Las JSOC: las legiones SS de Obama; los Bushes florecen con Obama | LaRouche Political Action Committee

Las JSOC: las legiones SS de Obama; los Bushes florecen con Obama



26 de octubre de 2011 — Nerón tuvo su Guardia Pretoriana, Adolfo Hitler tuvo su SS y ahora Barack Obama tiene su propia JSOC, las siglas en inglés del Comando Conjunto de Operaciones Especiales. Todo dictador necesita su propia fuerza armada personal que responda solo ante él y gracias a Dick Cheney y Donald Rumsfeld, Obama tiene su propia forma de JSOC. Si bien el JSOC tiene un historial que arranca desde la misión fracasada de rescate de rehenes de 1980, no se había convertido en la maquinaria asesina que es hoy, hasta que Rumsfeld le metió sus garras en 2002. Rumsfeld, inconforme con la velocidad a la que estaban operando el ejército regular y el Comando de Operaciones Especiales de EU en Afganistán, hizo que el JSOC se reportara directamente con el, y le dio autoridad para que operara en ciertos países que no fueran Afganistán e Irak, los únicos dos países contra los cuales oficialmente EU estaba en guerra. Rumsfeld emitió una orden secreta en el 2004, conocida como AQN Exord (Al Qaeda Network Execute Order) y como se reportó originalmente en el New York Times en 2008, “La orden secreta le dio a las fuerzas armadas nueva autoridad para atacar a las redes terroristas de Qaeda en cualquier parte del mundo, y un mandato más expedito para llevar a cabo operaciones en países con los que Estados Unidos no estaba en guerra” informó el NYT en ese entonces.

El coronel Lawrence Wilkerson, quien era el oficial mayor de Colin Powell cuando Powell era el secretario de Estado de EU, le dijo al periodista Jeremy Scahill a fines del 2009, que no solo Rumsfeld sino también Cheney, controlaban directamente al JSOC. “Yo creo que Cheney y Rumsfeld fueron directamente al JSOC. Yo creo que a veces iban juntos al JSOC, quizá muy frecuentemente, sin que el comandante del SOCOM [Operaciones Especiales] de ese entonces siquiera lo supiera. La receptividad del JSOC era muy buena” dijo Wilkerson. “Yo creo que en realidad Cheney le daba órdenes a McChrystal [general Stanley McChrystal, quien era entonces el comandante del JSOC] y que McChrystal le pedía instrucciones”. Dijo que la relación entre el JSOC y Cheney y Rumsfeld “se acrecentó inicialmente porque Rumsfeld no encontró receptividad. Rumsfeld no obtuvo el tipo de actitud de ‘yo lo hago’ del comandante de la SOCOM y como Rumsfeld estaba acostumbrado a hacerlo, lo corto y se fue directo a la boca del caballo. En ese punto se tenía a un JSOC operando como una extensión del [gobierno], haciendo cosas que la rama ejecutiva -léase Cheney y Rumsfeld- querían que se hicieran. Esto sería más o menos una carta blanca. Necesitas hacerlo, hazlo. Para mí, por ser un soldado convencional, era muy alarmante”.

Scahill informa en un artículo del 2 de mayo del 2011 que sus fuentes le dijeron que Obama ha dado pasos para integrar aún más ampliamente al JSOC a la estrategia militar de EU a nivel global. “La operación bin Laden, que se hizo en concierto con la CIA, pareciera evidenciar esto”, escribe Scahill. “La primacía del JSOC en la política exterior del gobierno de Obama —desde Yemen y Somalia hasta Afganistán y Pakistán—indica que él multiplicó las medidas de la era de Bush de designar blancos para el asesinato como elemento básico de la política exterior de EU”.

El que Obama haya instalado al general David Petraeus como director de la CIA y al ex director de la CIA Leon Panetta como Secretario de Defensa no hace más que confirmar su política de “Asesinatos, Inc.”. Durante su audiencia de confirmación en junio pasado, Panetta indicó que, bajo su reinado, los activos de las fuerzas armadas se iban a poner, ocasionalmente, bajo el comando de la CIA. Le dijo a la comisión que es “apropiado para el director de dicho departamento o agencia dirigir las operaciones de los elementos que aporten dicho apoyo militar, mientras se trabaja con el Secretario de la Defensa”. Una “ventaja significativa de hacer esto” continuo, “es que permite que se apliquen cuando se necesitan las robustas capacidades operativas de las Fuerzas Armadas de EU”. También potencialmente se podría asignar personal militar uniformado en operaciones que se pueden negar, cuando están bajo la dirección a la CIA, supuestamente un problema que Panetta admitió que existía, durante su audiencia.