Obama ofrece su respaldo a los demócratas en la picota, pero no lo quieren aceptar | LaRouche Political Action Committee

Obama ofrece su respaldo a los demócratas en la picota, pero no lo quieren aceptar



22 de septiembre de 2010 — El Comité de Campañas Demócratas al Congreso (DCCC por siglas en inglés), empezó el "descarte" de los Demócratas a quien Obama está arrastrando a la derrota —descarte que negó vehementemente hace menos de dos semanas el presidente del DCCC, el congresista Chris Van Hollen. Ejemplos: el congresista por novena ocasión Earl Pomeroy, de Dakota del Sur, se topó con que el DCCC había cancelado completamente su paquete de avisos publicitarios de campaña de dos semanas, entre el 27 de septiembre y 10 de octubre; el DCCC recortó también en un 50% el apoyo a los congresistas de Arizona e Illinois; a los congresistas por Pensilvania, Paul Kanjorski y Chris Carney les recortaron su apoyo en una tercera parte. La burocracia del partido está descartando a estos congresistas, en un intento febril de tratar de salvar a los que consideran su "liderato", personas como Barney Frank y Nancy Pelosi, en quienes están concentrando el apoyo.

Aunque en realidad, de cualquier modo no es el apoyo de la DCCC lo que les ayudaría a ganar las elecciones; lo único que puede hacerlo es una campaña a favor de medidas tipo Glass-Steagall para intervenir a los bancos especuladores quebrados.

En el caso de Kanjorski, que le ayudó a Barney Frank a liquidar la Ley de Protección a los Bancos y Propietarios de Vivienda de Lyndon LaRouche,[1] en 2008, y casi pierde su curul entonces, se le ofreció un premio de consolación: ¡el respaldo político de Nerobama! Kanjorski le permitió al gran narcisita que enviara un correo electrónico masivo, haciéndole un llamado a "nuestro movimiento" para que se movilizara en su respaldo; pero Kanjorski hizo perdedizo después el respaldo durante días. Finalmente, cuestionado por reporteros locales, el vocero de la campaña de Kanjorski trato de restarle importancia y lo caracterizó como "uno de tantos". El vocero solo reconoció que "sabemos del respaldo [de Obama. Le damos la bienvenida a cualquier respaldo que recibamos de aquellos con los mismos valores y principios. No tenemos ningún plan para promoverlo. Lo aceptamos, y lo apreciamos pero [Karjorski] recibe respaldos de muchas personas".