Se extiende el cólera sobre los escasos recursos médicos haitianos; las protestas alimentan el caos | LaRouche Political Action Committee

Se extiende el cólera sobre los escasos recursos médicos haitianos; las protestas alimentan el caos



16 de noviembre de 2010 — El cólera está ahora presente en todos los departamentos (provincias) de Haití, y se extendie tan rápidamente que diversas fuentes médicas y de otro tipo presagian "cientos de miles" de personas contagiadas. Los médicos de Doctores sin Fronteras (Médecins Sans Frontiéres, MSF) reportan que no pueden darse abasto frente al flujo de pacientes que llegan a las clínicas por todo el país. Doctores y enfermeras que trabajan en diferentes partes del país informan que se están quedando sin suministros médicos.

En esta situación caótica, y la ausencia de la movilización que se requiere para hacerle frente, han estallado protestas violentas en la ciudad noroccidental de Haití, Cap Haitien, en donde los manifestantes locales atacaron a las fuerzas de pacificación de la ONU con botellas, rocas y llantas ardiendo, culpando a las fuerzas de pacificación nepaleses por el brote de cólera. En Hinche, el centro de Haití, los manifestantes le prendieron fuego a una estación de policía. Vicenzo Pugliese, vocero de la misión de estabilización de la ONU, MINUSTAH, advirtió que "estamos enfrentando las consecuencias de una epidemia de cólera, y a dos semanas de las elecciones, así que la población está asustada".

En la vecina República Dominicana, aunque el gobierno insiste en que el país está libre del cólera, ha habido dos casos no confirmados de cólera reportados en San José Ocoa y Laguna Salada en la región noroeste del país. El 12 de noviembre, el Dr. Senen Cava, dirigente del Colegio Médico Dominicano, advirtió que la aparición de la enfermedad en el país es "inminente".

Hasta hoy, han muerto cerca de 1,000 personas por el cólera en Haití, y hay 14,642 personas contagiadas; pero es de conocimiento general que la cifra es mucho más alta. En zonas rurales remotas es imposible saber cuantas personas están enfermas.

El 11 de noviembre, el Dr. Stefano Zannini, dirigente de la Misión Haití de MSF, dio un informe de primera mano sobre la situación sobre el terreno. Hoy, cinco días más tarde, es mucho peor. El informó que:

"En la barriada de Cité Soleil, localizada al norte de la ciudad [Port-au-Prince], registramos ayer 216 casos de cólera diferentes llegando al hospital, en tanto que el número total registrado hace solo cinco días había sido de 30. Los pacientes vienen de todas partes, de todas partes de la ciudad, de zonas ricas o de barriadas..."

"Pero estamos realmente muy preocupados por el espacio. Si continúa aumentando el número de casos al mismo ritmo, entonces vamos a tener que adoptar drásticas medidas para poder tratar a la gente. Vamos a tener que usar los espacios públicos y hasta las calles. Fácilmente puedo visualizar que esta situación se deteriore hasta el punto en donde veamos a los pacientes tendidos en las calles, esperando tratamiento. En este momento, simplemente no tenemos muchas opciones".

"Estamos buscando espacios alternativos, pero se tiene que tener presente como es la situación en Port-au-Prince... Solo para encontrar una zona vacía en esta ciudad es un gran desafío logístico, así que para que nosotros encontremos espacios para tratar a la gente se volverá complicado".

"En este momento tenemos más de 100 miembros de personal internacional y más de 400 en personal haitiano trabajando en los centros de tratamiento contra el cólera por todo el país, pero simplemente no es suficiente. Está llegando más personal médico, pero hay una carencia crónica de personal aquí en Haití y estamos a punto de ser rebasados. Nuestros equipos trabajan 24 horas al día y ya el cansancio se está volviendo un problema. Nuestros equipos ya están trabajando al máximo y están muy presionados por la carga de trabajo. No es fácil trabajar en un centro de tratamiento contra el cólera con el aroma, el ruido y la presión de tantos pacientes. Pero vamos a seguir dando tratamientos".

"En mi calidad de jefe de la misión de la MSF, estoy extremadamente orgulloso de la pasión y el compromiso que está mostrando mi equipo actualmente en Port-au-Prince y en Haití. Pero estamos en un momento crucial. No existe una memoria viviente del cólera en Haití y por lo tanto se conoce muy poco de la enfermedad. Esto significa que hay muchas ideas falsas y rumores circulando que han causado pánico en la población. Algunas personas no se acercan a los centros de tratamiento contra el cólera o tienen miedo de que los haya en sus vecindarios porque piensan que estos contribuyen con la extensión de la enfermedad. Hemos estado tratando de explicar que lo contrario es lo real: entre más cerca está un centro de la población, mejor".

"Pero otro problema es que cuando la gente termina su tratamiento y dejan los centros, vuelven a lo que es un zona potencialmente contagiada con cólera. Aquí, en Port-au-Prince, todavía viven en campamentos 1.4 millones de personas y dentro de los campamentos, son escasos la higiene, sanidad y agua potable. Estos 1,4 millones de personas dependen totalmente de los grupos de ayuda humanitarios para obtener agua potable. La infraestructura es débil y es muy difícil obtener ayuda médica y agua para todas estas personas".