Ataque aéreo en Somalia: la mayor matanza de Obama hasta la fecha

12 de marzo de 2016

12 de marzo de 2016 — Obama aumentó su cuenta de asesinatos este 5 de marzo con un ataque aéreo en Somalia que, según el Pentágono, mató a 150 militantes de Al Shabaab. Según la declaración pública hecha por el secretario de prensa del Pentágono, Peter Cook, el 7 de marzo, el blanco fue un campamento de entrenamiento en donde los militantes se había congregado para una ceremonia de "graduación" y estaban planeando ataques en contra de las fuerzas de la Unión Africana en Somalia y representaban una amenaza directa para las fuerzas estadounidenses. Sin embargo, como lo señala Glenn Greenwald en su nota en The Intercept, el gobierno de Obama no ha ofrecido ni una pizca de evidencia de que algo de esto sea cierto, y sin embargo los medios de prensa tradicionales de Estados Unidos reprodujeron la declaración del Pentágono con muy poco cuestionamiento, en los casos en los que los hubo.

Pero eso no es inusual para Obama, destaca Greenwald. "Aparte de que el número de muertos fue más alto de lo normal, este asesinato en masa es un acontecimiento increíblemente común bajo la presidencia del laureado con el Premio Nobel de la Paz en el 2009, quien hasta ahora ha bombardeado siete países predominantemente musulmanes", escribe Greenwald. "Este asesinato en masa en particular es muy difícil que llame mucho la atención en Estados Unidos" por diversas razones, y entre ellas debido a que "se ha vuelto completamente normal el modelo mediante el cual el presidente de EU asesina a quien le da la gana, donde le dé la gana, sin ninguna consideración por cualquier semblanza de legalidad, debido proceso, rendición de cuentas o evidencias".

Greenwald después hace pedazos la lógica detrás de dichos ataques aéreos (que son asesinatos de blancos definidos, sin importar cómo se lleven a cabo), argumentando que no estamos en guerra con Somalia, por lo tanto no existen las bases legales para dichos ataques; que la principal presencia militar de EU en el continente es para operar las bases de drones, por lo que, si no estuvieran ahí, no habría ninguna amenaza en contra del personal militar de EU; y finamente, que el argumento del Pentágono de que solo matan "combatientes" y/o "terroristas" en estos ataques, hace mucho que se ha demostrado inexacto. "Dado ese claro historial de mentiras deliberadas, ¿por qué habría de tragarse ciegamente cualquier persona racional las afirmaciones del gobierno de EU sin evidencia alguna sobre a quién mata?"

"Pero para los estadounidenses, esto es ahora algo perfectamente normal", agrega Greenwald. "Simplemente vemos a nuestro Presidente investido con un derecho divino intrínseco, fundamentado en el excepcionalismo estadounidense, de poder considerar a quien quiera como "los malos" y después, sin juicio, sin proceso judicial, ni rendición de cuentas, ordenar que los asesinen".

Estas 150 muertes son las últimas entre cientos de miles de personas que han muerto, ya sea directamente a manos de Obama, o como producto indirecto de la aplicación de las políticas del imperio británico de guerra permanente y caos en grandes porciones del mundo, en particular en el Medio Oriente y el norte de África. Durante la presidencia de Obama, las muertes por guerra en la región se han multiplicado por 10, según el cálculo de un estudio de Mida Israeli. https://theintercept.com/2016/03/08/nobody-knows-the-identity-of-the-150-people-killed-by-u-s-in-somalia-but-most-are-certain-they-deserved-it