Lo principal

                                                                                                                                                                                                                                                                                        

Putin ha debilitado a Obama; ahora los ciudadanos de EU lo deben sacar o enfrentar una guerra mundial

17 de febrero de 2016

17 de febrero de 2016 — La operación de flanqueo que ha ejecutado Vladimir Putin en Siria, la cual ha expuesto al eje británico-saudí que está detrás de las redes terroristas en toda la región, ha debilitado de tal modo al títere británico Obama que es solo el miedo y la cobardía de la población estadounidense y de su liderato político, lo que le permite seguir en el cargo un día más. La fuerza aérea rusa en colaboración con las fuerzas del gobierno legítimo de Siria están a punto de aplastar a la insurgencia terrorista en Siria.

Pero la brillante maniobra estratégica de Putin en Siria no fue una mera acción local en el Oriente Medio. Junto con China, Putin ha demostrado el fracaso de todo el sistema transatlántico. Ese sistema bancario transatlántico está ya tambaleando al borde del abismo, con billones de dólares de valores especulativos ficticios que han desaparecido de sus libros de contabilidad en los principales bancos occidentales durante las últimas semanas. Todo esfuerzo demencial por apuntalar al sistema bancario quebrado se ha mostrado ahora como un fracaso total: la emisión cuantitativa; las tasas de interés cero durante ocho años, seguido ahora por tasas de interés negativas; los rescates financieros y ahora los rescates internos; y las mortíferas condiciones de austeridad. Todo eso ha destruido casi toda la capacidad realmente productiva de Estados Unidos y una gran parte de Europa, pero no ha podido salvar en absoluto al degenerado sistema bancario. Nada que no sea una reforma con las medidas de la Glass-Steagall, para eliminar toda la parte ilegítima de la deuda, puede detener el desastre que esta en ciernes.

Como una demostración del papel destacado de Putin a nivel internacional, el martes 16 de febrero el Consejo de Seguridad de la ONU, en una reunión convocada por Rusia, respondió al llamado del gobierno sirio que preside Bashar al-Assad para condenar al gobierno de Turquía por sus acciones criminales de los últimos cuatro días que estuvo bombardeando el norte Siria. El gobierno turco del Presidente Erdogan, el amigo más cercano de Obama en la región, está desesperado por detener la ofensiva del gobierno sirio y las fuerzas curdas sirias para cerrar la frontera, una maniobra que le pondrá fin a la capacidad de Turquía para armar a las redes de terroristas en Siria a nombre de Obama y del eje británico-saudí.

“Todos los miembros del Consejo de Seguridad... acordaron pedir a Turquía que cumpla con el derecho internacional”, declaró después de la reunión el embajador venezolano ante la ONU, Rafael Ramírez, quien preside el Consejo de Seguridad. ¡Hasta Estados Unidos y los británicos tuvieron que aceptar el fallo!

Lo que están haciendo Rusia y China en Eurasia a través del BRICS, del Banco Asiático de Inversiones en Infraestructura (BAII), y de otras iniciativas para el desarrollo, se puede y se debe llevar a Estados Unidos también, como lo ha propuesto el Presidente chino Xi Jinping, y como lo plantea el movimiento de LaRouche.

En India, ayer el Primer Ministro Narendra Modi dio instrucciones a sus ministros para que preparen las solicitudes para el BAII, que comenzará a extender créditos en los próximos meses, para ayudar a financiar sus programas para la construcción de casi 30 millones de nuevas habitaciones en las zonas rurales; nuevos ferrocarriles de alta velocidad a lo largo del país; y un enorme sistema de irrigación para mitigar los monzones y las sequías. Dios sabe que Estados Unidos necesita la misma visión.

Obama no hará nada de eso, ni tampoco ninguno de los incompetentes que buscan la presidencia en ambos partidos. La elección se ha convertido en un circo tipo “reality show”, para divertir a la población de la grave crisis y de las urgentes soluciones, que son bien conocidas para los lectores de este informe.

Obama, mientras tanto, convocó a los líderes de las diez naciones de la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (ANSEA) para una reunión en California, donde les va hablar sobre los peligros de China. No va a conseguir nada de la mayoría de ellos, ya que reconocen en China a una nación con visión de futuro, de desarrollo de exploración espacial, de ciencia, y de esperanza, mientras que Estados Unidos se ha convertido en una fuerza perversa, temida, para la guerra y la depresión. Hay que sacar a Obama.