Llegó la era de los incumplimientos soberanos

Llegó la era de los incumplimientos soberanos

30 de noviembre del 2009 (LPAC).— "Estos son días en los que el sistema mundial del Fondo Monetario Internacional se está deslizando hacia un patrón de reacción en cadena de incumplimientos fiscales soberanos", afirmó el lunes Lyndon LaRouche. El discurso de la Reina del 27 de noviembre en la cumbre de la Mancomunidad Británica, que coincide con el anuncio del incumplimiento de Dubai, es la sombrilla bajo el cual se hace pública la ola de incumplimientos soberanos.

El sistema dejó de existir.

Nada puede entenderse sin tomar en cuenta el discurso de la Reina, agregó LaRouche, probablemente el acontecimiento más significativo del período reciente. Su declaración de que de hecho la Mancomunidad Británica, la extensión física del reino global monetarista del Imperio Británico debe expandir su rol internacional, anuncia la intención del imperio en favor del genocidio mundial y el fin de los Estados nacionales, que ahora habrán de ser liquidados en una ola de incumplimientos soberanos.

"El reto queda planteado asi de inmediato", dijo LaRouche, "en vísperas de mi videoconferencia del 3 de diciembre, en cuanto a si las naciones actuarán para sobrevivir. No hay de otra, sino el proceder con lo que yo tengo que decir el jueves; puede no les guste, pero no tienen de otra".

La única manera de enfrentar esto es con una reorganización por bancarrota:

"Si los Estados Unidos declararían su intención de unirse a China y Rusia, en mantener y basarse en torno a sus acuerdos de mediados de octubre, y establecer un sistema de crédito tipo Bretton Woods, en lugar del actual sistema monetarista mundial", continuó, "el mundo podría hacerla. Pero los Estados Unidos tendrían que aceptar un cambio fundamental y decirle a China y Rusia que nosotros, como un grupo líder entre las naciones, deberán someter al sistema monetario a una reorganización por bancarrota, y establecer un nuevo sistema crediticio de tipos de cambio fijos que, si bien empezando con unas pocas naciones poderosas, los Estados Unidos, China, Rusia e India, podría expandirse para formar las bases de un nuevo sistema de crédito internacional".

"Al actuar de este modo", dijo LaRouche, "los Estados Unidos y otras naciones pueden saltar del Titanic al salvavidas que yo he ideado. El salvavidas no los llevará al paraíso, pero les proveerá los medios para sobrevivir, en vez de la ruta al infierno imperial.

"La cancelación inmediata de la conferencia neomaltusiana de Copenhague, como rechazo a las mentiras en pro del genocidio de la atrocidad del Fondo Mundial para la Vida Silvestre (WWF, en inglés) del príncipe Felipe, serían el paso inicial hacia la cordura global".

Spanish.LaRouchePAC.com  llámenos gratuitamente: 800-959-7266.  Paid for by LaRouche Political Action Committee, LaRouchePAC.com and not authorized by any candidate or candidate's committee