BCE chantajeó a Irlanda a que rescatara a los bancos en el 2011

29 de enero de 2016

29 de enero de 2016 — El informe recién publicado por el Parlamento irlandés sobre sus investigaciones sobre la crisis bancaria del 2011, pone al descubierto que el Banco Central Europeo (BCE) ha estado controlando realmente a la Unión Europea (UE) para salvar a los bancos. Dado a conocer hoy, el informe establece claramente que en marzo del 2011 el BCE “amenazó explícitamente” a Irlanda con retirar la liquidez de emergencia para los bancos de Irlanda si le imponían pérdidas a los principales tenedores de bonos [http://inquiries.oireachtas.ie/banking/]. Esto forzó a que Irlanda, cuyas finanzas estatales eran de las mejores de Europa, aceptara enormes préstamos para el rescate y un memorando que desplomó la economía.

El informe de 375 páginas muestra que a pesar del hecho de que el entonces Procurador General Paul Gallgher, junto con expertos legales del Fondo Monetario Internacional (FMI) investigaron la posibilidad de que los principales tenedores de bonos compartieran la carga, el BCE rechazó cualquier propuesta de ese tipo.

El Ministro de Finanzas Michael Noonan dijo durante la investigación que el entonces presidente del BCE Jean-Claude Trichet, lo había presionado para que no “quemara” a los tenedores de bonos, en una llamada telefónica de Trichet que, dijo “lo sacudió”. Noonan dijo que Trichet le dijo que si se quemaba a los tenedores de bono “iba a explotar una bomba”.

La exigencia del BCE de que se rescatara a todos los bancos fue confirmada por el entonces secretario general del Departamento de Finanzas, Kevin Cardiff.

Ante la amenaza del BCE de cortar toda liquidez, el banco con sede en Frankfurt forzó a Irlanda a aceptar el programa de la Troika, formada por el BCE, el FMI y la Comisión Europea (CE).

Esta táctica del BCE de cortar toda liquidez es exactamente la misma que empleó en contra de Grecia, especialmente cuando el partido Syriza llegó al poder; y con Chipre, que se vio forzado a convertirse en experimento humano para la aplicación del primer rescate interno (robo) de los depositantes, para toda la zona del euro.

El informe establece explícitamente que la negativa del BCE a permitir que se le cargaran pérdidas a los tenedores de bonos, esto forzó a que los ciudadanos irlandeses tuvieran que cargar con deudas bancarias significativas e “inapropiadas”.

Ajai Chopra, ex subdirector del FMI, quien fue uno de los diseñadores del memorando de la Troika, acusó al BCE ante la Comisión de presionar para que Irlanda se hiciera de un endeudamiento público mayor del necesario, porque la CE y el BCE con frecuencia ponen los intereses de toda la zona del euro “por encima de lo que es apropiado para los Estados miembro individuales, incluso aunque esto resulte en una mayor deuda pública para Irlanda”.

El informe criticó la falta de supervisión tanto del Banco Central, en su calidad de regulador, como del gobierno por permitirle al sistema bancario crear una enorme burbuja especulativa de bienes raíces, pero, como siempre, no parece que alguien vaya a salir con cargos penales, dado que se alega que toda lo que hicieron fue “legal”. Debido a las obvias deficiencias con respecto a la verdad, el vocero de finanzas del Sinn Féin, Pearse Doherty, y el parlamentario del Partido Socialista Joe Higgins, ambos miembros de la Comisión Investigadora, se negaron a firmar el documento final.