Lo principal

                                                                                                                                                                                                                                                                                        

Putin avanza con la iniciativa de paz en Siria; es urgente desechar a Obama y a los británicos

25 de febrero de 2016

24 de febrero de 2016 — El Presidente ruso Vladimir Putin siguió avanzando esta semana con la nueva iniciativa de cese al fuego en Siria, con todas sus implicaciones de hacer retroceder a los belicistas. Los elementos de este proceso del período del 22 y 23 de febrero, están sirviendo para atarle las manos a Obama y sus controladores en Londres, con más y más restricciones. Cada vez se les hace más difícil a los operadores geopolíticos utilizar sus viejos trucos sucios. Esto crea una oportunidad renovada para hacer a Obama a un lado, y romper realmente con el paradigma imperialista británico que está devastando, en primer lugar, todo el Medio Oriente, Norte de África y Europa. Las circunstancias actuales son las condiciones perfectas para que las fuerzas sensatas de Estados Unidos, y a nivel mundial, se movilicen para lograr esto.

“No hay ninguna opción” dijo ayer Lyndon LaRouche, al subrayar lo urgente y necesario que es. “A menos que se haga algo especial para sacar a Obama de su cargo” no hay posibilidades de éxito. Es importante, dijo, “romper con el control británico; esa es la única oportunidad que tiene la humanidad. Obama tiene que irse de una forma u otra. Esa es la única opción”.

El 22 de febrero, los copresidentes del Grupo Internacional de Apoyo a Siria (GIAS), Rusia y Estados Unidos, lograron el acuerdo formal “Términos para el cese de hostilidades en Siria”, luego de una llamada telefónica entre Putin y Obama, a solicitud del Kremlin. Después, Putin emitió una “Declaración Especial” oficial, (ver kremlin.ru) sobre la importancia del nuevo acuerdo que incluye la reiteración de principios y una instrumentación bastante específica. Sobre la cuestión de su cumplimiento, la declaración de Putin señala: “Para lograr este objetivo, vamos a establecer una línea de comunicación constante y, de ser necesario, un grupo de trabajo que intercambie información pertinente”.

También destaca que se tienen que crear las condiciones “para iniciar un proceso político de largo plazo mediante un diálogo amplio entre los sirios en Ginebra, bajo los auspicios de la ONU”.

Luego, en menos de 24 horas, Moscú anunció más implementaciones. El general de división Igor Konashenkov, vocero del Ministerio de la Defensa, emitió una declaración donde dice que Rusia tiene lista la logística para una línea de comunicación directa entre Estados Unidos y Rusia y que se la presentó a EU para su activación. Segundo, Rusia estableció un “Centro Coordinador para la Reconciliación” de las partes enfrentadas, en la base aérea de Kheimin, cerca de Latakia, al occidente de Siria. Sus funciones son “darles la mayor ayuda posible” a todo aquél que lo solicite. Las líneas de comunicación directa van a tener personal que va a supervisar la tregua. El centro va a ayudar con los esfuerzos de ayuda humanitaria.

En contraste, luego de la llamada telefónica y el acuerdo con Putin, Obama no dio a conocer ninguna declaración y solo se puso en el sitio electrónico noticioso de la Casa Blanca dos párrafos ‘dictados’. El primer párrafo simplemente confirma la llamada y el acuerdo; el segundo párrafo informa que Obama regañó a Putin por su mala conducta en Ucrania. El ministro de Relaciones Exteriores de Gran Bretaña, Philip Hammond, lo secundó, y salió despotricando que el nuevo acuerdo “solo va a tener éxito si hay un cambio significativo en el comportamiento del gobierno sirio y sus partidarios. En particular, Rusia tiene que honrar este acuerdo poniéndole fin a sus ataques en contra de civiles sirios...”, etcétera.

En realidad, la iniciativa de paz en Siria de Putin constituye un marco de referencia para el Plan Marshall de la Ruta de la Seda propuesto por Helga Zepp-LaRouche y la movilización internacional del Instituto Schiller, y está implícito en la reciente visita a la región del Presidente chino Xi Jinping. Esta es la forma de acabar con los enfrentamientos, restaurando el futuro a toda la región.

Lo que está obstaculizando esto, es que los estadounidenses todavía siguen aguantando a Obama en el cargo y a la ocupación imperial británica. Ha llegado el momento de hacerlo a un lado.

                                                                                                                                                                                                                                                                                        

MATERIAL DE APOYO


Wang Yi le presenta a Kerry la salida a una guerra

25 de febrero de 2016 — El ministro de Relaciones Exteriores de China Wang Yi, dio una conferencia de prensa de una hora de duración junto con el secretario de Estado de EU, John Kerry, luego de reunirse en Washington el martes 23. Wang Yi hizo algunas propuestas fundamentales que, si se aceptan, podrían sacar a Estados Unidos del rumbo suicida fijado por el presidente Obama de guerra con China.

Sobre la crisis coreana, Wang Yi dijo que él y Kerry acordaron la formulación para una resolución de la ONU que condena las pruebas nucleares y el lanzamiento de misiles de Corea del Norte, que se daría a conocer después de que sea revisada por ambos gobiernos. Pero, agregó, dicha resolución "no puede aportar una solución fundamental a la cuestión nuclear de Corea. Para realmente hacerlo, necesitamos regresar a la vía del diálogo y las negociaciones".

Dijo que Kerry estuvo de acuerdo en esto, aunque añadió que la parte china ha "presentado una propuesta básica: es decir, nosotros queremos buscar vías paralelas a la desnuclearización de la península coreana y sustituir el armisticio coreano, con un acuerdo de paz. Sabemos que ciertas partes tienen una perspectiva diferente sobre esta propuesta".

Esto marca una intervención importante. El Norte solo está dispuesto a discutir un acuerdo de paz y Obama solo quiere discutir el programa nuclear. Pyongyang no puede absolutamente, y no lo va a hacer, abandonar su programa de armas nucleares bajo la amenaza de guerra de Obama encima, sabiendo lo que le hizo Estados Unidos a Irak y Libia cuando abandonaron sus programas nucleares. Si se puede encontrar un programa de paz que le garantice su seguridad, entonces podrían considerar alternativas a su programa nuclear.

Kerry se mantuvo con la línea de Obama (abandonen su programa nuclear y consideraremos un plan de paz) pero China ha puesto sobre el tablero un plan viable.

Wang Yi también habló sobre la inmediatez de la crisis, y dijo que él y Kerry coincidieron en que "necesitamos supervisar la situación en la península muy estrechamente en los próximos dos meses. Hay varios factores de inestabilidad que se pudieran entrelazar y causar un impacto, así que bajo estas circunstancias es muy importante que las diversas partes dialoguen más, a fin de evitar la intensificación de las tensiones o la escalada de la situación. En particular, tenemos que evitar que la situación en la península se salga de control".

Sobre el Mar del Sur de China, Wang Yi dijo que a pesar de los gritos en occidente, la región está más en paz que otras partes del mundo, y ningún vehículo comercial ha visto amenazada su libertad de navegación. Los costos por seguro no han aumentado ni un centavo, dijo (¡el libre mercado dice que no hay problema!).

Por otro lado, dijo: "Yo espero que los amigos en los medios no solo vean el radar [el radar de China en una de las islas] sino también, quizá más importante aún, que cada día aparecen en el Mar del Sur de China armamentos y equipos avanzados, entre ellos bombarderos estratégicos, destructores con misiles. ¿Por qué la gente prefiere desatenderlos o ignorarlos?"

También denunció directamente a las Filipinas, que rompieron la Declaración de Conducta sobre el Mar del Sur de China (DOC), firmado por todas las partes, "cuyo artículo 4 estipula que las disputas se van a resolver mediante negociaciones pacíficas por parte de las partes directamente involucradas. China y el lado chino siempre han actuado fielmente para implementar el DOC. Y es exactamente un país y permítanme no evadir mencionar su nombre, es decir, Las Filipinas, los que han violado la estipulación".