Había mas baños portátiles en la toma de posesión de Obama que en los campamentos en Haití | LaRouche Political Action Committee

Había mas baños portátiles en la toma de posesión de Obama que en los campamentos en Haití



28 de febrero de 2010 (LPAC).— Un problema álgido inmediato en Haití es la falta de servicios sanitarios de cualquier tipo, para el 1.1 millones de personas que la Oficina para la Coordinación de Asuntos Humanitarios de las Naciones Unidas (OCAH) estimó que para el 16 de febrero todavía vivían en las calles o en los campamentos provisionales y que requerían con emergencia de servicios sanitarios. Bajo la actual mentalidad de "lo provisional", el cuero de las Naciones Unidas contempla proporcionar un total de 12,950 letrinas para el final de marzo, lo que escasamente cubriría un poco más de la mitad de las personas que urgentemente lo necesita, a razón de una letrina por cada 50 personas. Y de abril a junio, el período de las lluvias, cavarían unas 21,000 más, "dirigiéndose hacia" la meta de 1 letrina por cada 20 personas.

El Informe Situacional de la OCAH del 25 de febrero, habla de un total de 2,605 letrinas proporcionadas hasta esa fecha.

¿Y por qué no enviar baños portátiles para que haya algo rápido mientras? Porque Haití no cuenta con instalaciones para eliminación de desperdicios; se debe resolver este problema, porque eso puede ser una verdadera medida provisional. Se ha reportado ampliamente que un área de asentamiento que se organizó sobre los escombros de un colegio que se derrumbó, tiene 10,000 personas y un solo baño portátil.

De hecho, hasta ahora, en toda la isla solo disponen de 2,000 baños portátiles (incluyendo servicios sanitarios portátiles a disposición de los 10,000 efectivos estadounidenses). Pero la meta total establecida por Estados Unidos para tales unidades fue solo para esos 10,000 soldados.

Como punto de referencia, consideren que para el acto de toma de posesión de Obama el año pasado, el plan inicial contemplaba instalar 5,000 baños portátiles en la explanada central de Washington, DC. Inmediatamente se atacó la irresponsabilidad de contemplar una cantidad tan mínima y poner en riesgo la salud pública. A fin de cuentas, se colocaron 7,000 unidades. Durante una visita del Papa a Nueva York, se colocaron 8,000 unidades; y de manera rutinaria, la ciudad de Nueva York coloca 2,000 unidades a lo largo del desfile de San Patricio.

Cualquier persona razonable tendría que llegar a la conclusión de que esto NO es el resultado de la incompetencia, sino intencional.