Puerto Rico desesperado por conseguir los fondos para pagar lo impagable

29 de diciembre de 2015

Puerto Rico desesperado por conseguir los fondos para pagar lo impagable

29de diciembre de 2015 — En tanto se acerca la fecha límite en que Puerto Rico tiene que pagar una deuda de mil millones de dólares —tienen que pagar el 4 de enero, ya que el 1ro de enero es feriado bancario— el gobierno de la isla está desesperadamente escarbando para sacar fondos y pagar algo.

El 1ro de diciembre, el gobernador Alejandro García Padilla, puso en acción lo que se conoce como una cláusula de recuperación, que le permite al gobierno incautar dinero de otras agencias del gobierno endeudadas, para colocarlos en sus arcas con "nuevos propósitos", como lo planteó el gobernador. Esto es exactamente lo que sucedió a Grecia cuando intentaba cumplir con los pagos de la deuda al FMI.

García afirmó que los fondos que se obtengan de este modo se utilizarán para cubrir "servicios esenciales" no especificados, y pagos de la deuda. Los pagos de los bonos de Obligaciones Generales (OG) son una prioridad, en tanto que estos incluyen una garantía constitucional de pago. La Comisión de Carreteras y la Comisión para el Financiamiento de la Infraestructura, dos agencias que se verán afectadas por la política de recuperación, dijeron que tomarán de los fondos de las "reservas" para poder pagar los intereses; pero ¿qué va a pasar el 4 de enero?, nadie lo sabe.

Con esta desesperada gimnasia financiera, están tratando de exprimir algo de lo que hay para pagar lo impagable, como hizo Grecia, a expensas de su población. Un caso ilustrativo es el esquema para crear un "superbono", el cual según Melba Acosta, que preside el Banco de Desarrollo del Gobierno (GDB en sus siglas en inglés), le será presentado a los tenedores de bonos antes del 31 de diciembre. Un artículo de mediados de octubre publicado en el Wall Street Journal informa que este es un plan por medio del cual el Departamento del Tesoro de Estados Unidos o un tercer socio designado se encargaría de manejar una cuenta quedándose con una parte de los ya menguantes ingresos fiscales de Puerto Rico —confiscándolos de hecho— y luego utilizándolos para pagarle a los tenedores de los superbonos, los tenedores de bonos que presumiblemente están dispuesto a aceptar algún tipo de quita. Esto no es más que un comité de control financiero fascista, a similitud del esquema del Big MAC, que impuso una austeridad brutal a la Ciudad de Nueva York en la década de 1970. Quien va a pagar el costo de esto será la empobrecida población de Puerto Rico.