Cunde el pánico: son los bancos los que demandas ser salvados | LaRouche Political Action Committee

Cunde el pánico: son los bancos los que demandas ser salvados



13 de septiembre de 2011 — Este lunes, los mercados de valores se estrellaron de nuevo en Europa, encabezando la caída los bancos Commerzbank que en cierto momento se desplomó 19% y el Deutsche Bank en 10%. Después se espera que Moody's le baje la calificación a los tres bancos franceses más grandes, BNP Paribas, Societe Generale y Credit Agricole, que están fuertemente involucrado en Grecia. También han resurgido los rumores sobre una baja de las calificaciones de la misma Francia. Mientras tanto, el euro se sigue desplomando, y su relación con el yen cayó momentáneamente al nivel de hace diez años. En Asia cayeron los mercados de valores, en donde el Nikkei japonés alcanzó su nivel más bajo desde el 2009.

Mientras todo se desmorona y el sistema del euro se desintegra, ha llegado el momento de la Glass-Steagall y el Neue DM (nuevo marco alemán), como lo pidió Helga Zepp-LaRouche en su declaración para la conferencia electoral del BüeSo en Berlín el pasado sábado 10.

Desde el viernes, están en las noticias las pláticas del gobierno alemán sobre un "Plan B". Spiegel escribe hoy que "el ministerio de finanzas alemán... calcula los escenarios concretos para una posible insolvencia de Grecia, y una salida de Grecia de la zona del Euro". El ministro de Economía Philip Rosler (FDP), en una declaración al diario Die Welt, por primera vez pone sobre la mesa de discusiones la posibilidad de una insolvencia griega: "Para estabilizar el euro, ya no se puede permitir más una prohibición del pensamiento de corto plazo". Esto también "significaría en el peor de los casos una insolvencia ordenada de Grecia, si existen los instrumentos necesarios para esto". Hoy, el liderato del partido Unión Social Cristiana (CSU) decidirá sobre un documento para su próxima celebración del partido, en donde se incluye la frase: "Los países del euro, que no se ajusten a los reglamentos conjuntos de la disciplina presupuestal y se metan ellos y la unión europea en dificultades, tienen que estar conscientes de que bien pudieran tener que dejar la unión monetaria".

También pudiera no decidirse "a tiempo" la expansión del Fondo Europeo de Estabilización Financiera (no solo en Alemania), sino también en otros países europeos. Pero de hecho, ¿quien necesita este instrumento en lo absoluto, si Grecia se puede salir, otros también pueden?

Hay mucha discusión y nerviosismo sobre el efecto dominó, si Grecia se sale o la sacan. Analistas del Commerzbank, muy cercanos al gobierno, prevén que Berlín pondrá fin a los "paquetes de rescate a Grecia", según el diario (Handelsblatt) y advierten sobre contagios refiriéndose a su diseminación a Portugal. Sin embargo, lo real es el miedo de un desplome bancario, como lo admitiera hace días la edición alemana del diario Financial Times, cuando su principal comentarista dijo abiertamente que es más barato rescatar solo a los bancos alemanes que tratar de salvar el sistema del euro, y que por lo tanto, deberíamos irnos por esa salida. ¿Es este el famoso 'Plan B', es decir, una movida defensiva para evitar "lo peor"?

Hay mucha especulación a nivel internacional sobre si el gobierno de Alemania pudiera ahora solo avocarse a rescatar a los bancos alemanes dejando que Grecia incumpla. El diario Australian Business Spectator destaca el punto: "Grecia está casi al borde de la bancarrota del Estado, Alemania está, según rumores, preparando otras operaciones de rescate de sus bancos". "Si Alemania acepta una insolvencia de Grecia, solo para fortalecer sus propios bancos, la gran pregunta es, sobre si la zona del euro podrá sobrevivir". Si Alemania ya no participa y si cae Grecia, "otros países van a caer, como dominó".

El sistema se está derritiendo, eso está claro y el único "Plan B" que vale la pena es la Glass-Steagall ahora.