El desempleo masivo en Europa es mayor hoy que el del desplome de principios del 2009 | LaRouche Political Action Committee

El desempleo masivo en Europa es mayor hoy que el del desplome de principios del 2009



5 de marzo de 2012 — En enero de 2009, cuando se extendía el desplome financiero global después de la quiebra de Lehman Brothers, el desempleo en las 17 naciones de la llamada zona del euro alcanzó oficialmente la cifra del 10.2%. Hoy la cifra es aún más elevada, alcanzando —oficialmente— el 10.7% en enero, según Eurostat, la oficina de estadísticas de la Unión Europea. Esta cifra es con mucho la tasa más elevada de desempleo en la funesta historia del euro.

La tasa de desempleo oficial en Europa dio un brinco de 0.3% de diciembre pasado a la fecha, informa Eurostat. Lo curioso es que, a pesar de que toda la economía europea se está contrayendo a una tasa acelerada bajo una austeridad suicida, los economistas que citan en los medios califican de "completamente inesperada" la cifra de desempleo. Al mismo tiempo la tasa de inflación en toda Europa se elevó a un 2.7% según Eurostat.

Hay que tomar ambas cifras con extrema cautela; las tasas reales son mucho mayores. Los cálculos sobre las tasas oficiales de desempleo por parte de los gobiernos se estandarizaron por toda la OCDE desde 1999, así que las cifras omiten a los trabajadores que ya no buscan trabajo activamente, salieron de las estadísticas de la fuerza de trabajo, o que se han visto forzados a trabajar medio tiempo, tal y como sucede en las estadísticas de Estados Unidos. En cuanto a la tasa de inflación, lo único que muestra el informe de Eurostat es que se está elevando.

El desempleo oficial en Grecia en enero fue 19.9% y en España 23.1%, en donde están a punto de recibir el "tratamiento Grecia" por parte de la burocracia de la Unión Europea y la Comunidad Europea. Pero también fue de un 14.4% en Irlanda y 9.4% en Francia. La tasa de desempleo entre los trabajadores jóvenes está oficialmente cercana al 50% en todos los países "periféricos" y en 40% en Francia y Gran Bretaña.

Por encima de esta contracción de la base económica real, el Banco Central Europeo (BCE) y los bancos centrales nacionales de este sistema imprimieron recientemente más de un billón de dinero fresco, presionando hacia la hiperinflación.