Canciller Lavrov de Rusia: "Ningún asunto europeo se puede resolver sin la opinión de Rusia"

5 de marzo de 2016

5 de marzo de 2016 — El ministro de Relaciones Exteriores de Rusia, Sergey Lavrov, publicó un artículo en la revista rusa Global Affairs el cual se tradujo en RT el 3 de marzo, en donde plantea que "durante los últimos dos siglos cuando menos, todo intento de unir a Europa sin Rusia y en su contra, ha llevado inevitablemente a tragedias horribles, cuyas consecuencias fueron siempre superadas con la participación decisiva de nuestro país".

Lavrov resume la historia de casi 1000 años, y destaca el papel de Rusia para estabilizar Europa. "Como sucesor del imperio bizantino que dejó de existir en 1453, Rusia inició una expansión natural hacia los Urales y Siberia, y absorbió sus enormes territorios. Ya entonces era un poderoso factor de equilibrio en las combinaciones políticas europeas, como la bien conocida Guerra de los Treinta Años que dio a luz el sistema westfaliano de relaciones internacionales, cuyos principios, primordialmente el respeto por la soberanía de los Estados, son de importancia todavía hoy", señala Lavrov. Pero Europa se mostró reticente al ascenso de Rusia. A comienzos del siglo 18, Pedro el Grande se las arregló para poner a Rusia en la categoría de los países más descollantes de Europa en un período de poco más de dos décadas de su reinado. "Desde esa época, ya no se podía ignorar la posición de Rusia. Ningún asunto europeo se puede resolver sin la opinión de Rusia", agrega Lavrov.

Más tarde, continua Lavrov, en el período posterior a la Segunda Guerra Mundial, "tuvimos una posibilidad práctica para enmendar la división de Europa e implementar el sueño de un hogar europeo común, el cual abrazaban de todo corazón muchos pensadores y políticos europeos, como el Presidente Charles de Gaulle de Francia. Rusia estaba abierta totalmente a esta opción y adelantó muchas propuestas e iniciativas en este respecto". Pero, "desafortunadamente, nuestros socios occidentales prefirieron otra cosa. Optaron por la expansión de la OTAN hacia el este y avanzar el espacio geopolítico que controlaban más cerca de la frontera rusa. Esto es la esencia de los problemas sistémicos que han que han amargado las relaciones de Rusia con Estados Unidos y la Unión Europea. Es muy notable que George Kennan, el arquitecto de la política estadounidense de contención de la Unión Soviética, decía en sus años invernales que la ratificación de la expansión de la OTAN fue un 'error trágico' ", apunta Lavrov.

Lavrov concluye en que la solución confiable a los problemas del mundo moderno solo se puede lograr mediante la cooperación honesta y en serio entre los Estados descollantes y sus asociaciones, a fin de abordar los desafíos comunes en el contexto actual. "Nuestro enfoque lo comparte la mayoría de los países del mundo, como nuestros socios chinos, otras naciones del BRICS y de la OCS, y nuestros amigos en la UEEA [Unión Económica de Eurasia], de la OTSC [Organización del Tratado de Seguridad Colectiva], y la CES [Comunidad de Estados Independientes]. En otras palabras, podemos decir que Rusia no pelea contra nadie, sino por la resolución de todos los problemas sobre una base de igualdad y de respeto mutuo, lo cual por sí mismo puede servir como base confiable para una mejora de las relaciones internacionales a largo plazo".