Lo principal

                                                                                                                                                                                                                                                                                        

Declaración de Lyndon LaRouche sobre las implicaciones del fin de la campaña de O'Malley y el grave peligro de guerra

3 de febrero de 2016
Martin O'Malley

3 de febrero de 2016 — El jueves 4 de febrero, Lyndon LaRouche tendrá un diálogo de emergencia con los activistas de LaRouchePAC sobre las implicaciones del brutal golpe que terminó con la campaña presidencial de Martin O'Malley, y lo que eso expresa sobre el peligro inmediato de guerra general.

En los días inmediatamente anteriores a las elecciones primarias del estado de Iowa, LaRouche había hecho una intervención puntual para presentar las precondiciones políticas para su respaldo a una presidencia de O'Malley, con la idea de que esta acción de su parte forzaría a algunos de los enemigos más prominentes de la república estadounidense a que hicieran su jugada y mostraran sus intenciones.

Luego de la brutal terminación de la campaña presidencial de O'Malley, aún antes de que se anunciaran los resultados finales de las elecciones de Iowa, la conclusión de LaRouche fue que círculos británicos prominentes que controlan la Presidencia de Barack Obama, están intensificando desesperadamente sus preparativos de guerra contra Rusia y China. Las acciones en contra de O'Malley fueron, en efecto, una indicación muy clara de que los preparativos de guerra ya estaban en marcha. El hecho de que hubiese una serie de provocaciones de la corona británica contra el Presidente ruso Vladimir Putin, coincidentes con las acciones en contra de O'Malley, es evidencia concluyente.

La causa de que estos acontecimientos se desatan en este momento es el hecho de que todo el sistema financiero transatlántico, el sistema británico, se halla en un proceso de derrumbe acelerado, como lo indica el desplome de todo el sistema bancario italiano, a un ritmo mucho más rápido que los anteriores desplomes de Grecia, Portugal e Irlanda.

Estas fuerzas del imperio británico, entre ellas la Presidencia de Obama, están empeñados a ocasionar una despoblación rápida del planeta, mediante la guerra u otros medios. La coincidencia de la crisis de desintegración, la reacción desmesurada a la intervención de LaRouche a favor de una candidatura viable de O’Malley, y la dramática escalada de provocaciones contra Rusia y contra China —provenientes de Londres y de la Casa Blanca— son las evidencias más claras de que la humanidad se dirige hacia un momento de crisis grave.

El hecho de que los máximos dirigentes tanto de Rusia como de China son concientes, en gran medida, de la trascendencia de estos acontecimientos, significa que hay contra-medidas que se pueden tomar, si se entienden las implicaciones plenas de los acontecimientos de los últimos días.

El jueves 4 de febrero a las 9:00pm, Lyndon LaRouche sostendrá su diálogo semanal (los detalles se pueden conseguir en las oficinas locales de LaRouchePAC) para analizar estos acontecimientos extraordinarios. El sábado 6 de febrero a las 2:00pm, LaRouche sostendrá su diálogo semanal con Manhattan, con un público en vivo, sobre la misma situación de emergencia y lo que se tiene que hacer.

Estos dos diálogos son eventos de asistencia obligada para todo ciudadano que este dispuesto en serio a impedir una guerra global a corto plazo que se convertiría rápidamente en una confrontación termonuclear, poniendo en riesgo la supervivencia misma de la humanidad. Prepárense para una discusión franca y para una movilización extraordinaria.