Tu supervivencia depende de la aprobación de la enmienda Glass-Steagall de Cantwell-McCain | LaRouche Political Action Committee

Tu supervivencia depende de la aprobación de la enmienda Glass-Steagall de Cantwell-McCain



14 de mayo de 2010 (LPAC) — Lyndon LaRouche declaró hoy que la única esperanza para evitar un derrumbe a corto plazo de todo el sistema financiero global es que el Senado de Estados Unidos apruebe la enmienda Cantwell-McCain, para restablecer la Ley Glass Steagall, que en 1933 separó a la banca mercantil de las casas de corretaje y compañías de seguros. "Si la Casa Blanca y el liderato demócrata del Senado no logran sabotear la votación de la enmienda Cantwell-McCain la semana próxima, creo que será aprobada con significativo respaldo bipartidista", dijo LaRouche.

LaRouche reiteró su advertencia del 11 de mayo, de que el rescate financiero (super-TARP) de más de un billón de dólares para toda la Unión Monetaria Europea que está en bancarrota, que anunció el domingo por la noche la Junta de Gobernadores del Banco de la Reserva Federal (Fed), está condenado al fracaso. "Todo el propósito del modo en que se manejó la crisis de la deuda griega, era destruir a Estados Unidos", declaró LaRouche. "La crisis de la deuda griega se pudo haber manejado simplemente mediante una reestructuración soberana de su propia deuda. En vez de esto, montaron la deuda griega y luego la portuguesa, la española y la italiana, en Alemania, que no tiene capacidad de pagar. Entonces, ahora jalaron a Estados Unidos para eso, cortesía del Presidente Obama y de Tim Geithner, para subsidiar toda la masa de deuda impagable y en su mayor parte ilegítima. Esto destruirá a Estados Unidos, tal y como lo advertí. Si el Presidente Obama no fuese tal juguete de los británicos, nada de esto sería ni siquiera concebible".

LaRouche declaró que la única opción es que el Senado de Estados Unidos apruebe la enmienda Cantwell-McCain al proyecto de ley de Dodd, para restablecer la separación que ordenaba la Ley Glass Steagall de la banca mercantil y el embrollo especulativo. "De otra manera, bajo el plan anunciado el domingo por la noche por la Fed, Estados Unidos y Europa se encaminan hacia una hiperinflación al estilo de la Alemania Weimar de 1923 Weimar, ¡ahora mismo! A menos que detengamos esta locura mediante la restauración de la Glass Steagall, el planeta entero está condenado a hundirse rápido en una nueva era de tinieblas".

La Oficina del Exterior británica declaró la guerra

LaRouche informó que "fuentes dignas de confianza me han informado que tienen conocimiento de primera mano de que la Oficina del Exterior británica ha comunicado amenazas directas al Departamento de Estado de EU, advirtiendo, de hecho, que cualquier acción para restablecer la Glass Steagall será considerado como un acto de agresión en contra del gobierno británico, por el cual quieren decir la monarquía británica y los financieros de la City de Londres. Wall Street no es el centro del problema. Wall Street es un mero apéndice de los británicos. Ese es un cuento viejo. Se remonta a la época de la Compañía de Indias Orientales británica, y a las actividades de los traidores como Aaron Burr y August Belmont.

"La pregunta que debe hacerse, por lo tanto, es: ¿Cuántos miembros del Senado de EU y de la Cámara de Representantes de EU, hoy día, están preparados para besarle la rabadilla a la reina? A eso se reduce realmente. La Oficina del Exterior ha hecho una amenaza directa, de que la única acción cuerda de Estados Unidos en este momento el restablecimiento de la Glass Steagall como primer paso hacia el restablecimiento de un sistema de banca comercial viable, liberado de los billones de dólares en deuda especulativa ilegalse considera un acto de agresión en contra de Gran Bretaña".

LaRouche reiteró que "más del 80 por ciento" del pueblo estadounidense apoya el restablecimiento de la Glass-Steagall.

La enmienda Cantwell-McCain al proyecto de ley de Dodd, que ahora se debate en el pleno del Senado estadounidense, está programada a su consideración para principios de la semana próxima, quizás tan pronto como el martes. LaRouche hizo un llamado a todos los que lo apoyan para "volcar al país patas arriba para movilizar el respaldo a la aprobación de la enmienda Cantwell McCain".

"La senadora Cantwell y el senador McCain han mostrado lo que significa ser un patriota verdadero en un momento de grave crisis", concluyó LaRouche. "Yo sé algo de por qué ellos han asumido esta responsabilidad en este momento. Ellos merecen todo nuestro respaldo. La enmienda Glass-Steagall de Cantwell-McCain es la verdadera prueba de patriotismo en este momento. Ya sea que se den cuenta plena o no, confíen en mí: La supervivencia misma de Estados Unidos está en juego en esta votación. Si Estados Unidos sucumbe, en un derrumbe hiperinflacionario, por no plantarse en contra de los británicos, entonces todo el planeta está condenado. Eso no es exageración".