Arabia Saudita maniobra para destruir a Líbano, dejándolo inerme ante ataques de los yihadistas salafistas

8 de marzo de 2016

7 de marzo de 2016 — Arabia Saudita anunció hoy que el material militar francés que estaba destinado a la defensa de Líbano, se va a desviar ahora a Arabia Saudita, socavando las capacidades de Líbano para combatir y resistir los ataques de los terroristas salafistas.

El contexto de esto es que en abril del 2015, Arabia Saudita había aceptado originalmente destinar $4 mil millones de dólares para la defensa en Líbano; $3 mil millones estaban asignados a entrenamiento y equipamiento de los 70,000 soldados de las Fuerzas Armadas de Líbano; Líbano iba a poder comprar armamento a la empresa de armas francesa ODAS, entre otras cosas vehículos blindados, helicópteros, cañones montados en camiones y misiles antitanques Milan. Líbano recibió un cargamento de ODAS. Los mil millones restantes se iban a emplear en entrenamiento y mejoramiento de las fuerzas de seguridad internas de Líbano.

Pero después de que los saudíes ejecutaron al clérigo chiíta Nimr al Nimr el 2 de enero del 2016, y en respuesta a algunos ataques iraníes en contra de la embajada saudí en Teherán, los saudíes exigieron que Líbano se postrara y denunciara formalmente el ataque de Teherán. Líbano no quiso y en febrero, los saudíes anunciaron la cancelación de los $4 mil millones. Aún más, el 6 de marzo, el ministro de Relaciones Exteriores saudí, Adel al Jubeir, anunció que en vez de esto la porción de armas de los $3 mil millones se iban a destinar ahora a Arabia Saudita, para asegurar "a Francia que iba a obtener su pago".

Líbano es una nación multiconfesional: 27% es musulmana sunita, 27% es musulmana chiíta; 40% son cristianos que tienen que procurar mantenerse unidos y no se pueden inclinar simplemente ante los yihadistas wahabitas línea dura saudíes. Líbano está bajo un fuerte ataque del EIIS; recuérdese que el noviembre del 2015, un terrorista suicida del EIIS mató a 43 personas en un mercado de Beirut. La decisión saudí de cerrarle el financiamiento a Líbano para su defensa, es una maniobra para destruir Líbano.

Los franceses, que han intervenido caprichosa y cínicamente en los asuntos de Líbano desde el Tratado Sykes-Picot, apoyaron este acuerdo y van a recibir su paga. En un hecho que pudiera estar relacionado, como muestra de gratitud por el pago del acuerdo de armas, el Presidente francés Hollande, en una decisión no programada, le concedió inesperadamente el 5 de marzo la Legión de Honor de Francia al príncipe heredero saudí Mohamed bin Nayef, supuestamente por "sus grandes esfuerzos en la región y el mundo para contrarrestar el extremismo y combatir el terrorismo".