LaRouche a O'Malley: Aférrate a tu mensaje medular y se audaz

29 de enero de 2016

29 de enero de 2016 — En conversaciones con el Comité Político de LaRouchePAC este miércoles 27, Lyndon LaRouche le transmitió un poderoso consejo al precandidato presidencial demócrata Martin O’Malley, quien se ha granjeado el odio de Wall Street con su propuesta de restaurar de inmediato la ley Glass-Steagall, la convocatoria de una nueva Comisión Pecora para procesar los delitos graves de los ejecutivos de Wall Street, y otras medidas en la tradición y el espíritu del programa de 100 días de emergencia de Franklin Roosevelt.

LaRouche exhortó a O’Malley a que se aferre a su enfoque directo contra la amenaza de Wall Street y su plan de acción para doblegar a Wall Street. LaRouche caracterizó a O’Malley, ex alcalde de Baltimore y ex gobernador de Maryland, como el único candidato de importancia que ha dicho algo que satisface el propósito de Estados Unidos. “Él es lo mejor que tenemos hasta este momento”, declaró LaRouche. Con toda franqueza, LaRouche señaló que la única debilidad real de O’Malley es que no se ve a sí mismo todavía como candidato destacado, y cree que le falta el apoyo necesario para surgir como el candidato demócrata postulado. “No está seguro de que tenga la autoridad para salir disparado como candidato descollante”, señaló LaRouche.

LaRouche puso de relieve que los dos otros candidatos presidenciales demócratas, Hillary Clinton y Bernie Sanders, son inaceptables. Hillary Clinton, señaló LaRouche, desde que capituló ante el Presidente Barack Obama ha ido cuesta abajo. Sus antecedentes, desde ese momento en adelante, son todo un fraude. A Sanders, LaRouche lo caracterizó como un “oportunista” que es capaz de juntar un par de titulares programáticos para engañar a la gente, pero que en últimas, no es creíble.

“Si se botan a la basura esos otros dos candidatos, como es apropiado y probable, ¿quién queda? O’Malley”, dijo LaRouche. “El objetivo fundamental es lograr que O’Malley vea que tiene que intervenir ya, y tomar la posición como candidato descollante para la postulación presidencial del Partido Demócrata ahora mismo, porque los otros dos candidatos son despreciables”.

LaRouche dejó en claro que si O’Malley toma esa iniciativa, puede crear las condiciones para su éxito, y bajo esas circunstancias, tendrá todo el respaldo de LaRouche. “Las otras opciones son una farsa”, reiteró LaRouche.

LaRouche indicó que su propio nombre y su historia son bien conocidos entre los círculos y líderes políticos importantes dentro de la población estadounidense. Ese es un factor extra en esta elección.

Con certeza, O’Malley avanzará más rápido y llegará más lejos si adopta este enfoque audaz y confiado, concluyó LaRouche, y aferrándose al tema medular que está también en las mentes de la enorme mayoría de los estadounidenses: Hundir a Wall Street.

Por toda la región transatlántica, agregó LaRouche, hay una montaña tal de deuda tóxica que no se puede pagar nunca, que no se debe pagar nunca, y que se tiene que eliminar de inmediato por completo. El llamado de O’Malley para restaurar de inmediato la ley Glass- Steagall es precisamente la medida necesaria. “Luego se puede hacer lo que hizo Franklin Roosevelt: emitir crédito federal para crear millones de empleos productivos, sin que tenga atado ni un centavo de obligación a Wall Street.