Evans-Pritchard descubre el rescate interno

11 de febrero de 2016

11 de febrero de 2016 — Parece que el vocero de la City de Londres, Ambrose Evans-Pritchard, descubrió los rescates internos. Ocurrió en la entrevista que le hizo el 9 de febrero en el Daily Telegraph a Antonio Guglielmi, jefe de investigaciones bancarias europeas del banco Mediobanca de Italia, quien le dijo que las liquidaciones en las acciones bancarias es producto directo de la aplicación de la política de rescates internos.

"La gente está asustada. Esto se aproxima mucho a una crisis crediticia potencialmente autorrealizada" dijo Guglielmi. "Tenemos un trastorno significativo en los mercados crediticios. La liquidez se ha drenado totalmente y es muy difícil salirse de las transacciones. No se puede conseguir compradores".

Guglielmi le dijo a Evans-Pritchard que la causa principal es la entrada en vigor del régimen de "rescates internos" el 1 de enero del 2016 (como lo previó con precisión el economista y estadista Lyndon LaRouche el 21 de diciembre de 2015). Pero en vez de hablar sobre la Glass-Steagall, Guglielmi habló sobre la creación de la tan cacareada unión bancaria europea, la que, por supuesto, no va a hacer más que empeorar las cosas. "Los mercados se están vengando" dijo.

Guglielmi dijo que los inversionistas temen que los "rescates internos" se van a "cristalizar" en torno al hecho de que los bancos europeos están sentados sobre un millón de millones de euros en deudas morosas.

Presionando por la unión bancaria, Guglielmi dijo que "la causa principal de esta debacle es la forma en que está diseñada la zona del euro. No tenemos una mutualización de los riesgos. Este es el motivo por el cual se está intensificando". Esto ha ocasionado que los bonos soberanos de España, Portugal y otros países que han sido rescatados, hayan sido afectados porque, sin la unión bancaria, los Estados individuales son responsables de hacerle frente a las pérdidas.

Mientras que Evans-Pritchard piensa que la EC2 (emisión cuantitativa 2) serviría, Guglielmi piensa diferente: "Todos sabemos que la EC2 realmente no va a funcionar, pero el sentimiento en el mercado es de 'soy un fumador, sé que me está matando, pero mientras pueda conseguir cigarrillos, voy a ser feliz"'.