Estado Mayor Conjunto advierte que una intervención en Siria es una guerra delegada en una confrontación con Rusia | LaRouche Political Action Committee


Corresponsal del NYT en el Pentágono: Estado Mayor Conjunto advierte que una intervención en Siria es una guerra delegada en una confrontación con Rusia

14 de marzo de 2012 — El Estado Mayor Conjunto de Estados Unidos y su Jefe el general Martin Dempsey, siguen haciendo todo lo posible y hasta lo imposible, como deberíamos estar haciéndolo cada uno de nosotros, para evitar el holocausto termonuclear que el títere británico Barack Obama quiere acarrear sobre nosotros si no se le impide.

En una respuesta inmediata a la orden lunática que les dio Obama de preparar opciones militares para intervenir en Siria, "altos oficiales del Pentágono" le precisaron exactamente al diario neoyorquino New York Times por qué no puede haber y ¡no deber haber tal intervención!

Pero el aspecto nuevo y más crítico es que aquí por primera vez, le dicen a la población estadounidense algo que ellos han sabido y sobre lo que tomaron medidas, pero que no habían declarado públicamente, desde la primera vez que escucharon las advertencias de Lyndon LaRouche sobre el empeño del imperio británico por desatar una guerra termonuclear inmediata, en el momento en que Obama, Londres y Paris juntos asesinaron a Muammar Gadafi en octubre de 2011. Es concreto: que lo que está en juego ahora, no es Siria o Irán o cualquiera de estas cosas, sino más bien una guerra termonuclear total contra Rusia ( y China).

Como sincronizado para que saliera al público al mismo tiempo que el representante de Carolina del Norte, Walter Jones, introdujo su propuesta de resolución donde se advierte a la Casa Blanca sobre el potencial de enjuiciamiento político, la corresponsal del New York Times en el Pentágono, Elizabeth Bumiller escribió un artículo fechado el 11 de marzo, donde señala que "altos oficiales del Pentágono" le dijeron que cualquier intervención en Siria, tiene "el potencial de iniciar una guerra de terceros con Irán o Rusia, dos aliados decisivos de Siria". E incluso de forma más inquietante, Michele Flournoy, ex alto oficial del Pentágono, dijo en Washington la semana pasada que "si nos metemos con solo los instrumentos militares, ante la ausencia de una estrategia más amplia de Estados Unidos, podríamos muy rápidamente acelerar reacciones de otros, es decir Rusia e Irán, para respaldar al régimen Y PONER A ESTADOS UNIDOS EN EL CAMINO DE UNA CONFRONTACIÓN MAYOR".

En cuanto a Siria en sí, un alto oficial de la Defensa de EU que pidió no ser identificado le dijo a Bumiller que hasta la creación de "zonas de refugio" o zonas protegidas para civiles dentro de Siria, sería una operación tan compleja que los planificadores militares estaban "considerando un serio contingente de tropas de infantería de Estados Unidos" para ayudar a crearlos y mantenerlas, en caso de que Estados Unidos optara por este curso de acción.

Al referirse a las operaciones militares en Libia que llevaron al asesinato del presidente Libio Muammar Gadafi y a la desintegración total de la ley y el orden y los mecanismos de gobierno, un alto oficial militar le dijo a Bumiller: "YA NOS ATRAPARON ANTES EN ESTOS ARREGLOS INCIERTOS, Y NO VAMOS A CAER DE NUEVO". El oficial destacó los cientos de misiles crucero que se dispararon desde los barcos y submarinos estadounidenses para acabar con las defensas aéreas de Libia, de forma tal que los aviones de combate europeos pudieran operar libremente en el aire. Incluso entonces, Estados Unidos siguió suministrando municiones y aviones de reabastecimiento y volando misiones de combate.

La referencia anterior al "asesinato del presidente libio Muammar Gadafi" muestra aún más que el Estado Mayor Conjunto ha absorbido el pronóstico de LaRouche en donde destaca este hecho como el punto de inflexión clave hacia la guerra nuclear.

Otros oficiales de la Defensa le dijeron al Times que les preocupaban cuatro desafíos difíciles que se enfrentarían con una intervención en Siria:

* Los riesgos de atacar las defensas aéreas sofisticadas y abundantes de Siria, hechas en Rusia, que se localizan cerca de grandes centros poblados.

* Armar a una oposición profundamente dividida en Siria

* La posibilidad de iniciar una guerra de terceros con Irán o Rusia, dos aliados cruciales de Siria.

* La falta, al menos hasta ahora, de una coalición internacional dispuesta a emprender acciones en contra del régimen del presidente Bashar al-Assad.