Secretario de Defensa de EU organiza una Tercera Guerra Mundial en Bruselas

15 de febrero de 2016

15 de febrero de 2016 — Durante el domingo 14 de febrero se manifestaron varios indicios de una gran posibilidad de una invasión turco-saudí inminente a Siria, luego de dos días de intenso fuego de artillería turca en contra de posiciones del Ejército Árabe Sirio y de las milicias curdas cerca de la ciudad siria de Aleppo. Desde el 12 de febrero se han concentrado tropas de las fuerzas especiales y de la fuerza aérea saudí hacia el sur de Turquía, y personeros del gobierno turco han hablado públicamente de una "escalada mayor" en la guerra en Siria, precisamente cuando el Ministro de Relaciones Exteriores ruso Lavrov y el Secretario de Estado de EU, John Kerry, anunciaron un intento por detener la guerra con un cese al fuego.

Varios comentaristas militares en Estados Unidos han caracterizado esta posible invasión completamente ilegal contra Siria, como una "carrera para tomar Racca". Las fuerzas sirias con apoyo ruso y sus aliados se han adelantado hacia Racca, luego de sus avances alrededor de Aleppo; Racca es la "capital" del "califato" que proclaman los terroristas del EIIS. La maniobra turco-saudí sería un intento de sabotear el cese al fuego, y un intento desesperado por desafiar la estrategia claramente exitosa del Presidente ruso Vladimir Putin para ponerle fin a la guerra en Siria y en Iraq.

El director fundador de EIR, Lyndon LaRouche, señaló ayer de Turquía y Arabia Saudita, que "si no están desquiciados, no harán eso. Están en estado de pánico porque saben que están perdiendo poder, y Putin está preparado para esto".

Pero de hecho, el 11 de febrero, mientras se encontraba en Bruselas para una reunión de ministros de Defensa, el secretario de Defensa de EU, Ashton Carter, sostuvo otra reunión que fue considerada como la "parte central" de su gira. El diario de noticias militares Defense News lo calificó de "la primera cumbre de su tipo" con representantes de los otros 28 países y los 21 observadores de la llamada coalición contra el EIIS que dirige Estados Unidos.

El reportero Aaron Mehta de Defense News señala sin rodeos que "quedan dudas sobre que tan exitosa puede ser la campaña si Rusia sigue activa en Siria".

Carter y el comandante estadounidense a cargo de la coalición anti-EIIS, el teniente general Sean MacFarland, presentó una estrategia para la toma relámpago de Raqqa y Mosul, el bastión del EIIS en Iraq. Carter exhortó repetidamente a las naciones árabes sunitas a que se involucren más. La radio pública nacional de EU, NPR, citó a Carter en una entrevista en donde presiona a los turcos: "Yo pienso que los turcos pueden hacer más para combatir al EIIS. Nos están ayudando a combatir al EIIS con las bases para nuestras naves en Turquía. Yo agradezco eso, pero pienso que ellos pueden hacer más". Arabia Saudita, según se informa, aceptaron aumentar sus ataques aéreos dentro de Siria y consideran el envío de tropas de infantería saudí en el terreno, lo cual "le daría potencialmente a Barack Obama la infantería sunita que ha pedido públicamente", según indica Defense News.

Si los turcos y los saudíes están tan dementes como para "hacer más" e invaden, sería entonces Obama quien los enviaría a arriesgar una guerra, potencialmente una guerra mundial, con Rusia.