La negligencia criminal de Obama exige su remoción: Declaración nacional de los candidatos demócratas larouchistas

La negligencia criminal de Obama exige su remoción: Declaración nacional de los candidatos demócratas larouchistas

1 de abril de 2011

La abundante evidencia recabada por LaRouche PAC indica que la política de Barack Obama en contra de la ciencia y de la NASA no es más que una negligencia criminal que potencialmente podría dar como resultado la extinción de toda la especie humana, lo que justifica sacarlo de su cargo con la autoridad que confiere la 25ava Enmienda de la Constitución de Estados Unidos.

La eliminación de sistemas fundamentales de seguimiento, además de destrozar nuestras capacidades logísticas para responder ante situaciones de emergencia, garantiza que morirán ciudadanos estadounidenses; Obama no está firmando un presupuesto, está firmando actas de defunción.

No se trata de un problema presupuestal. Esto es negligencia frente a las crisis que sabemos van a presentarse. La civilización humana entra ahora en la región norte del disco galáctico de nuestra Vía Láctea. Es en esta zona en donde se han producido en nuestro planeta las extinciones más significativas. En cada uno de estos casos, se produjo la extinción de familias enteras de organismos, y quizá lo generó la intensificación de las actividades sísmicas, volcánicas y otras actividades tectónicas. Los seres humanos nunca hemos transitado por esta región de nuestra galaxia, pero somos la única especie que haya existido que es capaz de entender y superar las causas y amenaza de extinción.

¿Sigue Estados Unidos?

La especie humana está destinada a extenderse mucho más allá de los confines de nuestro planeta. Nuestros "órganos sensoriales" son algo más que solo nuestros ojos, oídos etc. Tenemos un sistema que nos permite percibir procesos que de otra manera serían invisibles, y entender las amenazas que de otra forma serían incomprensibles. En vez de expandir este sensorio ampliado, las políticas de Obama siguen consistiendo en el ataque a nuestras ya limitadas capacidades actuales (como es el sistema de satélites GOES) y en la eliminación de programas decisivos planeados para el futuro inmediato. El caso del sistema satelital DESDynI, que Obama acaba de eliminar, es emblemático. Este satélite estaba diseñado para aportar algunas de las mediciones más avanzadas de los movimientos de tierra y las tensiones tectónicas, detectando movimientos en la escala de los milímetros, que podrían ser decisivos para identificar y estudiar las zonas propensas a terremotos.

Esta política no tiene el propósito de ahorrar dinero. Tiene el propósito de matar gente. Es una política explícitamente antihumana, con el objetivo de reducir a los humanos a nada más que otra especie animal confinada a la faz del planeta, sometido a los embates de fuerzas desconocidas, y finalmente condenado a la extinción, como cualquier otro animal. La inacción repugnante de Obama ante la crisis del 2010 en Haití, pone de manifiesto su incapacidad de tener una reacción moral ante el sufrimiento de nuestros semejantes seres humanos, típico del complejo de Nerón. Sus actitudes pasadas y presentes muestran su apoyo efectivo a las intenciones declaradas de la monarquía británica: inducir una reducción genocida de la población mundial en un orden de magnitud de miles de millones de habitantes; como ha promovido públicamente en el pasado dichas reducciones poblaciones, John Holdren, a quien Obama escogió personalmente como su asesor "científico". Para llevar esta negligencia criminal un paso más adelante, Obama contempla recortar drásticamente el presupuesto del Cuerpo de Ingenieros del Ejército de EU en $900 millones de dólares, y hacer recortes dañinos a los programas relacionados de respuesta ante emergencias, lo cual reducirá drásticamente la capacidad de Estados Unidos para responder ante cualquier desastre natural significativo. La intención de todo esto, es reducir la especie humana al estado de meros animales, destinados a ser eliminado selectivamente periódicamente mediante acontecimientos mortales más allá de su comprensión.

Sin embargo, la realidad es que, a diferencia de los animales y contrario a la opinión del Holdren de Obama, la mente humana es capaz de entender estos procesos y potencialmente poder controlarlos:

Haití: Después del terremoto de magnitud 7.0 que golpeó a Haití el 12 de enero del 2010, los científicos que revisaron los datos confirmaron que por hasta 30 días antes del acontecimiento, el satélite francés DEMETER había estado detectando incrementos anómalos en las ondas electromagnéticas de ultra baja frecuencia encima del futuro epicentro, llegando a ser en el momento más alto 360% más altas que los niveles normales de los datos normales. Se estima que el número de víctimas anda en el rango de la 250,000 personas.

Indonesia: Hallazgos posteriores mostraron que 5 días antes del terremoto de 9.3 grados (y el tsunami relacionado a éste) que azotó el 26 de diciembre de 2004, la información proveniente de los satélites del Sistema de Posicionamiento Global (GPS) arrojaban evidencia de una disminución anómala en el contenido de electrones, lo cual significaba alguna forma de actividad precursora en torno al futuro epicentro. Se estima que murieron alrededor de 230,000 personas.

Japón: Informes de expertos que han hecho un análisis retrospectivo preliminar sobre la información relacionada con el reciente terremoto japonés, muestra que, cuando menos desde el 8 de marzo, tres días antes del terremoto, se pudo detectar una actividad electromagnética anómala sobre el futuro epicentro.

Y deberíamos de saber aún más. Estamos retrasados con respecto a lograr el imperativo extraterrestre de la humanidad, el único modo en que pudiéramos estar en posición de entender la amenaza que enfrentamos actualmente. Los procesos que nos amenazan aquí en la Tierra tienen un origen en la escala de nuestra galaxia. ¿Cómo podemos esperar superarlos mientras estemos confinados en la superficie de este solo planeta?

Frente a ese potencial tal, que coincide con el potencial de un desastre terrible, estas inversiones de largo aliento se convierten de modo más patente en una cuestión de evolución humana o extinción. De todo esto debe quedar claro que Obama tiene que ser depuesto inmediatamente.

Spanish.LaRouchePAC.com  llámenos gratuitamente: 800-959-7266.  Paid for by LaRouche Political Action Committee, LaRouchePAC.com and not authorized by any candidate or candidate's committee