Sarcozynando el fascismo | LaRouche Political Action Committee

Sarcozynando el fascismo



Sarcozynando el fascismo

10 de mayo (EIRNS).— Lyndon LaRouche dijo: "Ha quedado claro hoy, que la victoria de Sarkozy en Francia se ha usado como señal para unificar abiertamente a los facistas dentro del Partido Demócrata de E.U. y en otros lugares, en los Estados Unidos y a nivel internacional, para salir abiertamente en apoyo de una avalancha de pretendientes a Hitler", en todo el mundo trasatlántico al occidente de las fronteras de Rusia y Bielorusia.

Al destacar el patrón de acontecimientos internacionales, LaRouche dijo esta tarde que desde que se anunció la victoria electoral del candidato presidencial francés, antigaullista y a favor del gobierno de Bush, "el patrón de acontecimientos globalmente, en las últimas 24 a 48 horas, es patente. El patrón destaca claramente el hecho de que los entusiastas en pro del fascismo de Sarkozy en torno a las últimas declaraciones sobre sus políticas, incluyendo aquellos dentro del sistema político de E.U., se han denunciado más o menos abiertamente, así como también dentro del Partido Demócrata", explicó LaRouche. "Ellos, especialmente ciertos demócratas y aquellos que odian a LaRouche asociados con el ideólogo y financiero fascista Felix Rohatyn, están saliendo abiertamente en respuesta al hecho de que Sarkozy ha mostrado al desnudo su personalidad política estilo Vichy de Sarkozy, después de su victoria electoral".

En esos comentarios desde Europa ayer, LaRouche destacó en especial el patrón establecido por el banquero fascista Felix Rohatyn, quien alabó efusivamente la victoria de Sarkozy. De hecho, la victoria de Sarkozy, ha sido la ocasión para que fascistas como Rohatyn se movilicen por el apoyo de personajes notables del Partido Socialista de Francia y otros, incluyendo círculos de Al Gore, públicamente ligado a fascistas, ahora abierto adversario del ex presidente Bill Clinton, y también de Hillary Clinton.

LaRouche detalló: "La internacional fascista está saliendo al descubierto. Hay banqueros fascistas, como Felix Rohatyn y otros, que están saliendo abiertamente en torno a la victoria de Sarkozy en las elecciones en Francia, y en torno a la operación chilena de Al Gore". Prácticamente una avalancha de fuerzas claramente en pro de fascistas tanto en la derecha nominal como en la izquierda nominal, como el partidario fascista del régimen de Pinochet, Felix Rohatyn, de repente salieron a la superficie, como en un patrón, desde que se anunció la victoria de Sarkozy.

En medio de esto, LaRouche subrayó: "Tenemos la coincidencia del ex presidente Bill Clinton con las políticas sobre ayuda médica para las víctimas en Africa de enfermedades mortales como el VIH, y la actitud brutal 'dejen que se mueran' por el bien de la 'globalización' del ex vicepresidente de Clinton y virtual traidor a su Presidente, Al Gore".

Por ejemplo: ese mismo Al Gore tiene programado hablar en Chile y en Argentina el 11 de mayo, sobre el tema del calentamiento global. A Chile lo invitó Sebastián Piñera, uno de los personajes principales de los círculos pro Pinochet en ese país. El golpe de estado nazi de Pinochet de 1973 fue fraguado por, entre otros, Felix Rohatyn, entonces en la junta directiva de I.T.T.

LaRouche explicó: "Rohatyn apoyó el régimen fascista en Chile, y ahora, los remanentes del régimen fascista en Chile están apoyando tanto a Gore como a la facción de Rohatyn en el Partido Demócrata: favor con favor se paga".

Al referirse al significado estratégico de estos acontecimientos, LaRouche afirmó: "estamos en un punto en el que todo el sistema financiero internacional ya se está desintegrando. La mayor parte de los países del occidente y centro de Europa —como Gran Bretaña, Bélgica, etc.— son ahora, como muy pronto lo será la Francia de Sarkozy, ingobernables".

"Una ingobernabilidad similar está ocurriendo en los Estados Unidos, por las políticas actuales del Consejo del Liderato Demócrata, con factores como el fascista Rohatyn —que es un fascista— saliendo abiertamente".

"Estamos en un punto en el que, o avanzamos con una política tipo Roosevelt, que he delineado y sobre la que he indicado su necesidad mundial, o avanzamos ahora o si no, muchachos y muchachas, ¡prepárense para un infierno muy pronto! Si están esperando un infierno, todo lo que tienen que hacer es no cambiar las políticas del Partido Demócrata, y probablemente muy pronto lo tendrán".

"El alineamiento, que está ocurriendo en torno a la victoria de Sarkozy, es un alineamiento tipo Tercera Guerra Mundial. Pero también está habiendo un alineamiento euroasiático —con énfasis en Asia— que se da cuenta del peligro derivado de estas tendencias fascistas en Europa y los Estados Unidos. Así que tenemos un bloque asiático que está surgiendo, en contra del bloque fascista que está surgiendo en torno a la elección de Sarkozy".

"De ahí la urgencia del tipo de asociacion de las cuatro potencias que he discutido —entre Rusia, China, India y unos Estados Unidos que retornen a la tradición de FDR— para parar esta campaña hacia la guerra y el fascismo".

Al concluir sus observaciones, Lyndon LaRouche advirtió: "Muchos personajes destacados, aunque temporalmente —eso esperamos— trastornados, del Partido Demócrata, se han unido de facto en apoyo al fraude del "calentamiento global" de Gore, en contra de las demandas de la mayoría de la base activa del Partido Demócrata, y demandas similares también de un número creciente de republicanos, para que se expulse al aliado de Felix Rohatyn y vicepresidente, Dick Cheney, que miente bestialmente. A menos que el liderato del Partido Demócrata sufra una purga de esta influencia corrupta, tipificada por la oposición al juicio político a Cheney, no va a haber una barrera en este lado de Asia que pudiera evitar que caigamos en una toma del poder fascista tanto en América del Norte, como en el occidente y centro de Europa".