El escándalo de inteligencia de Obama no está solo en el CentCom

22 de diciembre de 2015

22 de diciembre de 2015 — David J. Karl, presidente de la Iniciativa Estratégica Asiática y ex director de estudios en el Consejo Pacífico sobre Política Internacional,"conecta los puntos", por así decir, en un artículo en The Diplomat sobre el escándalo de inteligencia del Comando Central de EU (CentCom), como lo informaron el Dialy Beast y el New York Times. Karl califica el escándalo de indicador de cómo maneja realmente la Casa Blanca de Obama su política exterior, para proteger a Obama de cualquier cosa que contradiga la narrativa aceptada en base a cómo se maneja políticamente todo internamente. Esto se ve confirmado por las declaraciones del ex secretario de la Defensa Leon Panetta, por Vali Nasr, quien asesoró al gobierno en asuntos de Afganistán-Pakistán durante la primera gestión de Obama, por la ex funcionaria del Departamento de Defensa Rosa Brooks y otros.

Pero el verdadero punto no es criticar la forma en que opera el gobierno, sino que las quejas de los analistas de la Agencia de Inteligencia de la Defensa (DIA) de que el CentCom estaba reelaborando sus evaluaciones para que quedaran más optimistas, no son el único caso. Karl apunta al secuestro de enormes volúmenes de inteligencia sobre al-Qaeda incautados durante el allanamiento en donde mataron a Osama bin Laden en el 2011. La fuente principal de la historia es Stephen Hayes, del Weekly Standard, cuya cobertura más reciente de la misma es un artículo del 7 de diciembre en donde informa que la Casa Blanca ha limitado totalmente el acceso a estos documentos por parte de analistas de las agencias de inteligencia militar y otras (aparte de la CIA que es la que los controla) porque contradicen la narrativa de la Casa Blanca de que al-Qaeda estaba débil y estaban huyendo. "Considerada en conjunto, esta inteligencia nueva de primera mano desdice las palabras alegres de la Casa Blanca sobre el progreso en la derrota del terrorismo yihadista" escribe Hayes. "Al Qaeda no se estaba muriendo; estaba creciendo. El Talibán afgano no se estaba moderando; sus líderes estaban más cerca que nunca a al-Qaeda. El mismo régimen de Irán que estaba prometiendo cumplir los términos del acuerdo para limitar su programa nuclear le estaba dando refugio a los líderes de al-Qaeda y sus familias y había facilitado los ataques de al-Qaeda en contra de los intereses de los Estados Unidos y sus aliados...

"Cuando empezaron a circular informalmente comentarios sobre el contenido de los documentos entre los círculos de inteligencia, convocaron a Washington a un funcionario del equipo y le ordenaron que dejara de analizar los documentos... Cuatro fuentes con conocimiento de los documentos sobre bin Laden le dijeron al TWS que la Casa Blanca estaba involucrada directamente en limitar el acceso a ellos". Hayes da nombres también. Michael Pregent, un analista de la CIA en el equipo del CentCom, le dijo a Hayes que "ciertamente a nosotros no se nos permitía ver todos los documentos y se nos dieron recursos y tiempos limitados para explorar los que teníamos". El teniente general Michael Flynn (r), quien fue despedido en el 2014 como director de la DIA, informa Hayes, le dijo recientemente al Noticiero Fox que cualquier investigación sobre el escándalo de CentCom tiene que incluir a la Casa Blanca.