El sistema del Euro al borde de la desintegración: ¿Deberá Alemania pagar por todo? | LaRouche Political Action Committee

El sistema del Euro al borde de la desintegración: ¿Deberá Alemania pagar por todo?



por Helga Zepp-LaRouche

12 de febrero de 2010 (LPAC).- La cumbre de la Unión Europea (UE) en Bruselas no ha hecho absolutamente nada para parar la desintegración en ciernes del sistema del Euro. La demanda, que Grecia debe reducir su presupuesto 2010 en 4%, repite el error de la política de austeridad de Brüening y de ninguna manera se va a poder llevar a cabo debido a la resistencia masiva. La cuestión de quien debe pagar por el refinanciamiento de la deuda de Grecia (los contribuyentes alemanes, naturalmente), se pospuso debido a la explosividad del problema hasta el 15 y 16 de febrero. En contraste, fue descarado el anunció de van Rompuy de que, el Consejo Europeo se debe hacer cargo de la política económica, los planes presupuestarios, los planes de reformas estructurales y hasta de las medidas relacionadas al cambio climático.

Aunque se evadió el término Gobierno Económico Europeo, el Consejo Europeo intenta operar precisamente como tal, es decir tratar no solo a Grecia como un protectorado sino también a todos los estados miembros, y por lo tanto aplicar de manera dictatorial todo el arsenal desastroso del Tratado de Maastricht, el Pacto de Estabilidad y el límite al endeudamiento. Por lo tanto se ha convertido a la UE bajo del Tratado de Lisboa en precisamente el monstruo que advertimos se convertiría antes de que se firmara: un imperio oligarca en el que iba a desaparecer el último remanente de estado nacional.

De manera significativa, el asesor de la Comisión de la UE, Alberto Giovannini, quien encabeza el grupo que diseñó la transición técnica de las monedas nacionales al Euro, había expresado sus ideas el día anterior en el periódico italiano Il Sole 24 Ore con las siguientes palabras afrentosas: "La historia nos enseña, que los imperios siempre alcanzan mayor eficiencia y prosperidad; con una geografía extensa el modelo imperial es más exitoso".

Si no podemos cambiar radicalmente esta política, se desplomará todo el sistema Europeo. Porque frente a los enormes déficits de casi todos los estados miembros, solo quedan los contribuyentes alemanes como los grandes pagadores. Ya de hecho es un nuevo engaño el enfocarse excesivamente sobre Grecia, porque las deudas de Grecia con los varios bancos europeos son un problema comparativamente menor. El problema mucho más dramático es la posición de la deuda de España, cuyos bancos diseminaron por toda Europa sus hipotecas de alto riesgo mediante la bursatilización.

Nada más en diciembre del 2007, los bancos españoles obtuvieron 63 mil millones de euros de la línea de crédito Repo del Banco Central Europeo (BCE), y de mediados del 2008 a fines del 2009 recibieron 27,700 millones de euros adicionales del BCE en dinero nuevo, a cambio del cual depositaron en su mayor parte títulos de bienes raíces tóxicos como garantías prendarias, por lo tanto títulos de un mercado, que según palabras del presidente de la Asociación Hipotecaria Española Santos González, está de hecho en quiebra. El Banco Santander, que tiene estrechas conexiones con el Banco Real de Escocia (RBS por siglas en inglés) en términos de personas y negocios, está sentado sobre burbujas gigantescas como la "bolha Brasil", la burbuja brasileña. Entre el "acarreo de fondos" brasileños, —en donde los inversionistas obtienen dinero a casi el 0% de interés en Europa, EU o Japón, y después los invierten con un interés del 8.75% en Brasil—, más la revaluación del 27% del Real en el 2009, los especuladores se embolsaron ganancias del 35.75% a fines de año. Sin embargo, esta burbuja es tan estable como las ganancias similares que ha obtenido Santander con sus operaciones de negocios en Gran Bretaña.

En realidad, con el inminente estado de quiebras de Grecia, España, Portugal, Irlanda, Italia, Turquía, Dubai, Gran Bretaña y EU, para mencionar unos cuantos, se presenta el mismo problema que ya ha ocurrido con los rescates gigantescos en billones de dólares de los bancos de EU y Europa, con los bancos mismos y sus juegos de apuestas continuas, los cuales han sido recompensados después por los gobiernos con más dinero público. Si continúa esta política, muy pronto terminará esto en una inflación dramática.

Esto ha llamado obviamente también la atención del jefe de redacción del Frankfurter Allgemeine Zeitung (FAZ) Holger Steltzner. El día de la cumbre de la UE, escribió un comentario editorial alarmado: "En lenguaje llano esto significa: Alemania debe ser responsable de las deudas de Grecia. Pero no es ésta la forma en que le vendieron en alguna ocasión el euro a los alemanes, destaca el artículo. Antes de despedirse del marco alemán, se firmó solemnemente el Tratado de Maastricht, el cual prohíbe explícitamente que cualquier miembro de la Unión monetaria sea hecho responsable por las deudas de cualquier otro miembro. Si ya no es válido este mandato central de estabilidad política financiera, entonces ni el Tratado de Maastricht, ni el Pacto de Estabilidad y Crecimiento, ni tampoco el límite de endeudamiento en la constitución alemana, valen siguiera el papel en el que escribieron sus elogios a la estabilidad. Entonces, los alemanes querrán que vuelva el marco". Está en riesgo la sobrevivencia de la Unión Monetaria Europea y la estabilidad de la moneda común, hay una amenaza de una devaluación de la divisa y las pensiones de los ciudadanos. Fuertes términos para un periódico, que pareciera estar casado con el paradigma neoliberal.

De hecho, las naciones europeas solo sobrevivirían si de nuevo readquieren su soberanía sobre sus propias monedas y su política económica. Igualmente, solo sobrevivirán si se le pone fin de una vez por todas a la especulación de alto riesgo, que ha recibido constantemente la bendición del G20 desde el estallido de la crisis hace 27 meses, mediante la reintroducción de la norma Glass-Steagall que separaba estrictamente los negocios de la banca comercial de la banca de inversiones y prohibía la basura tóxica.

Veremos como responde a la reciente cumbre de la UE la Corte Constitucional en Karlsruhe que en junio del 2009 dictaminó explícitamente que la UE no es un estado federal y confirmó la soberanía de los estados miembros de la UE, así como también su autoridad supervisora. En el llamado "Juicio Maastricht" de octubre de 1993, Karlsruhe en cualquier caso ya le había concedido al gobierno alemán el derecho de salirse de la unión monetaria, si se pusiera al descubierto que la estabilidad del euro es una conclusión falsa y se arrastrara detrás del marco alemán.

Es indispensable que en esta situación tremendamente dramática y de alto riesgo se aclaren los mitos y se restablezca la verdad. Uno de esos mitos es que los bancos tienen un carácter "sistémico' y que por lo tanto los contribuyentes tienen que "rescatarlos" una y otra vez. Si hay algo que tiene un carácter sistémico es la economía real, el Bienestar General y la vida de los ciudadanos.

Otro de esos mitos, el Calentamiento Global antropógenico, acaba de desaparecer bajo montañas de correos electrónicos falsificadores, glaciares del Himalaya que no se derriten y enormes cantidades de nieve real que tan gentil y demostradamente volcó San Pedro sobre el hemisferio norte.

No nos queda mucho tiempo para actuar.