El largo brazo del colonialismo británico en Bahrain | LaRouche Political Action Committee

El largo brazo del colonialismo británico en Bahrain



22 de febrero de 2011 — En los últimos 42 años, el aparato de seguridad del Emirato de Bahrain —escenario ahora de protestas masivas exigiendo la salida del gobierno actual, si no es que de toda la dinastía al-Khalifa— ha estado en manos de un solo hombre: el coronel de la policía Ian Henderson. Henderson se afiló los colmillos como oficial de la policía colonial en Kenia en los 1950, en donde tuvo un papel clave en la campaña brutal para aplastar el levantamiento Mau Mau. Se destacó por las torturas en sus interrogatorios a los Mau Mau capturados, y en un libro de 1958 se jactó de su papel en la captura del dirigente de los Mau Mau, Dedan Kimathi.

Por cortesía del régimen de Ian Smith en Rodesia, Henderson fue presentado a la familia reinante al-Khalifa de Bahrain, y se lo llevaron en los 1960 a los Emiratos para que dirigiera la policía de seguridad y los servicios de inteligencia. Equipó el aparato de seguridad con mercenarios extranjeros, muchos de ellos veteranos de las administraciones policiales coloniales británicas en África. Henderson fue nombrado Comandante del Imperio Británico por la reina Isabel II, por su trabajo en la preservación del imperio. Ostensiblemente, Henderson se retiró como jefe de seguridad de Bahrain en 1998, pero desde entonces, ha fungido como el principal consultor sobre seguridad de la familia reinante.

La situación en Bahrain no es la única. Prácticamente en cada uno de los emiratos del Golfo Pérsico, los ministerios de seguridad, finanzas e información están fuertemente equipados con británicos, todos veteranos del aparato colonial británico. Fuentes en Washington han advertido que los métodos de puño de hierro de Henderson, que se aplicaron la semana pasada en contra de los manifestantes en Manasa, la capital de Bahrain, antes de que el Emir ordenara que el ejército y la policía se retirara de las calles, pudiera haber inclinado la balanza, de tal modo que la rabia popular no se va a calmar hasta que se destrone a toda la familia real.

Bahrain es una base crucial para Estados Unidos en el Golfo Pérsico, sede de la Quinta Flota de EU, y muchas otras misiones abiertas y encubiertas de las fuerzas armadas y de inteligencia de EU. Hoy, el almirante Mike Mullen, jefe del Estado Mayor Conjunto, estuvo en Bahrain, para evaluar personalmente la situación y supuestamente, para presionar al Emir para que lleve a cabo las reformas prometidas antes de que la situación estalle de nuevo.