Lo principal

                                                                                                                                                                                                                                                                                        

La muerte de Nancy Reagan: "El final de un cierto tipo de era"

8 de marzo de 2016
Los Reagan saludan desde la limosina durante el desfile de toma de posesión en 1981.

8 de marzo de 2016 — La realidad del actual derrumbe del sistema transatlántico es que es una situación terriblemente grave, desde la desintegración de la economía física, hasta el caos de la explosión financiera, al peligro de una guerra, y hasta el efecto aterrador del proceso electoral podrido en Estados Unidos junto con todos sus candidatos. Pero lo más peligroso de todo es el encubrimiento o la negación de que sí hay solución. Lo que se necesita en estas circunstancias irracionales, es una respuesta racional. Hay soluciones. Precisamente esa respuesta racional está en marcha en la dinámica internacional de los líderes de Rusia y de China, para la colaboración en la exploración espacial, en la ciencia y en el desarrollo de la economía en Eurasia y en todo el mundo, y la paz. La semana pasada se declaró en reuniones nacionales en Beijing, China, que la exploración espacial ahora será parte integral del programa de innovación económica de China. En Estados Unidos, Kesha Rogers de LaRouchePAC, encabeza la campaña para restaurar esa misma perspectiva, que originalmente fue un sello distintivo del Sistema Americano, y que encarnaba la NASA.

Lyndon LaRouche ubicó la cuestión del liderato en una perspectiva histórica inmediata, al referirse a la muerte de Nancy Reagan, acaecida este domingo. Señaló que si abordas el período desde la elección de Ronald Reagan a la Presidencia en 1980, hasta la muerte de Nancy su esposa, esto es una señal de que “acaba de terminar un cierto tipo de era”. Reagan encarnaba un estándar de la cualidad del liderazgo. Fue una persona muy capaz. LaRouche habló de su vinculación con él, y ahora, en memoria de su esposa.

En la nueva era que ahora está en camino, la crisis no es solo la falta de una cualidad de liderazgo, sino la hostilidad generalizada a dicha cualidad. La gente de la región transatlántica se está volviendo cada vez más desquiciada. Sin embargo, si intervenimos, con racionalidad, para dar liderazgo, podemos llegar al rescate y lograrlo.

El despliegue del enemigo es también intenso, en sus maniobras en contra del BRICS, y las presiones para desatar una guerra. Nada menos que el funcionario de la corona británica, Ambrose Evans Pritchard, se encuentra en Sao Paulo, Brasil, desde donde publicó un artículo el 7 de marzo en donde dice que “la fantasía del BRICS” ya se acabó, y que “el concepto del BRICS ya no tiene sentido”. Asevera que “Brasil es el primero del quinteto del BRICS que se desbarata en varios frentes al mismo tiempo”, y que Sudáfrica, Rusia y China están todos asolados con problemas. Afirma que solo India todavía tiene “sus velas al viento”, que en realidad se refiere a los trucos sucios angloamericanos para tratar de que India sea el “último de los BRICS en pie”.

En el frente desquiciado de la militarización, el ejercicio militar más grande que nunca se haya hecho, llamado Key Resolve (Clave Resolución), se está llevando a cabo entre Estados Unidos y Corea del Sur. Participan unos 17,000 efectivos estadounidenses y 300,000 surcoreanos; los simulacros van a durar ocho semanas. Esto se lleva a cabo en un momento en que existe una tensión muy aguda con Corea del Norte, debido al efecto acumulado de años de geopolítica.

Durante su participación en el programa semanal de LaRouche PAC TV con el Comité Político de LaRouchePAC el lunes 7, Lyndon LaRouche advirtió que “este es el final del viejo sistema. Se le tiene que reemplazar. Se puede hacer”. Es peligroso. No se amilanen.

                                                                                                                                                                                                                                                                                        

MATERIAL DE APOYO


Conferencia del Instituto Schiller presenta un nuevo paradigma: El principio de la Iniciativa de Defensa Estratégica hoy para salvar a la humanidad

25 de marzo de 2013 -– En el 30avo aniversario del anuncio del Presidente Ronald Reagan de la Iniciativa de Defensa Estratégica (IDE) el 23 de marzo, la humanidad se encuentra en una encrucijada decisiva, amenazada todavía por el peligro de una guerra termonuclear y una crisis económica estratégica que llevó a Lyndon LaRouche a proponer esa solución hace décadas. Con esa realidad en mente, el Instituto Schiller, fundado por Helga Zepp-LaRouche en 1984, realizó ese día una conferencia en la vecindad de Washington, DC, para deliberar sobre "Un nuevo paradigma para salvar a la humanidad, la necesidad del principio de la IDE hoy".

Como lo puso de relieve la señora LaRouche en su discurso inaugural, "yo destacaría realmente que la existencia continuada de la civilización depende de dos condiciones: Una es la implementación inmediata —y realmente quiero decir inmediata, es decir, en los próximos días, o máximo, semanas— de la ley Glass Steagall. Y la segunda condición es la de implementar finalmente la Defensa Estratégica de la Tierra, en la tradición de la IDE".

La conferencia congregó a unas 350 personas principalmente de la costa este de Estados Unidos, y tuvo dos paneles de discusión, el primero sobre la necesidad de transitar desde la IDE hacia la Defensa Estratégica de la Tierra (DET) que se propone ahora desde Rusia, y el segundo sobre la solución a la crisis económica, la implementación de la normativa de la ley Glass-Steagall para detener la hiperinflación. Como una muestra del nuevo espíritu de belleza clásica que debe encarnar el Nuevo paradigma, la conferencia también presentó varias conmovedoras interpretaciones de música clásica de obras de Beethoven, Bach y Mozart.

De la IDE a la DET

Solo el movimiento político de Lyndon LaRouche, que engendró y dio la pelea por la IDE, podría haber reunido un panel sobre este tema. Luego de la introducción que hizo la señora LaRouche, el Director de Contrainteligencia de EIR, Jeffrey Steinberg, presentó la historia del inicio de ese proyecto desde adentro. Inmediatamente después, el propio Lyndon LaRouche tomó la palabra brevemente para señalar la necesidad de avanzar, al mismo tiempo que se ponga fin al proceso que lleva hacia una guerra nuclear, hacia la misión urgente de organizar una defensa planetaria contra los misiles que arroja el sistema solar contra la Tierra.

Le siguieron tres presentaciones que abordaron algunos de los aspectos técnicos y políticos de la implementación de la IDE. La primera estuvo a cargo de Frank Cevasco, quien trabajó en el despacho de la Secretaría de la Defensa durante el período en el que Reagan anunció su propuesta y después. La segunda estuvo a cargo de Kevin Zondervan, un ingeniero aeroespacial que trabaja en una compañía privada y que hizo una presentación autorizada por la Agencia de Defensa contra Misiles (MDA, por sus siglas en inglés), sobre la información para el dominio público sobre el actual Sistema de Defensa contra Misiles Balísticos que el gobierno de Bush y Cheney y ahora el de Obama pretenden presentar como si fuera la continuación de la IDE, cuando en realidad es una traición al concepto de cooperación estratégica para evitar la guerra que plantearon hace 30 años Lyndon LaRouche y el Presidente Reagan. La tercera presentación estuvo a cargo de Ben Deniston, del equipo del Investigaciones de LaRouche PAC, quien ha encabezado el trabajo sobre la defensa contra los asteroides dentro del movimiento de LaRouche.

La presentación final del panel estuvo a cargo de Bruce Fein, un abogado constitucionalista que fue Subprocurador General en el gobierno de Reagan, quien habló sobre las "Lecciones de la era de Reagan para los desafíos de hoy día".

Repercusiones internacionales

El Comité de Implementación del proyecto del Sistema Internacional de Monitoreo Aeroespacial Global (IGMASS, por sus siglas en inglés), una iniciativa rusa para la defensa de la Tierra frente a las amenazas sísmicas, climáticas y espaciales, envió un saludo a la conferencia en la forma de un video para la televisión rusa sobre el IGMASS, que incluye una entrevista con el presidente del Comité, el profesor Anatoli Perminov (ex director de Roscosmos, la agencia espacial rusa). En una carta en donde Perminov agradece a los organizadores de la conferencia del Instituto Schiller por darle "ánimo" al proyecto del IGMASS, señala: "Nosotros pensamos que la realización del proyecto en su versión piloto convencerá a la comunidad mundial de la viabilidad de los grandes objetivos del IGMASS, orientados al desarrollo gradual de un campo unificado de seguridad mundial con respecto a las amenazas naturales globales y las causadas por el hombre en el marco de un nuevo paradigma de cooperación internacional, en el modo de superar la tensión y los conflictos existentes".

El período de discusión de este panel dio la oportunidad de subrayar el hecho de que la versión actual de Cheney y ahora Obama del Sistema de Defensa de Misiles Balísticos no constituye la realización de la visión de LaRouche y Reagan para la cooperación estratégica contra la amenaza de una guerra termonuclear (como se sugirió en algunas de las presentaciones). Más bien, el SDMB representa una amenaza para las fuerzas estratégicas de disuasión nuclear de Rusia y de China, algo que no sucedía con la implementación del concepto de cooperación estratégica de la IDE, que contemplaba compartir la tecnología a "laboratorio abierto". En occidente se han rechazado o simplemente se han ignorado todos los ofrecimientos de la Rusia postsoviética para la cooperación de defensa estratégica, como la propuesta "Confianza" de Moscú de 1993 para realizar experimentos conjuntos entre Estados Unidos y Rusia sobre tecnologías de "armas de plasma" antimisiles, y la propuesta que hizo el Presidente Vladimir Putin en 2007 en Kennenbunkport para iniciar una actividad conjunta de cooperación en sistemas de radar antimisiles y otos sistemas en Eurasia.

Alto al estallido hiperinflacionario

El segundo panel de la conferencia estuvo integrado por presentaciones sobre el programa de LaRouche para detener la crisis de desintegración y la campaña organizativa que está en marcha en Estados Unidos para implementar ese programa. Una presentación especial del panel fue el video que envió el representante republicano Walter Jones de Carolina del Norte, quien exhortó al público asistente a que se incorporen a la movilización a favor del proyecto de ley actualmente en la Cámara de Representantes, HR 129, para reinstituir la ley Glass-Stegall de 1933, un proyecto de ley del cual él es uno de los copatrocinadores junto con otros 39 congresistas. Jones abordó también la crisis estratégica y presentó su iniciativa para exigir al Congreso que desclasifique las 28 páginas del informe de la Comisión del Congreso sobre el 11 de septiembre que actualmente son secretas, y que revelarían que Arabia Saudita sería el autor de los ataques devastadores del 11 de septiembre de 2001 en Estados Unidos.

Luego de la presentación central a cargo de Dennis Small, director de la EIR para Asuntos Iberoamericanos, que se centro en el parámetro económico fundamental de las facultades productivas del trabajo como medio para evaluar el desempeño de una economía y su potencial, dos líderes estatales presentaron sendos informes sobre la pelea en sus estados. El representante de la legislatura de Alabama, Thomas Jackson, presidente de la Junta Demócrata de la Cámara de Alabama, y James Benham, presidente de la Unión de Agricultores de Indiana, dieron un informe muy animado de sus actividades organizando a favor de una solución en torno a la Glass-Steagall.

La sesión concluyó con la intervención de dos organizadores del movimiento de LaRouche que están muy involucrados en la pelea en torno a este programa en Washington, Michael Kirsch del Comité de Acción Política de LaRouche, autor de la propuesta de un nuevo Banco Nacional de Estados Unidos, y el director de EIR para Asuntos Económicos, Paul Gallagher, quien ha estado muy involucrado en la campaña para que se apruebe la Glass-Steagall en el Congreso de EU.

Gallagher, quien era director de la Fundación de Energía de Fusión en 1983, también encabezó la campaña por la IDE, y aportó reflexiones fundamentales comparando ambas peleas. Tres meses antes de que Reagan anunciara la IDE, recordó Gallagher, todos decían que no se haría nunca; hoy, la "creencia popular" en Washington también dice que la Glass-Steagall nunca se va a restaurar. Pero con la lucha apropiada y un liderazgo que sabe lo que está en juego y lo puede transmitir, esa creencia popular resultará equivocada otra vez.

La conferencia concluyó con un concierto clásico por la noche, que animó a los participantes para la pelea que hay por delante.



La actual política de defensa contra misiles no se parece en nada a la IDE de Reagan, sino que lleva al mundo a su extinción

26 de marzo de 2013 — La presentación oficial del actual programa estadounidense de defensa antimisiles, que se llevó a cabo durante la conferencia del Instituto Schiller y de la EIR el pasado sábado 23 en Virginia norte, pone de relieve el hecho de que la actual política del gobierno de Obama no se parece en nada al programa original de la Iniciativa de Defensa Estratégica del Presidente Reagan y de Lyndon LaRouche.

No resulta insignificante que la Agencia de Defensa contra Misiles (MDA, por sus siglas en ingles) del Pentágono haya dado su aprobación para que se hiciera la presentación de la actual política del gobierno y de los sistemas de defensa antimisiles en la conferencia del Instituto Schiller y la EIR. Pero la política del gobierno de Bush y Cheney, que ha continuado durante el gobierno de Obama, hace una distinción entre "aliados" y "no aliados" que en ningún modo formaba parte del plan de defensa de rayos que planteaba LaRouche y que fue adoptado plenamente por el Presidente Reagan en su ahora histórico discurso a la nación el 23 de marzo de 1983.

Para LaRouche y para Regan, la IDE fue un ofrecimiento de asociación plena con la Unión Soviética para desarrollar un escudo global contra las armas nucleares, utilizando los nuevos principios físicos más avanzados, tales como los láseres de alta potencia y sistemas de detección y rastreo colocados en el espacio. Al final del Segundo período del gobierno de Reagan, los nuevos principios físicos había sido relegados a un financiamiento secundario, y el programa se centró en sistemas cinéticos ineficaces. Hoy en día, la idea de un desarrollo y despliegue conjunto de un sistema global de defensa antimisiles que involucre a Estados Unidos, Rusia y otras naciones, está fuera de toda consideración del gobierno de Obama. La idea de defender a los "aliados" es precisamente lo que atacó el Presidente Reagan en su discurso del 23 de marzo, cuando reconoció que los sistemas de defensa, asociados a las armas nucleares ofensivas, lo que hacen es aumentar, no reducir, el peligro de una guerra nuclear. El dejó en claro que estaba de acuerdo plenamente con LaRouche en que solo un sistema de cooperación global para la defensa antimisiles, anclado en la colaboración entre Estados Unidos y Rusia, evitaría la trampa de la escalada en las tensiones estratégicas y el peligro de la extinción termonuclear.

En realidad, es de notar que desde comienzos de 1993, fueron los rusos quienes en repetidas ocasiones ofrecieron la cooperación a Estados Unidos APRA desarrollar un escudo global contra las armas nucleares. En 2007, en su reunión con los dos presidentes Bush en Kennebunkport, el Presidente de Rusia, Vladimir Putin propuso explícitamente revivir la cooperación en la IDE, la misma propuesta que Andropov y Gorbachov habían rechazado de plano. Es claro que hoy, treinta años después del discurso de Reagan sobre la IDE, Estados Unidos, Rusia, China y otras naciones poseen las tecnologías para hacer de la IDE una opción viable en el corto plazo. Ahora que el temor por la proliferación nuclear domina las relaciones entre las naciones del Noreste y del Sudoeste de Asia, ahora más que nunca, la Iniciativa de Defensa Estratégica es una necesidad global urgente. El hecho de que el núcleo de las tecnologías que se requieren para una genuina Iniciativa de Defensa Estratégica de muchas capas, son casi idénticas a las que se necesitan para un primer enfoque hacia la Defensa Estratégica de la Tierra, solo pone de relieve la prioridad inmediata de una verdadera IDE.



AGOSTO 1914, FEBRERO 2013

4 de febrero de 2013 — La recién concluida conferencia sobre seguridad global en Munich, Alemania, ha puesto de relieve el peligro de una Tercera Guerra Termonuclear. Varios de los conferencistas, incluyendo al clon de George Soros que habló a nombre de Human Rights Watch, trataron de culpar a Rusia de toda la tragedia que se desenvuelve en Siria actualmente, por no hacer lo que quiere la OTAN y el eje Londres-Washington. El ministro de Relaciones Exteriores de Rusia, Sergei Lavrov respondió de frente el sábado en la mañana con una potente denuncia de las potencias occidentales que han violado la Carta de la ONU y se aliaron a Al-Qaeda y otros yihadistas. El secretario general de la OTAN, Rasmussen, habló en el mismo panel que Lavrov y declaró provocadoramente que la OTAN va tomar acciones militares en cualquier lugar de la Tierra donde los intereses de la Alianza estén en juego.

Mientras que se desenvolvía la reyerta en Munich, Tony Blair era entrevistado por la BBC de Londres, en donde se jactó de que el mundo estaba iniciando un conflicto generacional con el terrorismo islámico radical, el cual durará tanto como la Guerra Fría contra la URSS. Tony Blair no solo es el controlador designado de Obama para el imperio británico. Es una especie de Parvus de los últimos días, que anda por el mundo provocando una guerra permanente y revolución permanente de todo tipo.

Para contribuir a esta demencia, el saliente ministro de la Defensa israelí, Ehud Barak, reconoció abiertamente que Israel había llevado a cabo incursiones aéreas en territorio sirio para atacar varias instalaciones y lo volverán a hacer en cualquier momento. Esta maniobra israelí, la primera incursión militar extranjera directa desde que comenzó la operación de cambio de régimen en contra de Assad hace dos años, representa una escalada mayor hacia una guerra general. Siria está fuertemente armada con sistemas de defensa aéreo rusos, y hay asesores rusos en el terreno de esas instalaciones. Como lo advirtió el coronel (r) Larry Wilkerson en la rueda de prensa que acompaño al representante Walter Jones en septiembre del año pasado, la crisis siria puede escalar fácilmente en una confrontación entre las superpotencias con armas termonucleares.

Así como el asesinato del archiduque Franz Ferdinand fue el detonante de la Primera Guerra Mundial, el ataque israelí del pasado martes 29 de enero se podría calificar posiblemente por los historiadores futuros como los primeros disparos de la Tercera Guerra Mundial.

Es tan claro como el día que el empuje hacia la guerra lo motiva el hecho de que toda la región transatlántica ha alcanzado un punto de inflexión hiperinflacionario, en donde cualquier de muchos detonantes, en cualquier momento, puede conducir a una hiperinflación como la de la Alemania de Weimer y a un colapso completo de la economía mundial y al caos. Solo hay que ver los sucesos de la semana pasada, con los escándalos en torno al Banco Monti dei Paschi en Italia y el Deutsche Bank en Alemania. El pasado sábado 2, renunció abruptamente el presidente del Banco Barclays de Londres. El diario Washington Post, en su infinita estupidez, escribió en su editorial del domingo que Mario Draghi salvó a Europa del colapso inminente y les dio a los líderes políticos europeos un poco más de espacio para respirar al eliminar los últimos vestigios de su soberanía. ¿Qué hizo Draghi para merecer ese elogio? Le prometió a los inversionistas que el Banco Central Europeo cubrirá las pérdidas que tuvieron por las compras de deuda soberana europea. Pura locura hiperinflacionaria.

No hay más que una solución a esa desintegración de la región transatlántica y esa solución lleva el nombre de Lyndon LaRouche. Desde que se estalló esta crisis en el verano de 2007, LaRouche ha planteado la necesidad de reinstituir la ley Glass-Steagall y la restauración del sistema de crédito soberano para emprender grandes proyectos de infraestructura como el NAWAPA. Nos encontramos ahora en el punto en que ya no hay ninguna otra solución. Se trata, literalmente, de Glass-Steagall o muerte.

Esta semana será decisiva en Washington. El Congreso reanuda las sesiones y la campaña por la Glass-Steagall es una prioridad máxima. El Comité de Acción Política LaRouche ha ganado una autoridad política sin precedentes en torno a lo que se tiene que hacer para impedir un estallido hiperinflacionario total. Como hemos visto ya, hay varios funcionarios de la Reserva Federal de EU que ya están lo suficientemente asustados por las consecuencias de continuar con los rescates de Bernanke, el hiperinflacionario presidente de la Reserva Federal. Tanto el presidente de la Reserva Federal de Dallas, Richard Fisher, como el vicepresidente de la Corporación Federal de Seguros de los Depósitos, Thomas Hoenig, son solo los voceros que han dado la cara a nombre de un cuerpo de funcionarios mucho más amplio que están claros en que una continuación de las políticas actuales —de rescatar a los bancos a costas de los contribuyentes—- es un desastre seguro.

Resulta crucial que nos acercamos al trigésimo aniversario del discurso en el que Ronald Reagan planteó la Iniciativa de Defensa Estratégica (IDE) el 23 de marzo de 1983. El hecho de que de nuevo enfrentamos el peligro termonuclear es la prueba más patente de que la IDE ha sido la única vía para evitar la guerra realmente en la era termonuclear. Si los británicos no hubiesen contado con los traidores de Andropov y Gorbachov en el poder en el momento en el Presidente Reagan estaba plenamente comprometido con la IDE, el mundo fuera un sitio completamente diferente hoy. Así que nos enfrentamos ahora de nuevo a una situación en donde la IDE y la dimensión adicional de la Defensa Estratégica de la Tierra son temas existenciales para la supervivencia de la humanidad.

Esta en nuestras manos dirigir esta pelea para derrotar finalmente al imperio de una vez por todas.

Artículos sobre temas mencionados en este artículo:

Defensa Estrategica de la Tierra