El Primer Ministro británico Cameron en provocaciones bélicas al "al estilo Blair" | LaRouche Political Action Committee

El Primer Ministro británico Cameron en provocaciones bélicas al "al estilo Blair"



7 de marzo de 2012 — A la vez que los 5 miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU, más Alemania ("P5+1") aceptaban formalmente la propuesta iraní de reiniciar negociaciones sobre el programa nuclear, la mano imperialista de guerra lanzó una abrupta maniobra provocadora, como sucede en tales circunstancias.

En el mismo momento en que el Ministro de Relaciones Exteriores británico Hague calificaba las negociaciones como la última oportunidad para Irán, el Primer Ministro Cameron se presentó ante la Cámara de los Comunes hoy para lanzar una descarada provocación bélica que recordó al instante el papel de Tony Blair para hacer que la guerra contra Irak se volviera inevitable.

Aparentando estar sin aliento después de que el asesor imperial de seguridad nacional, sir Kim Darroch, les acababa de informar, a él y a todo su gabinete, "sobre la inminencia de la amenaza que representaba Irán para el Reino Unido", Cameron le advirtió al parlamento que Irán busca construir "un arma nuclear intercontinental que amenaza a Occidente". Las invocaciones de Blair en el 2002 de que los misiles balísticos intercontinentales (IRBM) nucleares de Irak iban a "alcanzar ciudades europeas en menos de 45 minutos" se escucharon como eco por todo Westminster.

Irán "es un peligro más amplio, no solo porque hay señales de que los iraníes quieren tener cierto tipo de capacidad de misiles intercontinentales" aulló Camerón. "Tenemos que estar claros de que esta es una amenaza potencialmente mucho más amplia que solo para Israel y la región". Los exabruptos de Cameron se reportaron primero en el Guardian de Londres y después de manera más general durante el día.

Esta provocación bélica británica va dirigida tanto en contra de Rusia como de Obama, porque "el escudo antimisilístico europeo" que Obama está promoviendo en contra de la Rusia de Putin se justifica como una defensa en contra de las "armas nucleares intercontinentales" de Irán.