El genocidio de Obama: más muertes innecesarias en Haití después de lluvias torrenciales | LaRouche Political Action Committee

El genocidio de Obama: más muertes innecesarias en Haití después de lluvias torrenciales



9 de junio de 2011 — Al 6 de junio en Haití ahora le llaman "lunes negro", el día en que las lluvias torrenciales ocasionaron daños indescriptibles a prácticamente todas las provincias, matando a 23 personas. Port-au-Prince se vio gravemente afectado, y de acuerdo a las noticias quedó "paralizado", en donde las lluvias inundaron vecindarios y campos de refugiados. El nivel del agua en los campamentos llegaba en algunos casos a casi metro y medio, arrasando tiendas de campaña y casas, y causando avalanchas en varios de los distritos de la capital. Se puede ver a personas sentadas en los techos de las casas, esperando a que las rescaten.

Las mismas lluvias causaron inundaciones extensas en República Dominicana y Jamaica, y la temporada de lluvias ¡apenas está comenzando! El gobierno dominicano tuvo que evacuar a casi 12,000 personas de regiones amenazadas con inundaciones. El Centro Nacional sobre Huracanes en Miami advierte sobre "inundaciones súbitas y deslaves en partes de Haití, República Dominicana, Jamaica y Cuba" en los próximos días.

Gracias a la política imperialista de NerObama, 17 meses después del terremoto del 2010, Haití se encuentra tan equipado para enfrentar desastres como lo estaba antes del terremoto. Mientras tanto, crecen los casos de cólera. La Organización Pan Americana de la Salud (PAHO), dice que la situación se "deteriora" y que las ONG médicas y las agencias de ayuda están esforzando al máximo de sus capacidades, tratando de atender el número de enfermos que llegan a los centros de tratamiento contra el cólera (CTC), sin siquiera intentar rastrear el número de casos de personas tratadas.

Existe una alerta de salud general en toda la región, en donde los gobiernos temen que la bacteria E. Coli que anda desatada en Europa, va a aparecer en las naciones del Caribe y Centro América. Nicaragua ha declarado una alerta sanitaria y ha ordenado extremar la vigilancia en los puertos y aeropuertos e inspeccionar los productos importados de Europa. Se espera que otros países hagan lo mismo.

En México, en respuesta a un caso confirmado de cólera en Sinaloa y otro en Colima, varios gobiernos estatales han empezado a analizar muestras del agua buscando señales de cólera y han declarado también una alerta sanitaria, para protegerse contra contagios. Dado el constante movimiento de personas que cruzan las líneas estatales, los gobiernos temen que, si apareciera el cólera, se extendería como reguero de pólvora por todo el país. En el estado de Morelos, 500 personas con síntomas "parecidos al cólera" han solicitado tratamiento, pero todavía no hay ningún caso confirmado en el estado.