La solicitud de presupuesto de Obama, vapulea de nuevo la fusión y a la NASA

11 de febrero de 2016

11 de febrero de 2016 — El pasado martes 9 dio a conocer el gobierno de Obama su solicitud presupuestaria para los programas espacial y de fusión para el año fiscal 2017 (FY17) como parte del plan general de presupuesto federal por $4 billones de dólares para el FY17, y no es de sorprender que se reduce el financiamiento a ambos programas. Durante años, la Casa Blanca ha tenido roces constantes con el Congreso debido a los programas espaciales y ha propuesto financiar la investigación en fusión, aconsejando a los científicos estadounidenses que hagan sus investigaciones en los aparatos de otras naciones.

La solicitud para la investigación de la fusión magnética es de poco más de $398 millones, una reducción del 9.1% del nivel asignado por el Congreso para el FY16, que fue $438 millones. No se destina financiamiento para el tokamak Alcator C-Mod del MIT, y se propone a los científico que mejor trabajen en el reactor General Atomics DIII-D, al otro extremo del país, en California, y que "procuren colaborar con laboratorios internacionales". Lo que el presupuesto describe como "apoyo continuo" al ITER, es una solicitud por $125 millones, que hasta el año pasado había estado al mínimo necesario de $150 millones.

En el caso de la NASA, si no se aumenta significativamente el presupuesto, no se iniciará ningún proyecto nuevo o se tendrán que recortar programas ya en marcha. La solicitud de presupuesto del gobierno para la NASA es de $19 mil millones de dólares, por debajo de los $19,300 millones que le asignó el Congreso en el FY16. Cada año el gobierno propone recortar programas o posponerlos y el Congreso responde enojado restableciendo parte del financiamiento. Los programas de ciencias planetarias se contempla recortarlos de nuevo, este año en $112 millones, a un nivel de $1,519 millones. El InSight Mars Lander, que se ha demorado por un problema con el equipo europeo, pudiera ser descontinuado si no se destina financiamiento para su almacenaje hasta la fecha de su lanzamiento.

Lo que va a provocar una airada respuesta en el Capitolio es la reducción propuesta de un 17% en los programas de exploración, en donde se incluye el cohete Space Launch System y la cápsula tripulada Orión. Durante el informe sobre el presupuesto esa tarde con el director financiero de la NASA, David Radzanowski, se les aclaró a los reporteros que este presupuesto para exploraciones es el más bajo desde el 2008. Al nivel de financiamiento que está proponiendo el gobierno, se tendrían que demorar dos años más las pruebas más sofisticadas del vehículo Orión, hasta el 2023. Pero Radzonowksi le aseguró a la prensa que el Congreso va a añadir dinero para mantenerlos conforme a lo programado!

El administrador de la NASA Bolden, hace años que no se presentaba en las oficinas centrales para informar a la prensa sobre el proyecto de presupuesto. En esta ocasión, estuvo de cuerpo presente, en el Centro de Investigaciones de Langley de la NASA en Hampton, Virginia en donde dio su informe "Estado de la agencia". Repetidamente afirmó, "el estado de nuestra NASA es fuerte...".