LaRouche: Detengan el complot británico para asesinar a Obama | LaRouche Political Action Committee

LaRouche: Detengan el complot británico para asesinar a Obama



25 de marzo de 2010 (LPAC).— "En el ámbito de la ola de furia justificada contra de la ley nazi de salubridad de Obama patrocinada por los británicos, los mismos británicos están utilizando a sus piezas para poner como blanco de asesinato al Presidente Obama", declaró hoy el líder del Partido Demócrata y estadista Lyndon LaRouche. "Esta operación criminal de los británicos se debe identificar y detener".

"El indicio revelador de que se planea una operación violenta en contra del Presidente aparece en la diatriba que hace el 'ex miembro de la milicia de Alabama' Mike Vanderboegh, a quien se le señala como el individuo que hizo el llamado para que tiren piedras por las ventanas de las oficinas del Congreso", dijo LaRouche. En esa entrevista, aunque nominalmente evadía el asesinato, Vanderboegh se identifica como alguien que odia a Abraham Lincoln, a quien acusa de haber causado la muerte de cientos de miles de estadounidenses al emprender la Guerra Civil y de hacer un daño incalculable a la Constitución de Estados Unidos. "Esta claro que Vanderbough está exhortando realmente al asesinato de Obama", añadió LaRouche, y "su encanto por la hechura británica, la Confederación, es una muestra clara de que estamos frente a una operación británica".

LaRouche PAC está planeando hacer una cuidadosa investigación de Vanderbough, quien ha anunciado que tiene la intensión de encabezar un "marcha armada hacia el Potomac" el 19 de abril.

"Hay una amenaza muy real al Presidente", prosiguió LaRouche. "En efecto, el mismo se ha puesto la trampa, al meter por la fuerza esta ley de salud nazi, convirtiéndose en el funcionario público más indeseable en el país. Ahora se ha convertido en una desventaja para los británicos que lo controlan, y ellos van a usar el racismo y cualquier otra herramienta que tengan a su mando para ponerlo de blanco a él en persona. Ha sido patente desde el momento en que los británicos escogieron a Obama, que han jugado con la posibilidad de convertirlo en un mártir, como un medio de destrozar y destruir a Estados Unidos. Ahora esa opción está reapareciendo de nuevo".

"El problema es que el Presidente es tan loco, que es capaz de caminar hacia una trampa de los británicos. Es la trampa perfecta, desde el punto de vista de los británicos".

"Estemos claros. Este Presidente se merece su bigote por su ley de salubridad a la Hitler, y merece ser enjuiciado políticamente con urgencia, de manera que podamos avanzar como nación, para solucionar el desastre económico que nos ha traído la globalización británica, con FDR [Franklin Delano Roosevelt] y las medidas del Sistema Americano. Pero las operaciones extranjeras, como a la que están asociados Vanderbough y sus compinches, se deben destapar y detenerse".