Kesha Rogers y los demócratas de LaRouche dirigen la insurgencia antibritánica | LaRouche Political Action Committee

Kesha Rogers y los demócratas de LaRouche dirigen la insurgencia antibritánica



por: Harley Schlanger

A solo unas cuantas semanas de la primaria de Texas el 2 de marzo, Kesha Rogers tomó un paso determinante en la dirección del liderazgo de la insurgencia antibritánica, antiburocrática, que está cundiendo por los Estados Unidos. Rogers, uno de los tres miembros del Movimiento de Juventudes Larouchistas (LYM, por sus siglas en ingles) que hacen campaña para el Congreso de Estados Unidos, emitió una declaración repudiando el presupuesto del Presidente Obama, el cual eliminaría el financiamiento para el programa de viajes espaciales tripulados de la NASA, a favor de una privatización fraudulenta, que convertiría a la NASA en un juguete para un montón de gente rica que quieren tener una aventura espacial.

Ella advirtió que esto no solo destruiría a la NASA, sino también a la economía de los Estados Unidos, puesto que la privatización de la NASA eliminaría el potencial del avance científico.

Rogers, que está haciendo campaña para la nominación del Partido Demócrata por el Distrito 22 del Congreso, en donde se ubica el Centro Espacial Johnson de la NASA, agregó: Como demócrata en la tradición de John Kennedy y Franklin Roosevelt, firmemente rechazo esta decisión, tenemos que regresar a la tradición del progreso científico y tecnológico. Ya es tiempo de declarar nuestra intensión de tener colonias operativas en la Luna y en Marte para el 2050. Solo podemos lograr eso de la manera Constitucional: con crédito federal dirigido a través de un sistema proteccionista de banca nacional, nunca confiando en los buenos favores del libre mercado, recortando las redes de seguridad social, o contribuyendo a la muerte de los estadounidenses.

Más adelante Rogers señaló la amarga ironía, de que el Presidente Obama, que ganó las elecciones del 2008 prometiendo un cambio en la dirección de Estados Unidos para alejarlo de la destrucción impuesta por el régimen de Bush y Cheney, dirigido por los británicos, ha adoptado más bien el mismo enfoque de la liga Bush,de ese gobierno tan desacreditado. Al optar por la privatización de nuestro programa espacial, el está abrigando exactamente la misma política que promovieron Bush y Cheney para privatizar el ejército, con el modelo dirigido por Rohatyn y Schultz para privatizar el sector militar de los Estados Unidos. Al hacer eso, está uniendo fuerzas el congresista republicano de la liga Bush en el Distrito 22 de Texas, Pete Olson, quien respalda francamente los recortes presupuestales para asesinar a la NASA.

Los candidatos del LYM asumen el liderazgo

Después de publicar esta declaración, Kesha Rogers recibió una bienvenida calurosa en una reunión convocada por el Tea Party en Clear Lake, Texas. Ella, y los otros dos candidatos del LYM al congreso -Summer Shields, quien está haciendo campaña para sacar a Nancy Pelosi del Distrito 8 de California, y Rachel Brown, quien hace campaña para derrotar al merecidamente detestado Rescates Barney Frank en el Distrito 4 de Massachusetts— han estado hablando delante de públicos entusiastas, conformadas por ciudadanos molestos y frustrados, quienes has sido llevados a actuar por las políticas para destruir la nación del equipo de Obama.

Este proceso, el cual fue identificado durante los levantamientos que se llevaron a cabo en el verano pasado en los cabildos abiertos del Congreso en contra del proyecto de ley de la reforma de Obama al sistema de salud, por Lyndon LaRouche como una manifestación de un proceso de huelga de masas, se está convirtiendo en una insurgencia potencial para cambiar el juego. La votación en Massachusetts, el 19 de enero, en una elección especial para reemplazar al difunto senador Edward Kennedy, demuestra como esta huelga de masas se ha desarrollado para convertirse en un movimiento insurgente, que no puede ser ignorado por quienes por otra parte son unos embaucadores, tontos auto obsesionados en Washington. No importa como ellos, y sus aliados en la prensa quieran presentarlo, la votación en Massachusetts, que llevó al senador estatal Scott Brown, quien fuera antes un desconocido, al senado de Estados Unidos, fue un repudio a las políticas sobre asistencia médica de Obama, las cuales están modeladas en el plan de Adolfo Hitler para matar a los comensales inútiles.

La votación contra Martha Coakley, quien respaldaba el plan de Obama, cruzo las fronteras entre los partidos, incluyendo a los independientes, los electores sindicales, amas de casa, los demócratas progresistas, así como los republicanos. Dado que en Massachusetts los demócratas inscritos sobrepasaban en gran medida a los republicanos, Brown no hubiera podido ganar sin esta efusión de furia e indignación dirigida en contra de la Casa Blanca, la cual continúa vomitando sus cuentos de hada sobre la recuperación económica, mientras que miles de familias han perdido sus empleos y sus casas. Muchos de aquellos que votaron por Brown identificaron su furia ante la sordera de Washington ante sus pedidos de ayuda, acompañado de una oposición a la propuesta de reforma al sistema de salud de Obama y el incesante rescate financiero de los bancos que son muy grandes para quebrar de Wall Street, como razones para votar por Scott Brown.

En los días de cierre de la campaña, Rachel Brown intervino con un volante de circulación masiva, cuyo título era Hay una alternativa al Sistema de asistencia médica nazi de Obama: se llama El Plan LaRouche . En esta declaración, Brown no solo retomó la demencia que viene de Washington, sino también la idiotez de intentar canalizar esta furia hacia ataques sin salida contra el Gobierno. Esto muestra una debilidad en el punto de vista de aquellos que se manifiestan en contra del Gobierno de Obama, donde Obama representa al Gran Gobierno.

La realidad, tal y como lo señaló Rachel Brown el 23 de enero en una presentación que hiciera en un cabildo abierto en un hotel del centro de la ciudad de Boston, es que lo que Obama representa es lo que sucede cuando las fuerzas aliadas a la monarquía británica y al centro financiero de la City de Londres ¡se apoderan de nuestro Gobierno! Quienes deseen volver a nuestros principios constitucionales, que ha sido un clamor manifiesto del movimiento contra Obama y la burocracia, deben estudiar como fue que los padres fundadores derrotaron a los británicos en nuestra Revolución Americana. Brown destacó de modo polémico la política crediticia de la Colonia de la Bahía de Massachusetts, para demostrar que el problema radica no tanto en el Gobierno, sino en el CONTROL IMPERIAL de ese Gobierno. Cuando el pueblo toma el control de la política crediticia, actuando a través de un Gobierno representativo, como hicieron nuestros padres fundadores, entonces podemos construir nuestra nación, a través de la inversión en el progreso científico y tecnológico de nuestra infraestructura y nuestra industria.

Esto, concluyó Brown, es la esencia de El Plan LaRouche.

Los patriotas construyen, no promueven la austeridad

Este es el tema de las tres campañas del LYM, el cual ha estado en el centro de la batalla llevada a cabo por Lyndon LaRouche en las últimas 4 décadas. Como LaRouche advirtiera correctamente, la reacción de las fuerzas ligadas a la monarquía británica y a la City de Londres, incluyendo fuerzas en Wall Street nominalmente estadounidenses, al colapso del sistema financiero, tiene la intensión de imponer a los gobiernos políticas fascistas schachtianas de austeridad, despojando a las naciones de su soberanía económica, de la misma manera en que la Unión Europea hizo con los Estados de Europa. Llamada así por Hjalmar Schacht, quien fuera el ministro de finanzas de Hitler bajo las órdenes de sus controladores angloamericanos de Brown Brothers Harriman, la austeridad schachtiana representa el intento de a duras penas saquear a un sistema que ya está colapsado, a través de drásticos recortes el presupuesto del gobierno, y de los sueldos, para asegurarles un flujo de efectivo a las instituciones financieras quebradas. Esta política no hace diferencia entre los gastos necesarios, como para la infraestructura, crédito para la industria y los comercios pequeños, la red de seguridad social, y los gastos anticonstitucionales, tales como el salvataje financiero a los estafadores y bandidos de Wall Street.

Esto es precisamente lo que el equipo de Obama, liderado por criminales probablemente enjuiciables como Larry Summers, Timothy Geithner y el presidente de la Reserva Federal Ben Bernanke, con el respaldo total del Presidente están intentando hacer. Cuando el esfuerzo más patente para llevar a cabo esto, usando el proyecto de ley para la reforma de la Asistencia médica para dirigir mas dinero a las compañías de seguros, las HMO y las compañías farmacéuticas, mientras reducen la asistencia médica a los estadounidenses, fue derrotado con el voto en Massachusetts, este equipo se movió a un Plan B: recortes masivos del presupuesto, bajo la cobertura de decirle a los insurgentes: Los escuchamos.

Los candidatos del LYM señalaron este fraude, como se puede ver en las declaraciones recientes que han emitido, las cuales pueden encontrar en sus sitios electrónicos (al final del artículo). Pero esto no es suficiente. Ellos han iniciado una movilización organizada en sus distritos, pero con un alcance nacional, para buscar apoyo para la única alternativa que puede funcionar, que es El Plan LaRouche. Como lo ha advertido ya Lyndon LaRouche, la furia y la frustración puede convertirse en caos y anarquía, tal y como hicieron los británicos manipulando la rabia en contra de Francia en el siglo 18, volteando el potencial de la Revolución Francesa y alejándola del modelo de la Revolución Americana, y convirtiéndolo en un baño de sangre, seguido por la imposición del imperio de Napoleón controlado por los británicos, y una dictadura sobre Europa.

Como lo han enfatizado Rogers, Brown y Shields, los estadounidenses tienen un modelo mejor, el Sistema Americano. El Plan LaRouche reestablecerá esa tradición Constitucional, a través de una serie de pasos: acabar con el salvataje financiero, y quitándoles a los bancos el dinero del salvataje; volver a implementar los estándares de la regulación bancaria de la ley Glass-Steagall, utilizar la reorganización por bancarrota para poner a los bancos muy grandes para quebrar en bancarrota; que el Gobierno federal emita crédito, bajo la tradición Constitucional establecida por nuestro primer Secretario del Tesoro Alexander Hamilton, para proyectos necesarios y productivos de infraestructura, que incluirían un financiamiento a fondo para la misión científica para la colonización de la Luna y Marte; unirse a Rusia, China y la India, para llevar a cabo el acuerdo de las Cuatro Potencias, para reemplazar el sistema actual de libre comercio de saqueo globalizado, con un sistema de tipo de cambio fijo, con acento en proyectos bilaterales y multilaterales tales como el tren de levitación magnética, la energía nuclear y la exploración del espacio.

Así como Kesha Rogers le está diciendo a sus partidarios, en vista de que solo faltan 4 semanas para las primarias, hay poco tiempo, pero es tiempo suficiente si nos movilizamos entendiendo la historia, y con la mirada en el futuro. El día en que marchó en Houston en el desfile del Día de Martin Luther King, este espíritu se captó en el lema, Revive el sueño: Lleva a Kesha al Congreso y a tus nietos a Marte.

Visita estas páginas:

http://KeshaForCongress.com http://RachelForCongress.com http://SummerForCongress.com