marshall de Huntsville, donde, según dice el director del centro, Robert Lightfoot, la gente "ha dado su vida durante cuatro o cinco años" al proyecto del cohete Ares.