Los neo conservadores rechinan los dientes ante el progreso en Corea del Norte | LaRouche Political Action Committee

Los neo conservadores rechinan los dientes ante el progreso en Corea del Norte



3 de enero de 2012 — La pandilla neoconservadora que encabeza actualmente la campaña británica para iniciar guerras contra Siria e Irán, que tienen como objetivo final a Rusia y China, también están enfurecidos ante el impulso hacia la paz en la península coreana que promueven Rusia y China, con apoyo de Corea del Sur y del Departamento de Estado de Hillary Clinton. Balbina Hwang, de la Fundación Heritage, despotricó en una transmisión reciente del canal de televisión pública de Estados Unidos, PBS News Hour, que el nuevo líder de Corea del Norte, Kim Jong-un, es un gran peligro para el mundo y de que hasta el pudiera haber sido responsable del hundimiento del Cheonan (el barco de guerra surcoreano cuyo hundimiento se le achacó, sin pruebas, a Corea del Norte) y el bombardeo de una isla de Corea del Sur, ambos ocurridos en 2010.

Michael Green, quien ocupó un cargo en el Consejo de Seguridad Nacional con G. W. Bush, escribió el 26 de diciembre un artículo en la página editorial del Japan Times donde dice que el hundimiento del Cheonan y el bombardeo de la isla "pudieron haber sido montados para darle al joven Kim la experiencia de mando y credenciales militares".

Donald Gregg, ex funcionario de la CIA, embajador ante Corea del Sur y director de Sociedad Corea, dijo en News Hour que estos alegatos eran "absolutamente absurdos" y expresó su optimismo de que el reciente nombramiento de Wendy Sherman como subsecretaria de Estado, que conoce bien a Corea, y su contraparte en China, Fu Ying, también un experto coreano, se combina bien para una cooperación regional que traiga paz y desarrollo para la región.

La perspectiva neoconservadora de Green en el artículo de Japan Times es descarada. Promueve jubiloso el desplome del régimen de Corea del Norte, lo que, dice "liberaría a 23 millones de oprimidos norcoreanos". Green dice que los generales en Corea del Norte "se verán tentados a darle forma e interpretar la intención del falto de experiencia Kim de la misma manera que los generales interpretaban las palabras del emperador Hirohito en los años previos a Pearl Harbor". Con esta fantasía en mente de una guerra mundial instigada por Corea del Norte, Green advierte que el peligro de no prepararse para un cambio de régimen en Corea del Norte "es mayor que cualquier riesgo que pudiera representar la intensificación de los preparativos para nuestra ofensiva diplomática hacia el Norte".

Recuerda que Obama tiene un equipo secreto trabajando la crisis Siria que está directamente vinculado a estos halcones bélicos neoconservadores y sus patrocinadores en Londres, y probablemente también escucha lo que tienen que decir sobre Corea, en vez de escuchar a su propio Departamento de Estado.