EU es "una barquilla en la estela de un acorazado británico" luego del veto a la resolución contra Siria | LaRouche Political Action Committee

EU es "una barquilla en la estela de un acorazado británico" luego del veto a la resolución contra Siria



8 de febrero de 2012 — Exactamente como lo ha advertido Lyndon LaRouche desde el asesinato del Presidente libio, Muammar Gaddafi, los blancos del empuje británico hacia una guerra termonuclear son China y Rusia. Las declaraciones de funcionarios de Estados Unidos, el Reino Unido y de la Unión Europea, después de que Rusia y China vetaron la resolución del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas para derrocar al Presidente Assad de Siria, son completamente rabiosas en contra de esos dos países. Al mismo tiempo, Estados Unidos actúa como si fuese "una barquilla británica en la estela de un acorazado británico", al condenar a Rusia y a China, y más aún, al hacer un llamado por la formación de una coalición al estilo como la que se hizo para Kosovo, para derrocar a Assad, al margen de cualquier resolución de la ONU. El peligro de guerra en realidad se ha elevado.

Del imperio británico: El canciller británico, William Hague, dijo que el doble veto "empuja a partes de Siria... más cerca de algo que comienza a parecer como una guerra civil". Luego sentenció que toda la sangre que se derrame de ahí en delante quedará "en sus manos", es decir, de Rusia y China. "Este es un régimen condenado, es un régimen asesino. No hay forma en que vuelva a tener alguna credibilidad", añadió. Luego, un vocero del primer ministro David Cameron dijo que "Rusia y China están protegiendo un régimen que asesina a miles de su pueblo. Vemos su posición tan incomprensible como inexcusable".

Washington va a la cola de esa demencia. El títere británico Obama dijo en una entrevista con NBC-TV que "hemos sido implacables al enviar el mensaje de que es hora de que Assad se vaya... Esto no va a ser una cuestión de si se va o no, va a ser una cuestión de cuando". Luego el lunes 6 de febrero, el Departamento de Estado anunció que retiraba sus funcionarios diplomáticos de Siria y que suspendía las operaciones de la embajada de Estados Unidos en Damasco, supuestamente debido a la "falta de seguridad", luego de los bombazos que hubo, los cuales, curiosamente, fueron hechos por la ¡oposición siria!

Susan Rice, la representante de EU ante la ONU, estaba realmente espantada, y repitiendo las mismas palabras de sus colegas británicos. Dijo que estaba "indignada" por el doble veto de China y Rusia, y que "toda la sangre que cause de aquí en adelante estará en sus manos". Luego, para no quedarse atrás, lanzó una amenaza al estilo de la mafia, donde reveló las verdaderas intenciones de los británicos en una declaración que hizo a la cadena CBS: Rusia y China "van a llegar a lamentar" su posición, y corren ahora el riesgo de sufrir el mismo tipo de aislamiento que Siria.

La Secretaria de Esatado Hillary Clinton, exhibió precisamente el tipo de derrumbe político y moral que Lyndon LaRouche ha identificado en el Partido Demócrata, luego de que se han rehusado a expulsar a Obama. Hillary Clinton calificó el veto de China y Rusia como una "farsa", que abre el paso a una "guerra civil brutal" y que "frente a un Consejo de Seguridad neutralizado, tenemos que redoblar nuestros esfuerzos al margen de las Naciones Unidas" y "trabajar para procurar sanciones regionales y nacionales en contra de Siria y fortalecer las que ya tenemos".