Lo principal

                                                                                                                                                                                                                                                                                        

"Putin se ubica en el extremo alto de la historia"

16 de febrero de 2016
Russian President Vladimir Putin meets with the Supreme Eurasian Economic Council. December 21, 2015

16 de febrero de 2016 — La Conferencia de Seguridad en Munich que se realiza año tras año, terminó este domingo 14 con muchos discursos e informes de prensa por toda la región transatlántica en donde se proyecta una invasión turca y saudí sobre Siria, un plan engendrado por el secretario de Defensa de Obama, Ash Carter, para detener el avance de la Fuerza Aérea Rusa y de las fuerzas armadas sirias reconstituidas para salvar a Siria de la suerte que tuvieron Libia, Iraq y Afganistán.

“Es un bluff”, comentó Lyndon LaRouche el lunes 15. “No pueden ganar, así que están blofeando. Los saudíes están en peligro, quebrados. La política de Erdogan es un fracaso. Puede haber una ruptura en las filas dentro de Turquía contra Erdogan. Putin está al mando del frente en Siria, y por lo tanto domina la situación. El se mantiene ahí, siguiendo con su plan. Las fuerzas sirias se han consolidado y probablemente tomarán Aleppo y quizás Raqqa”. Así que “Putin se ubica en la posición dominante de la historia”, agregó LaRouche.

Mientras tanto, todo el sistema financiero occidental se halla en estado de caída libre. Uno de los “viejos sabios” de Alemania, del Consejo Alemán de Asesores Económicos, el profesor Peter Bofinger, abordó la total bancarrota del sistema, cuando emitió una firme disconformidad ayer del resto del Consejo que respaldó el plan de rescate interno (que apoya el ministro alemán de Finanzas Wolfgang Schäuble). El rescate interno, dijo Bofinger, “desatará una crisis imparable en los bonos del euro”, y será “la forma más rápida para romper la eurozona”. Italia y España, señaló, no aceptarán el robo de los ahorros de sus ciudadanos, y se verán forzados a regresar a sus monedas nacionales.

Obama es vulnerable. Su política de “cambio de régimen” se ha topado con la fuerza de la razón, encabezada por Putin y la Ruta de la Seda china. Su defensa de Wall Street y su rechazo a las reformas de la Glass-Steagall ha quedado al descubierto como la fuente de una burbuja especulativa mucho mayor de la que detonó la crisis del 2008. Sus asesinatos en masa, con drones y con su guerra perpetua, mediante las drogas legalizadas y con la mortal austeridad económica, lo han alcanzado ya. La población estadounidense sabe esto, pero está asustada y acobardada, y acepta el fraude de una campaña electoral que ni siquiera reconoce el peligro patente, mucho menos ofrece solución alguna.

La solución se conoce, pero se tiene que instrumentar ya, y requiere la remoción de Obama de su cargo por medios constitucionales, a fin de cerrar a Wall Street y parar la carrera hacia una guerra termonuclear. La necesidad más urgente es la de inspirar a la población estadounidense y al mundo entero para pelear por la restauración del programa espacial estadounidense, para que se integre al de China y Rusia, como una fuerza motriz sustentada en la ciencia que impulse a la humanidad.