Se destruye Corea del Sur por capitular ante la guerra de Obama contra China

13 de febrero de 2016

13 de febrero de 2016 — La Presidente de Corea del Sur, Park Geun-hye capituló ante las enormes presiones del Presidente Barack Obama para que le pusiera fin a su colaboración con China y Rusia (lo que ella llamaba "la visión Euroasiática de Cora") y bajo la apariencia de unirse a la beligerancia de Obama hacia Corea del Norte, en esencia se unió a los planes de guerra de Obama en contra de China. Esto se produjo en un momento en la que economía coreana está en un precipitado declive, afectada por la crisis global y el desplome comercial.

La Presidente Park anunció el miércoles 10 la suspensión de todas las actividades en el Complejo Industrial Kaesong en Corea del Norte, establecido en el 2004 como un paso hacia la cooperación entre el Norte y el Sur. En el complejo había unas 124 compañías surcoreanas que tenían sus fábricas, con unos 54,000 trabajadores norcoreanos empleados con salarios relativamente bajos. Hay más de 5,000 abastecedores surcoreanos que venden materiales y partes intermediarias a las 124 compañías en Kaesong, según la Federación Coreana de PYMES.

El gobierno de Park puso el ridículo pretexto de que el ingreso de esos trabajadores, un total de $560 millones en 11 años, se empleaba para construir armas nucleares y misiles.

Pyongyang respondió exigiendo que todos los surcoreanos salieran de Kaesong en menos de 24 horas, confiscando todas las propiedades y poniendo la zona bajo ocupación militar.

El exitoso lanzamiento de Corea del Norte de un satélite el 7 de febrero, luego de las pruebas de un arma nuclear de hidrógeno en enero, le sirvieron de excusa a Obama para concentrar masivamente fuerzas estratégicas en Corea del Sur y en la región, expandiendo su "anillo en torno a China", el llamado pivote a Asia.

Hasta esta semana, el gobierno de Park se había opuesto vigorosamente a la exigencia de Obama para que le permitiera a Estados Unidos establecer un sistema de defensa Terminal High Altitud Area Defense (THAAD por siglas en inglés), con base en el hecho obvio de que Corea del Sur no necesita ese tipo de misiles y radares estando tan cerca de Corea del Norte, sino que su única intención es poner de blanco a China y el lejano oriente de Rusia. Ahora ella ha capitulado, y anunció el inicio de pláticas formales con EU sobre el sistema THAAD.

Las empresas de Corea del Sur están preocupadas de que China pueda tomar represalias en contra del despliegue del THAAD, reduciendo sus vínculos comerciales. Cerca de un 26% de las exportaciones de Corea del Sur van a China y compañías grandes como Samsung y LG tienen enormes inversiones en China. El primer tren de la "Ruta de la Seda" que llegó a Alemania la semana pasada proveniente de China transportaba especialmente bienes de la Samsung producidos en China. El Korea Times informó que "funcionarios de la industria de turismo, de tecnología, al menudeo y automotriz dijeron el miércoles que las compañías están vigilando muy estrechamente cómo afectará sus negocios con China –-para ellos el mercado más importante— la escalada de tensiones políticas en el noreste de Asia".

Las dos bolsas de valores más grandes de Seúl cayeron hoy un 3% y 5% respectivamente, después de que permanecieron cerradas por tres días debido al Año Nuevo Chino, la caída más grande desde el 2012.